1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Alemania cierra su frontera con Austria para frenar el aluvión de refugiados

Refugiados

Campo de refugiados en Ankara (Foto: EC)

Este lunes los líderes de la Unión Europea se reúnen para decidir los cupos de asilados

Alemania ha cerrado sus fronteras con Austria y ha suspendido el tratado de Schengen, que permite a los ciudadanos circular libremente por el territorio de la Unión Europea.

La medida se debe a la llegada masiva de refugiados desde Austria en cuya frontera el Gobierno alemán ha restablecido los controles y ha sido autorizada por la propia Comisión Europea, que los considera justificados ante la situación de emergencia.

El ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, aseguró ayer que los controles se reinstauran temporalmente, pero los expertos entienden que se trata de una medida que la canciller alemana, Angela Merkel, ha tomado para presionar a sus socios europeos antes de la reunión que se abordará este mismo lunes en el seno de la UE sobre el cupo de acogida de refugiados de cada uno de los países miembros.

En el encuentro, varios organismos de la UE y de las Naciones Unidas (Frontex, la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO), Europol, ACNUR y la Organización Internacional para las Migraciones) presentarán al Consejo Europeo la última información sobre los flujos migratorios y la situación sobre el terreno.

En principio, el cupo total de acogida está en 160.000 personas durante los próximos dos años, cifra que todos los analistas ven insuficiente. Los países miembros están de acuerdo en acoger este número de personas, pero no hay consenso sobre cómo repartirlas ni en que se establezca un mecanismo de reparto permanente y obligatorio, como pretenden Francia y Alemania.

Estas posturas encontradas hacen prever un fuerte debate entre los socios europeos, ante los que el propio presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ha estado durante el fin de semana intentado convencer de que es de justicia. Juncker se ha «volcado» con los países más reticentes a aceptar los cupos, Polonia, Hungría y los países del Este.

Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia insistien en que no quieren hablar sólo de cuotas sino de un paquete general que incluya medidas efectivas de devolución de refugiados a otros países y protección de fronteras exteriores.

Mientras tanto, miles de refugiados continúan intentado alcanzar la Unión Europea. Un total de 4.330 personas pasaron el sábado a Hungría procedentes de Serbia, la cifra más alta en un solo día registrada hasta ahora. Los refugiados, la mayoría de Siria, Irak y Afganistán, se apresuran a entrar a Hungría por el paso fronterizo de Röszke, donde el Gobierno de Viktor Orbán ultima el cierre del único paso fronterizo aún abierto en sus límites con Serbia mientras eleva una segunda valla más alta que incluye concertinas.

Además, está previsto que Hungría apruebe el día 15 una nueva legislación que establece penas de hasta cinco años de prisión para quien cruce ilegalmente su frontera. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, ha calificado la actuación de los solicitantes de asilo de «rebelión» porque no cooperan con las autoridades y se resisten a ir a los centros de acogida.

Un último apunte sobre la dimensión a la que se enfrenta la Unión Europea. Según UNICEF, sólo desde Siria, país en guerra desde hace 5 años, han llegado a Europa más de 4 millones de sirios, la mitad de ellos niños. También los últimos datos de la Unión Europea desvelan que la mayoría de refugiados que han llegado a Europa en 2015 proceden del país gobernado por Bashar al-Asad. Solo en Turquía hay cerca de 2 millones de sirios bajo protección temporal, más del triple que a principios de 2014. Es el país con un mayor número de refugiados de Siria. En Líbano, un país con 4,8 millones de habitantes, hay 1,1 millones de sirios, mientras que Jordania alberga a casi 630.000 personas registradas como refugiadas.

Tags: , , , , ,