1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Hollande y Putin seguirán juntos en su guerra contra el DAESH en Siria

Vladimir Putin

Putin mantiene una posición privilegiada en el conflicto (Foto: Kremlin)

Hollande: «Sabemos dónde está, cómo se llama, tiene su territorio, tiene sus finanzas y tiene su ejército»

El presidente de Francia, François Hollande, acordó ayer en el Kremlin con el presidente ruso, Vladimir Putin, intensificar y coordinar los ataques aéreos contra el DAESH en Siria y centrar los bombardeos en destruir las líneas de transporte de petróleo que usa el autodenominado Estado Islámico (EI) para financiarse en el mercado negro.

Asimismo reforzaron su compromiso de intercambiar la información de sus respectivos servicios de inteligencia sobre la posición de los milicianos del EI para garantizar el éxito de los bombardeos.

A pesar de este acuerdo marco, Hollande y Putin mantienen diferencias con respecto al futuro del presidente sirio, Bashar al Asad.

En este sentido, el mandatario galo advirtió que para el futuro de Siria, donde han muerto 300.000 personas desde 2011, «debe haber una coalición gubernamental, un Gobierno independiente durante el período de transición, que debe llevar a una nueva Constitución y nuevas elecciones a las que concurran todas las facciones políticas».

«Y, por supuesto, Al Asad no debe jugar ningún papel en el futuro de Siria«, recalcó el presidente francés, quien considera «necesario» que «Rusia juegue un papel preponderante en este proceso». Pero Putin volvió a repetir que el Ejército del presidente Al Asad y él mismo «son los aliados naturales en la lucha contra el terrorismo» y que «el destino del presidente sirio debe estar en manos del pueblo sirio».

Pero antes de ese futuro para Siria está acabar con el DAESH. Y según confirmó Putin durante la rueda de prensa posterior al encuentro con Hollande, los ataques franco-rusos están provocando graves pérdidas entre «los militantes del llamado Estado Islámico y otros grupos radicales». «Hemos dañado su infraestructura militar y socavado significativamente su base financiera, el comercio ilícito de petróleo ,que genera enormes beneficios para los terroristas y sus patrocinadores», añadió Putin, quien insistió en la idea de que «la erradicación del terrorismo en Siria va a crear las condiciones necesarias para un arreglo definitivo de la crisis siria».

Por su parte, Hollande, que antes de viajar a Rusia se reunió en París con el primer ministro italiano, Mateo Renzi, está logrando, con sus contactos con los jefes de Estado y de Gobierno de distintos países formar una gran coalición contra los terroristas yihadistas de los que el presidente francés dijo que «sabemos dónde está, cómo se llama, tiene su territorio, tiene sus finanzas, tiene su ejército y, por lo tanto, tenemos que crear una coalición amplia y de gran alcance para luchar contra él».

Ayer, el Gobierno alemán aprobó el envío de seis aviones Tornado de combate a Siria, en misión de vigilancia, un buque de guerra y un avión cisterna, que se suman a los militares que Merkel prometió enviar a Malí. «Se necesitarán medios militares para vencer al Estado Islámico», señaló la ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, ante el Parlamento, que deberá aprobar la misión la próxima semana.

También el primer ministro británico, David Cameron, pidió ayer al Parlamento británico el apoyo para aprobar bombardeos en Siria. «No podemos subcontratar la seguridad», dijo Cameron, que pidió poder actuar antes de Navidad. «Cada día que esperamos el Estado Islámico se hace más fuerte», agregó Cameron, quien ante las reticencias del líder laborista, Jeremy Corbyn, reiteró que «no habrá tropas terrestres sobre el terreno, aunque según el MI5 el riesgo de amenaza ya es de nivel máximo».

Por su parte, el presidente ruso abrió la puerta a cooperar con la coalición internacional liderada por Estados Unidos, siempre y cuando no vuelva a repetirse un episodio como el derribo del caza ruso por parte de Turquía, que tildó de «inaceptable» y una «traición» por parte de un país al que Rusia consideraba «amigo».

Putin aseguró que Moscú informó a Estados Unidos del plan de vuelo de sus aviones como parte del acuerdo de seguridad alcanzado para que sus aeronaves no choquen en el espacio aéreo sirio. «¿Para qué le pasamos esa información a los estadounidenses si no están controlando lo que hacen sus aliados de la OTAN?», cuestionó.

El Gobierno ruso ya ha elaborado un paquete de medidas de respuesta contra Turquía «en el ámbito económico y humanitario ante el acto de agresión» del pasado martes, anunció el primer ministro ruso, Dimitri Medvédev. Entre ellas, la suspensión del acuerdo preferencial en materia de servicios e inversiones, la limitación de importación de productos agroalimentarios procedentes de Turquía e incluso la prohibición total de la actividad de compañías turcas en territorio ruso. Asimismo podrán verse afectados dos proyectos energéticos clave: el tendido del gasoducto a través del Mar Negro para abastecer el sur de Europa y la construcción de una planta nuclear rusa en Akkuyu.

Putin ha exigido disculpas a Turquía, el castigo de los implicados en el incidente y una compensación. Pero el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que ha presentado en la embajada rusa toda la información sobre el accidente y recordó que la OTAN «confirma» las informaciones ofrecidas por Turquía.

Erdogan ha pedido una zona libre de terrorismo en Siria con garantías de seguridad para que los sirios pudieran quedarse en su país y aliviar así el número de refugiados que tratan de llegar a otros países.

Mientras, en Bélgica, el gobierno ha rebajado el nivel de alerta por amenaza terrorista de 4, el nivel máximo en el que se encontraba desde el sábado ante riesgo «inminente» de atentado, a nivel 3, de peligro «posible», que es el existente en el resto del país. El metro reabrirá este viernes, a pesar de que el país sigue en tensión. Ayer la Gran Mezquita de Bruselas fue desalojada por una alarma por ántrax que resultó ser falsa.

Por otra parte, dos supuestos yihadistas fueron detenidos ayer en un centro cultural islámico del barrio berlinés de Charlottenbourg. La policía se incautó de un coche relacionado con los sospechosos donde, según las autoridades, había «un objeto que puede contener explosivos».

Y en España, el Ministerio del Interior emitió un comunicado desmintiendo algunas informaciones publicadas que apuntaban que habían entrado a España varios terroristas con pasaporte sirio. Según Interior, la comunicación de la Oficina de Inteligencia de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) informando de que miembros de DAESH podrían estar utilizando documentos falsos se ha remitido a las fuerzas de seguridad de diferentes países.

El Ministerio del Interior, que insiste en que no se trata de un aviso específico a España, señala que, a diario, se reciben comunicaciones de diversas policías en el marco de la cooperación internacional contra el terrorismo y el crimen organizado que no significan que exista un riesgo concreto. Además, alerta de que la difusión de este tipo de informaciones puede generar una alarma innecesaria e infundada y poner en riesgo investigaciones en curso.

Tags: , , , , , , ,