1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Françoise Hollande modificará la Constitución para destruir al ISIS

Françoise Hollande

Françoise Hollande se dirige a dar su discurso

El presidente francés anuncia cambios legislativos durante un discurso pronunciado en Versalles ante los miembros del Senado y Congreso francés

Continúa la búsqueda del octavo terrorista

«Francia está en guerra. Los actos cometidos el viernes por la noche en París son actos de guerra. Esta agresión contra nuestro país cometida por el ejército yihadista de Daesh nos introduce en un período excepcional».

Son la palabras que ha pronunciado el presidente de la República francesa, Françóise Hollande ante los miembros del Senado y Congreso francés en Versalles. Allí, Hollande ha calificado de “abominación” el ataque “cobarde” en París.

Ante esto, el presidente francés ha pedido a los parlamentarios franceses que apoyen las  modificaciones que quiere introducir en la Constitución gala para hacer frente a un nuevo tipo de guerra. “Los terroristas creen que las personas libres se dejarán intimidar por el horror. Pero no la República Francesa”, ha dicho Hollande, que ha insistido en que “estamos en una guerra contra el terrorismo yihadista que amenaza a todo el mundo y no sólo a Francia”.

Unos actos de guerra “planeados en Siria y preparados en Bélgica con cómplices franceses”, ha dicho Hollande, que ha añadido que “estamos frente a una organización, Daesh, con recursos financieros y capacidades militares. Tanto es así, que desde el comienzo del año, su ejército terrorista ha tenido éxito en París, Dinamarca, Túnez, Egipto, Líbano, Kuwait, Arabia Saudita, Turquía y Libia”, ha recordado.

“Destruir a Daesh es una necesidad de toda la comunidad internacional”, ha afirmado Hollande, que ha pedido al Consejo de Seguridad de la ONU que tan pronto como sea posible se adopte una resolución que para luchar conjuntamente contra el terrorismo.

Mientras, Francia intensificará sus operaciones en Siria. “Ayer, diez de nuestros cazabombarderos en Raqqa destruyeron un centro de mando y un campo de entrenamiento. Y el portaaviones Charles de Gaulle zarpó el jueves hacia el Mediterráneo oriental para triplicar nuestra capacidad de acción. No habrá respiro en esta acción sin tregua”, ha recalcado el mandatario.

“Los patrocinadores de los ataques de París deben saber que sus crímenes han fortalecido nuestra determinación para destruirlos. En Siria buscaremos una solución política en la que Bashar al Assad no puede ser la solución, pero nuestro enemigo en Siria es Daesh, a quien hay que destruir en Siria, Irak, Líbano, Jordania, Turquía y en todos los países vecinos”, ha insistido.

Porque Siria se ha convertido en la mayor fábrica de terroristas que el mundo jamás haya conocido y la comunidad internacional se muestra dividida, Françoise Hollande ha anunciado que se reunirá en los próximos días con el presidente de los EEUU, Barack Obama, y de Rusia, Vladimir Putin, para unir fuerzas y lograr un resultado.

Además, ha pedido al ministro de Defensa que pida a sus homólogos europeos hacer uso del artículo 42-7 del Tratado UE, que dispone que cuando se ataca un estado, todos los Estados miembros deben solidarizarse con él y contestar a la agresión “porque el enemigo no es enemigo de Francia, es un enemigo de Europa”.

Hollande ha citado la cuestión de los refugiados, directamente relacionada con la guerra en Siria e Irak. En este sentido, ha dicho que “si Europa no es capaz de controlar sus fronteras exteriores, será hora de volver a las fronteras nacionales”.

Pero frente a los actos de guerra que se cometieron en nuestro suelo -y que vienen después de los atentados del 7, 8 y 9 de enero-, debemos ser despiadados, ha animado el presidente galo, que ha recordado que después de los atentados del viernes, ordenó la reincorporación inmediata de los controles fronterizos y proclamó el estado de emergencia.  Sólo la pasada noche se han hecho más de 104 registros en distintos puntos de Francia.

Pero a juicio de Hollande, “el enemigo ha entrado en una nueva fase” y por eso ha encargado un proyecto de ley para prorrogar el estado de emergencia por tres meses. Y estudia cambiar la Constitución para permitir que las autoridades actúen de conformidad con el estado de derecho en la guerra contra el terrorismo. Porque la actual redacción no es apropiada para enfrentarse a “una guerra diferente”.

Al respecto, el dirigente francés ha anunciado que la revisión de la Constitución debe ir acompañada de otras medidas, como la expulsión de Francia y la pérdida de la nacionalidad para quien viole los intereses fundamentales de la nación o cometa actos de terrorismo. Y eso aunque haya nacido francés siempre que tenga doble nacionalidad.

Del mismo modo, “tenemos que evitar un retorno a nuestro territorio de terroristas, como hacen nuestros amigos británicos. Tenemos que expulsar rápidamente a los extranjeros que representen una amenaza de especial gravedad para el orden público y la seguridad de la Nación”.

Y para agilizar trámites administrativos y reforzar la seguridad, creará 5.000 nuevos puestos de policía y gendarmes en dos años. Un esfuerzo importante que asumirá el gobierno en sus presupuestos hasta restaurar el potencial de las fuerzas de seguridad interna al nivel que había en 2007. Del mismo modo, el Departamento de Justicia tendrá 2.500 puestos adicionales. Y 1.000 nuevos hombres reforzarán y garantizarán el control de fronteras. En cuanto al Ejército y en aras de la seguridad de nuestros compatriotas, no habrá recortes hasta 2019.

¿Y quien asumirá todas estas partidas presupuestarias? Hollande ha anunciado que, en estas circunstancias, considera que la seguridad es más importante que el pacto de estabilidad firmado con Bruselas. “En las actuales circunstancias, el pacto en seguridad prevalece sobre el de estabilidad», ha reafirmado.

Todo, ha dicho, para erradicar el terrorismo. Porque, ha concluido, “el terrorismo no va a destruirla República, la República destruirá al terrorismo”.

Tags: , , , , , , ,