1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Sudán del Sur está al borde de sufrir un genocidio como el de Rwanda en 1994

Sudán del Sur

Sudán del Sur está en muy mal sitio… (Google maps)

En 1994 en Ruanda murieron masacrados en sólo tres meses 800.000 tutsis a manos de los hutus

El país está incluido por la UNCTAD entre los «PMA«

Sudán del Sur podría enfrentarse a un genocidio de escala comparable al que sufrió Rwanda en 1994, durante el cual 800.000 personas fueron masacradas -incluso a machetazos- en tan solo tres meses de violencia étnica.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha advertido este miércoles, durante una sesión de emergencia celebrada en Ginebra, que si las potencias mundiales no despliegan una fuerza de protección de inmediato en Sudán del Sur podría repetirse la historia.

La presidenta de la Comisión sobre Derechos Humanos para el país, Yasmin Sooka, ha asegurado que Sudán del Sur está «al borde de una guerra civil étnica, que podría desestabilizar toda la región». Según Sooka, «las primeras atrocidades masivas ya se han producido».

Entre esas señales se encuentran las violaciones que, según ha explicado la presidenta de la comisión, alcanzan «niveles épicos», hasta el punto de que se ha convertido en algo «normal» para muchas mujeres.

Según una encuesta elaborada por el Fondo de Población de la ONU el pasado junio, un 70% de las mujeres de los campamentos de civiles en Juba han sido víctimas de violaciones. «La escala de la violencia sexual en el país más joven del mundo ya alcanza la de la guerra de Bosnia y, sin embargo, el mundo raramente escucha hablar de ello», ha lamentado Sooka, quien no ha evitado añadir que a esas atrocidades se suman «el reclutamiento de niños soldados, las torturas, asesinatos extrajudiciales y desplazamientos en masa».

Según UNICEF, tres años después del estallido del conflicto en Sudán del Sur los niños continúan siendo reclutados por fuerzas y grupos armados y los datos que maneja esta organización hablan de que en 2016 han sido reclutados 1.300 niños, que elevan a 17.000 el número total de niños utilizados en el conflicto desde 2013.

Sooka ha urgido al despliegue inmediato de una fuerza de protección regional compuesta por 4.000 efectivos. En un mensaje televisado, Adama Dieng, el enviado especial de la ONU para la prevención del genocidio, ha dicho que los estados deben imponer un embargo de armas.

«El genocidio es un proceso, no ocurre de la noche a la mañana, y porque es un proceso, lleva tiempo prepararlo y se puede prevenir. Hay pasos que se pueden tomar sin demora», ha puntualizado Dieng.

Por su parte, Zeid Ra’ad al-Hussei, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, ha advertido que «con el comienzo de la temporada de sequía Sudán del Sur se tambalea hacia el desastre» porque las condiciones climáticas suponen que «los grupos armados, las milicias y los bandidos pueden deambular más rápidamente por el terreno». Y en este contexto, «hay un alto potencial de enfrentamientos entre el gobierno y los combatientes en múltiples frentes».

Hasta ahora, más de dos millones de personas han tenido que dejar sus casas y sus tierras por la violencia y más de 200.000 se refugian de los enfrentamientos en bases «de protección de civiles» adyacentes a las instalaciones de la ONU. La hambruna amenaza además a 4,8 millones de personas. Y es que la situación de inseguridad permanente, combinada con una crisis económica que ha impulsado la inflación por encima del 800%, también ha causado una situación de inseguridad alimentaria generalizada, en la que la desnutrición entre los niños ha alcanzado niveles de emergencia en la mayor parte del país.

El trabajo de las agencias humanitarias ha sido obstaculizado tanto por el gobierno como por la oposición, ha explicado el Alto Comisionado, quien ha lamentado también que 65 trabajadores de organizaciones humanitarias han muerto desde el inicio del conflicto en 2013.

Zeid ha pedido a la Unión Africana que actúe con rapidez para establecer un tribunal que tenga «un claro enfoque en la responsabilidad de las atrocidades».

A pesar de estas cifras y datos demoledores, Kuol Alor Kuol Arop, el representante permanente del gobierno de Sudán del Sur ante la ONU en Ginebra, ha dicho que no había justificación para la celebración de la sesión de emergencia, aunque añadió que su gobierno colaborará con Naciones Unidas. El conflicto en Sudán del Sur enfrenta a las fuerzas leales al presidente Salva Kiir con los partidarios del antiguo vicepresidente Riek Machar.

La sesión ha concluido con la adopción de una resolución en la que se condenan las violaciones y abusos de los derechos humanos y las violaciones de la legislación humanitaria internacional y en la que se reafirma el mandato de la Comisión sobre Derechos Humanos para Sudán del Sur.

Tags: , , , , ,