1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La inmigración se convierte en el principal problema para los europeos

Eurobarómetro 2015

Los ciudadanos son los que opinan…

Sólo desde junio se han salvado a más de 50.000 inmigrantes en el Mediterráneo

La UE celebrará en noviembre una cumbre sobre política migratoria con los países africanos en la que se prevé que se tomen medidas drásticas contra las redes de traficantes

El último Eurobarómetro -encuesta realizada en toda la Unión Europea- reflejó que para los ciudadanos europeos la inmigración está a la cabeza de los problemas de la Unión Europea.

Con un 38 % (14 puntos más) la inmigración ilegal está ahora muy por delante de la situación económica (27 %, 6 puntos menos), el desempleo (24 %, 5 puntos menos) y las finanzas públicas de los Estados miembros (23 %, 2 puntos menos). Es la máxima preocupación mencionada con más frecuencia en 20 Estados miembros, alcanzando los mayores niveles en Malta (65 %) y Alemania (55 %).

Ante esta realidad, la Comisión aprobó en julio 23 programas nacionales al amparo del Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI) y del Fondo de Seguridad Interior (FSI), con un montante total de 2.400 millones de euros para el período 2014-2020.

Este dinero llegará a los Estados miembros fronterizos, como Grecia e Italia, y a otros que también reciben grandes flujos migratorios. 22 de ellos ya aprobaron sus planes en marzo y otros 13 lo harán a finales de año.

En concreto, la Comisión ha aprobado 23 programas nacionales durante las últimas semanas: 7 programas del FAMI (Chipre, Eslovaquia, España, Grecia, Italia, Polonia y Suecia) y 16 programas del FSI (Austria, Bulgaria, Chipre, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Portugal y Rumanía). La Comisión aprobó 22 programas nacionales antes este año: 17 programas del FAMI (Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chequia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Hungría, Lituania, Luxemburgo, Malta, los Países Bajos, Portugal, el Reino Unido y Rumanía) y 5 programas del FSI (Alemania, Bélgica, Chequia, Dinamarca y Francia). Las 13 programas nacionales restantes se aprobarán a finales de 2015.

Los fondos del FAMI sirven para mejorar la acogida, garantizar que los procedimientos de asilo se ajustan a las normas de la Unión, integrar a los inmigrantes a escala local y regional, y aumentar la eficacia de los programas de retorno; mientras la financiación aportada por el FSI complementa los esfuerzos nacionales por mejorar la gestión y la vigilancia de las fronteras mediante el uso de tecnologías modernas.

Se trata, en último término, de impedir el terrorismo y la radicalización violenta, el narcotráfico, la ciberdelincuencia, la trata de seres humanos y otras formas de delincuencia organizada. Y hacerlo, además de garantizando un nivel elevado de seguridad y de prevención de la delincuencia en la Unión, permitiendo los viajes legítimos entre las fronteras de la Unión.

Para apuntalar estos objetivos, la UE celebrará en noviembre una cumbre con los países africanos clave en La Valeta con el objetivo de decidir qué «medidas drásticas» se toman contra las redes de traficantes de seres humanos en el Mediteráneo.

El anuncio, hecho público conjuntamente por el primer vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, la alta representante y vicepresidenta, Federica Mogherini, y el comisiario de Interior y Migraciones, Dimitris Avramopoulos, se produjo después de la muerte de 25 inmigrantes a pocas millas de la costa de Libia la semana pasada.

Los representantes europeos reconocen el esfuerzo incansable de la Guardia Costera italiana, de los activos desplegados por Frontex y de los barcos operados por Médicos Sin Fronteras y Migrant Offshore Aid, que salvan vidas constantemente. No en vano, gracias a haberse triplicado los recursos dedicados al rescate de personas en el mar, se han salvado a más de 50.000 inmigrantes sólo desde junio.

Avramopoulos

Avramopoulos quiere más solidaridad

Sin embargo, aunque el número de personas que mueren en el mar se ha reducido drásticamente, en el seno de la Unión se reconoce que la política europea llevada a cabo en este asunto hasta ahora se ha quedado corta. Y no sólo eso. También ha quedado patente que ningún Estado miembro de la UE puede abordar los desafíos que plantea la migración por sí sólo.

«Necesitamos enfrentarnos a este desafío desde varias perspectivas combinando políticas internas y externas. Desde el aumento de la presencia en el mar -a través de las operaciones navales Tritón, Poseidón y EUNAVFOR MED- hasta la cooperación con los países de origen y tránsito, para lo que se celebrará una cumbre en noviembre con los países africanos clave en La Valeta, Malta».

Allí esperan tomar «medidas drásticas» contra las redes de traficantes de seres humanos, poner las bases para una política de retorno más eficaz, y demostrar solidaridad con los países que sufren el problema en primera línea». Y es que la Unión y el mundo se enfrentan, según Avramopoulos, «a la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial».

Tags: , , , , , ,