1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Un 17% de los españoles está dispuesto a compartir su coche a cambio de dinero

Taxis

Madrid se ha quedado sin taxis

Los taxistas tendrán que empezar a pensar en competir con los «civiles»

En plena jornada de huelga europea de taxis (Barcelona, Madrid, Berlín, Francfort, Hamburgo, Lisboa, Londres, Milán, París, Roma…) en protesta por la irrupción de aplicaciones de móviles –Uber, Blabacar, DJump, Taxipal, Taxify o Hailo-, que ofertan servicios de transporte urbano -taxi alternativo no profesional- a cambio de una contraprestación económica, un reciente estudio de la consultora Nielsen pone de manifiesto que un 17% de los ciudadanos españoles estaría dispuesto a compartir o alquilar su coche si con ello pueden sacarse un dinero.

Y no es algo que sólo piensen los españoles. El informe pone de manifiesto que este «sistema innovador» no es exclusivo de España o de los países más azotados por la crisis económica, sino que tiene un impacto similar en nuestro entorno. De hecho, la media europea de ciudadanos favorables a compartir su coche a cambio de dinero es del 14%, aunque en Estados como Alemania o Italia, cuyas condiciones económicas y manera de afrontar las dificultades financieras son radicalmente distintas, hay, al igual que España, un 17% de personas dispuestas a ceder el vehículo propio por un beneficio.

Según el director general de Nielsen para España y Portugal, Gustavo Núñez, «las nuevas realidades económicas y sociales han hecho cambiar la mentalidad colectiva y aunque queda un largo camino por recorrer la sociedad se adaptará a este tipo de conductas». Y el máximo responsable de Uber en Europa, Pierre Dimitri Gore-Coty considera que el sector del taxi «no ha tenido competencia durante décadas» y ahora arremete contra compañías que «añaden más opciones» a sus clientes.

Con estos datos los taxistas tendrán que empezar a pensar en que la competencia se especializa y se socializa. Lo apoya la comisaria europea de Agenda Digital, Neelie Kroes, que aunque ha reconocido que «la llegada de este tipo de servicios hacen necesario ciertos ajustes, su existencia va ligada a la de los necesarios emprendedores y beneficia a los consumidores. Creo que es una verdad fundamental que Europa necesita más emprendedores», ha añadido Kroes, que ha recalcado que «son ellos los que crearán crecimiento y empleo».

Por ahora, los taxistas profesionales españoles, que consideran esta actividad ilícita y una forma de competencia desleal puesto que se realiza en la sombra sin pagar impuestos, pueden contar con el ministerio de Fomento, que ha asegurado que velará por el cumplimiento de la legislación y ha advertido de que quienes realicen servicios sin autorización incurrirán en una infracción muy grave sancionable con multas de entre 4.001 y 6.000 euros, que podría aumentar hasta 18.000 en caso de reiteración y que podría llegar a sancionar a los usuarios de este tipo de transporte con multas de entre 401 y 600 euros.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ya ha reclamado a Bruselas que aclare la normativa y establezca una regulación común «con el objetivo de tratar a estas plataformas de la manera más homogénea posible». Y solicitará una reunión entre Kroes y el comisario de Transporte, Siim Kallas, para solucionar el conflicto a nivel comunitario.

Por su parte, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, ha expresado su apoyo al sector del taxi ante lo que considera una justa reivindicación dada la pasividad de las administraciones frente a los servicios de viajes compartidos prestados sin licencia y que generan un lucro del que no se pagan ni impuestos ni cotizaciones.

Desde ATA recuerdan que el papel de las Administraciones Públicas es velar por el cumplimiento de las normas por lo que muestran su «perplejidad» ante la pasiva actitud de la Comisión Europea frente a las plataformas que ofrecen servicios de viajeros que generan un lucro pero que ni pagan impuestos ni cotizaciones, cuando desde la misma Comisión Europea se está incrementando y endureciendo la normativa a los estados miembros sobre sectores que sí están regulados.

Para Lorenzo Amor, presidente de ATA, «es imposible competir en igualdad de condiciones con quien no cumple la normativa vigente y realiza una actividad económica sin pagar impuestos, tasas, licencias, cotizaciones, seguros… cuando los taxistas tienen que asumir un coste diario – tengan o no de actividad – de 100 euros entre dichos impuestos, tasas, seguros, etc».

Por eso considera que es el momento de apoyar al colectivo de taxistas autónomos, que engloba a más de 100.000 familias, y que ha perdido en los últimos años un 40% de su actividad, a pesar de que sigue pagando los mismos impuestos y cotizaciones, las mismas tasas y que, además, se encuentran ante una saturación de licencias frente a una escasa demanda.

Tags: , , , , , , , ,