1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La Justicia Europea avala la compra de bonos soberanos ideada por el BCE

Mario Draghi

Draghi dio en el clavo..

Más de dos años después de haber sido anunciado, el programa aún no se ha aplicado

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea con sede en Luxemburgo ha dictado este martes una sentencia con la que avala el programa de compra de bonos soberanos en los mercados secundarios (OMT) anunciado por el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, en septiembre de 2012.

Según los magistrados de la Justicia Europea el OMT es compatible con el Derecho de la Unión y ni sobrepasa las atribuciones del BCE en materia de política monetaria ni viola la prohibición de ofrecer financiación monetaria a los Estados miembros.

Mediante un comunicado de prensa el 6 de septiembre de 2012, el Banco Central Europeo (BCE) anunció la adopción de ciertas decisiones referentes a un programa  por el que se autoriza al Sistema Europeo de Bancos Centrales a adquirir en los mercados secundarios  bonos soberanos de los Estados miembros de la zona euro, siempre que concurran ciertos requisitos.

Dicho programa, que suele denominarse «programa OMT» (por Outright Monetary Transactions), pretende corregir las perturbaciones sufridas por los bonos soberanos emitidos por ciertos Estados miembros ante los «buitres financieros».

En efecto, el BCE había observado que, en aquella época, los tipos de interés de los bonos soberanos de los diferentes Estados de la zona euro experimentaban una gran volatilidad y unas divergencias extremadamente importantes. Según el BCE, tales divergencias no se debían únicamente a las diferencias macroeconómicas entre esos Estados, sino que tenían su origen, en parte, en la exigencia de primas de riesgo excesivas para los bonos emitidos por ciertos Estados miembros, destinadas a cubrir el riesgo de estallido de la zona euro.

Según el análisis del BCE, esa especial situación fragilizaba en gran medida la política monetaria del Sistema Europeo de Bancos Centrales, dando lugar a una fragmentación de las condiciones de refinanciación de los bancos y de los costes del crédito que limitaba los efectos de los impulsos a la actividad económica procedentes del Sistema Europeo de Bancos Centrales en una parte muy importante de la zona euro.

El BCE afirma que el anuncio de este programa bastó, por sí solo, para obtener el efecto deseado, es decir, para restablecer el mecanismo de transmisión de la política monetaria y la unicidad de esa política. Más de dos años después de haber sido anunciado, el programa aún no se ha aplicado.

Ante el Bundesverfassungsgericht (Tribunal Constitucional Federal de Alemania) se presentaron diversos recursos de inconstitucionalidad en relación con la colaboración prestada por el Deutsche Bundesbank (Banco Federal de Alemania) a la aplicación del programa OMT y con la pretendida omisión en que han incurrido el Gobierno Federal y la Cámara Baja del Parlamento Federal (el Bundestag) al no oponerse a dicho programa.

Los recurrentes alegaban que el programa OMT, por una parte, no está comprendido en el ámbito del mandato del BCE y viola la prohibición de ofrecer financiación monetaria a los Estados miembros de la zona euro y, por otra, viola el principio democrático consagrado en la Ley Fundamental alemana (Grundgesetz) y atenta, por tanto, contra la identidad constitucional alemana.

Pero en su sentencia dictada hoy, el Tribunal de Justicia responde que los Tratados de la Unión  autorizan al Sistema Europeo de Bancos Centrales a adoptar un programa con las características del programa OMT.

El Tribunal de Justicia recuerda las atribuciones del Sistema Europeo de Bancos Centrales, encargado de definir y ejecutar la política monetaria (para la cual la Unión dispone de competencia exclusiva en lo que respecta a los Estados miembros de la zona euro), y pone de relieve que, conforme al principio de atribución de competencias, el Sistema Europeo de Bancos Centrales no puede adoptar ni ejecutar un programa que no esté comprendido en el ámbito que el Derecho primario atribuye a la política monetaria. Con objeto de garantizar el respeto de este principio, los actos del Sistema Europeo de Bancos Centrales se hallan sujetos, en las condiciones previstas por el Tratado, al control jurisdiccional del Tribunal de Justicia.

Los magistrados destacan que, habida cuenta de sus objetivos y de los medios previstos para alcanzar esos objetivos, el programa OMT pertenece al ámbito de la política monetaria y, por tanto, forma parte de las atribuciones del Sistema Europeo de Bancos Centrales.

Así, por una parte, al tratar de salvaguardar la unicidad de la política monetaria, el programa OMT contribuye a la realización de los objetivos de dicha política, en la medida en que, con arreglo a los Tratados de la Unión, ésta debe ser «única».

Por otra parte, al tratar de salvaguardar la adecuada transmisión de la política monetaria, dicho programa puede, a la vez, preservar la unicidad de dicha política y contribuir al objetivo principal de ésta, que es el mantenimiento de la estabilidad de precios.

Por consiguiente, un funcionamiento defectuoso de la política monetaria puede hacer inoperantes las decisiones del Sistema Europeo de Bancos Centrales en una parte de la zona euro y, por tanto, poner en peligro la unicidad de la política monetaria. Por otro lado, afecta a la capacidad del Sistema Europeo de Bancos Centrales para garantizar la estabilidad de precios.

Por lo que respecta a los medios previstos en el programa OMT, a saber, la compra de bonos soberanos en los mercados secundarios, el Tribunal de Justicia señala que se trata de la utilización de uno de los instrumentos de política monetaria establecidos en los Tratados de la Unión, que permiten que el BCE y los bancos centrales nacionales operen en los mercados financieros comprando y vendiendo directamente instrumentos negociables en euros.

Por otra parte, las características específicas del programa OMT no permiten afirmar que dicho programa sea equiparable a una medida de política económica. En particular, por lo que respecta al hecho de que la aplicación del programa OMT esté supeditada al pleno respeto de los programas de ajuste macroeconómico del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera o del Mecanismo Europeo de Estabilidad, es cierto que no cabe excluir que esa característica repercuta indirectamente en la realización de ciertos objetivos de política económica. Sin embargo, esas repercusiones indirectas no pueden implicar que el programa OMT debe considerarse una medida de política económica, dado que se desprende de los Tratados de la Unión que, sin perjuicio del objetivo de estabilidad de precios, el Sistema Europeo de Bancos Centrales debe prestar apoyo a las políticas económicas generales de la Unión.

Según el Tribunal de Justicia, el programa OMT no viola tampoco el principio de proporcionalidad.

Tags: , , , , , , , ,