1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La Comisión tumba los Presupuestos italianos

EC

Pierre Moscovici y Valdis Dombrovskis esta tarde en Bruselas (Foto: EC)

Es la primera vez que las autoridades económicas europeas hacen algo parecido

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, ha comparecido esta tarde ante la prensa junto al vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, para anunciar que Bruselas «tumba» por primera vez en la historia de la Unión los Presupuestos de un Estado miembro.

Se trata del proyecto de Presupuestos Generales de la Italia gobernada en coalición por el Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte del ministro del Interior Matteo Salvini, el «azote» de la inmigración irregular.

Cuando el pasado 27 de septiembre el Gobierno italiano anunció sus nuevos objetivos de déficit para 2019 en Estrasburgo comenzaron a encarar una situación sin precedentes. Italia se encamina a incumplir el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la zona euro al elevar el objetivo de déficit hasta el 2,4% del PIB, el triple de lo pactado con la UE.

Moscovici ha escenificado este martes toda la preocupación existente en el seno de la Unión con las políticas económicas del Ejecutivo italiano, que plantea una expansión del déficit estructural de ocho décimas de PIB para hacer frente al aumento del gasto pactado por los «populistas». Bruselas «no pone en cuestión las prioridades del Gobierno italiano», sino el «impacto presupuestario de las políticas sobre los ciudadanos.

Para cumplir el Pacto de Estabilidad y ante el nivel del déficit estructural, el tamaño de la deuda y las perspectivas de crecimiento Italia debe aplicar un ajuste de 6 décimas.

Como ha apuntado el vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, la deuda pública italiana representa el 131% del PIB italiano. Es el equivalente a 37.000 euros por persona. Asfixia la economía transalpina. Se trata del segundo nivel más alto de deuda pública en la Unión Europea y uno de los más altos del mundo.

En 2017, el interés sobre la deuda representó 65.000 millones de euros, exactamente el presupuesto de Educación. Reducir esta «montaña de deuda» debe ser una prioridad estratégica para el gobierno del primer ministro, Giuseppe Conte, que está incumpliendo de forma «grave» las recomendaciones de Bruselas, convencida de que aumentar el déficit estructural no ayuda a reducir la deuda.

Moscovici ha recordado, además, que entre 2015 y 2018 la Comisión ha otorgado aproximadamente 30.000 millones de euros en flexibilidades a Italia. Además, Italia es el segundo beneficiario del Plan Juncker, con un total de 8.500 millones de euros; y el segundo mayor beneficiario de los Fondos Estructurales entre 2014-2020, por un monto cercano a los 45.000 millones.

¿Cuáles son los próximos pasos? El gobierno de Conte, que ya ha dicho que «no hay plan b», tiene tres semanas -hasta el 13 de noviembre- para presentar a la Comisión un proyecto de Presupuestos revisado. Cuando la Comisión lo reciba, lo analizará y comunicará su parecer a su «interlocutor natural», el ministro de Finanzas Giovanni Tria.

A pesar de la gravedad de la situación Moscovici ha querido terminar la rueda de prensa asegurando que, como ha indicado Tria, «Il posto dell’Italia è en Europa e nell’area euro» («El lugar de Italia es en Europa y en la zona euro). «Es imprescindible respetar el marco europeo», ha añadido el socialista francés, que espera que en las próximas semanas comience una nueva fase para «reducir la deuda pública de Italia, en interés del pueblo italiano».

Valdis Dombroskis, por su parte, ha expresado su preocupación por el hecho de que a los dirigentes italianos les tiente la idea de querer «curar la deuda con más deuda» porque, ha vaticinado, «en algún momento, la deuda pesa demasiado y al final terminas sin tener ninguna libertad». Por eso acordamos controlar la deuda juntos, ha insistido.

En este sentido ha echado mano de la experiencia que «ha demostrado una y otra vez que los mayores déficits fiscales y la deuda no producen un crecimiento duradero». Además «el exceso de deuda hace que una economía sea más vulnerable a futuras crisis».

Para el vicepresidente la receta es clara: «Hay que asegurarse de que las empresas italianas puedan recaudar fondos a bajo interés para desarrollarse y crear empleos. Se trata de que las jóvenes familias italianas que buscan comprar su primera casa y necesitan un préstamo bancario puedan pagar su coste».

El balón está ahora en la cancha del gobierno de Italia. Hay tres semanas para dialogar. Pero la Comisión tiene la encomienda de todos los Estados miembros de que obligue al gobierno italiano a «respetar los compromisos y el interés común».

El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, ha declarado ya que la decisión de Bruselas es un ataque «al pueblo» y ha afirmado que no recortarán «ni un euro el presupuesto». «No están atacando a un Gobierno, sino a un pueblo», ha enfatizado Salvini, que no tiene intención de salir del euro ni de la UE pero quiere «cambiar las reglas de Bruselas que dañan a Italia». También el líder del Movimiento Cinco Estrellas y vicepresidente de Italia, Luigi Di Magio, ha afirmado que su Gobierno «está en lo correcto». Por ello ha asegurado que no se rendirán.

Tags: , , , , ,