1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

El largo camino hacia la paz en Colombia

Colombia

La guerra en Colombia ha supuesto miles de muertos

En octubre de 2012 el Gobierno colombiano de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC alcanzaron en Hurdal (Oslo) un acuerdo para un nuevo proceso de paz.

En aquel momento, el portavoz de las FARC, Iván Márquez, advirtió que el proceso no sería rápido. No se equivocó.

No fue hasta septiembre de 2015, más de 3 años después, cuando el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y el líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, Timochenko, acordaron en La Habana un plazo de seis meses como máximo para firmar la paz y anunciaron una «jurisdicción especial para la paz» para todos los implicados en el conflicto, con beneficios para quienes admitan su responsabilidad.

Las sanciones para quienes reconozcan delitos muy graves serán de entre 5 y 8 años «en condiciones especiales», mientras que los que reconozcan sus delitos «de manera tardía» tendrán las mismas penas en condiciones ordinarias.

El acuerdo prevé una amnistía «lo más amplia posible» por «delitos políticos y conexos», y no serán objeto de esa amnistía los delitos de lesa humanidad, el genocidio y los graves crímenes de guerra. «Ha llegado la hora de la paz», dijo Santos en aquel momento.

Santos destacó en ese acto la «madurez» que había alcanzado el proceso de paz y reconoció el paso dado por las FARC. Y apuntó que este camino hacia «una paz sin impunidad» no significa la creación de un «sistema extrajudicial», sino «todo lo contrario». Londoño, por su parte, mostró su «gran satisfacción» por el acuerdo y puso el acento en el mecanismo de justicia especial diseñado para «todos los involucrados».

Tanto el presidente cubano, Raúl Castro, que participó en el acto en el que se anunció el acuerdo, como el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, celebraron el acuerdo alcanzado. No así el expresidente colombiano Álvaro Uribe, quien dijo que el acuerdo de justicia transicional iguala «la sociedad civil con el terrorismo».

Ayer, 19 de enero de 2016, los equipos negociadores del Gobierno colombiano y las FARC solicitaron a las Naciones Unidas la creación de un mecanismo tripartito para el seguimiento y la verificación del alto el fuego. Un paso en el que participan los Estados miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y que la UE, que participa activamente en el proceso de paz con el Alto Representante enviado especial Eamon Gilmore, califica de paso definitivo…

El Parlamento Europeo ha aprobado este miércoles una resolución en la que anima a los países de la UE a crear un fondo fiduciario para Colombia, para apoyar a las víctimas del conflicto interno que ha durado más de cincuenta años en la búsqueda de verdad, justicia y reparación y para la persecución de los criminales de guerra.

La Cámara valora el esfuerzo político, de realismo y perseverancia demostrados tanto por el Gobierno de Colombia como por las FARC para poner fin al conflicto e insta a la UE a apoyar los esfuerzos de paz.

Los eurodipuatdos, conscientes de que acabar con una guerra es mucho más difícil que comenzarla, esperan que la UE se involucre en esta fase posconflicto mediante la financiación de la persecución de los criminales de guerra.

Para el Parlamento, es indispensable que las penas impuestas a los perpetradores de los crímenes contribuyan al objetivo de reparación de las víctimas y a la reconciliación social y política. El texto recalca que el proceso de paz debe ir acompañado de un esfuerzo decidido de lucha contra la desigualdad y la pobreza, que incluya soluciones justas para las personas y comunidades desplazadas de sus tierras.

Tags: , , , ,