1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La UE reforzará sus fronteras y dará más ayuda a los países vecinos

EC

Juncker, presidente de la Comisión, y Tusk, el del Consejo, explican las medidas adoptadas (Foto: EC)

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) han decidido reforzar los controles de sus fronteras y elevar la ayuda y la cooperación con países vecinos, como Turquía, Jordania y Líbano, y con zonas en conflicto, como Siria y Libia.

Son las principales decisiones que se tomaron durante la reunión informal convocada por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, para afrontar la crisis inmigratoria que sufre la Unión, en la que el propio Tusk abogó por «proteger nuestras fronteras, pero también proteger a los refugiados y ayudar a los países vecinos».

En este sentido, anunció que los líderes europeos se han puesto de acuerdo para movilizar 1.000 millones de euros para ayudar a los refugiados a través del Programa Mundial de Alimentos y ACNUR. También apoyan incrementar con 1.700 millones adicionales a Líbano, Jordania y Turquía y otros países en la región a cambio de una cooperación reforzada.

Por otra parte y antes del Consejo de Europeo de octubre, a más tardar en noviembre, los países tendrán en funcionamiento los centros de identificación, registro y toma de huella de los solicitantes de asilo en los países más expuestos a la llegada de refugiados, como Grecia e Italia.

A este respecto, Bruselas ha pedido que los Estados miembros incorporen a sus derechos internos las normas del Sistema Común de Asilo. Todos en la Unión están de acuerdo en que hay que garantizar la identificación, registro y toma de impresiones dactilares de los migrantes (puntos críticos) y al mismo tiempo garantizar la reubicación y el retorno, para noviembre de 2015 a más tardar.

La medida está íntimamente relacionada con la posición de la Comisión Europea, que ha abierto 40 procedimientos contra 19 países por violaciones del derecho al asilo. Tres de esos procesos afectan a España. Pero todos los casos están en fases preliminares que pueden acabar en el Tribunal Europeo de Justicia.

Hay otros puntos destacados de la reunión de los jefes de Estado. Éstos han comprendido que, además de dinero en ayudas para sus países vecinos, tienen que reforzar el diálogo con Turquía para reforzar la cooperación en la contención y la gestión de los flujos migratorios; ayudar a los países de los Balcanes Occidentales en la gestión de los flujos de refugiados; y abordar las causas profundas de la migración irregular y del desplazamiento de personas en África. Sobre este asunto concreto -el africano-, habrá una cumbre específica en La Valeta los próximos 11 y 12 de noviembre.

En relación con Siria, la Unión Europea pide a Naciones Unidas que ponga fin a la guerra que ha obligado a que 12 millones de personas, según estimaciones, a abandonar su país. Por su parte, la UE se compromete a cumplir la parte que le corresponde a este respecto y a impulsar la formación de un gobierno de unidad nacional en Libia.

Por último, y no menos importante, los líderes europeos han decidido Bruselas reforzar los recursos y el personal de Frontex, de la Oficina Europea de Asilo y Europol, porque consideran necesario «mantener y aplicar las normas de Schengen».

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea tuvieron que escuchar al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, quien criticó la posición adoptada por la UE ante la crisis de refugiados e hizo hincapié en la necesidad de que los Veintiocho diesen una respuesta común y eficaz.

Schulz advirtió de que aquellos países que cierran sus fronteras también están destruyendo el mercado común. Precisamente, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, amenazó con el cierre de su frontera con Croacia si Europa no protege la frontera griega.

La canciller alemana, Angela Merkel, subrayó que es «absolutamente importante» que la UE acoja refugiados «sin quejarse» y apostó por encontrar «qué se puede hacer» para evitar que cientos de miles de personas tengan que abandonar sus hogares.

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se comprometió ante el resto de los líderes de la UE a aumentar las ayudas de España a organizaciones como ACNUR. En concreto, Rajoy anunció un aumento de 3,5 millones de euros en la partida destinada a este fin en los Presupuestos Generales del Estado.

«Se va a reforzar el tema del control de las fronteras, pero al mismo tiempo se va a reforzar la ayuda a estos países, que creo que es la posición más inteligente y la forma de resolver el problema, aunque lleve su tiempo», dijo el jefe del Ejecutivo, que insistió en que «una de las señas de identidad de Europa es el derecho de asilo, el respeto a los derechos de la gente y a sus libertades». «Por eso -dijo- cuando una persona está perseguida en su país o hay una guerra hay que acogerla».

La crisis inmigratoria volverá a tratarse en el Consejo Europeo de octubre.

Tags: , , , ,