1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Pánico en la Izquierda ante la reforma de la ley electoral que propone el PP

Rafael Hernando

Hernando busca las cosquillas al PSOE…

Consideran que la propuesta del PP busca acabar con la proporcionalidad en los Ayuntamientos

Pánico en la Izquierda ante la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) que propone el Partido Popular –puede leerla aquí-.

Pedro Sánchez y el PSOE ya se opusieron a los cambios en agosto de 2014, cuando el Partido Popular propuso la elección directa de los alcaldes, alegando la proximidad de las municipales.

Concretamente, la propuesta del PP, presentada por el portavoz del grupo, Rafael Hernando, incluye instaurar una segunda vuelta electoral si ninguna formación supera el 30% de los votos en las elecciones municipales, así como primar en número de concejales al partido que gane los comicios.

Pero los socialistas vuelven a oponerse. Dicen ahora que «es un intento de imponer una ley electoral a la medida de los miedos del PP y de su incapacidad para llegar a acuerdos con otras fuerzas políticas«.

En este sentido, Sánchez defiende la «legitimidad» de los gobiernos que han surgido del 24-M, gracias a los pactos entre socialistas con Podemos y otras fuerzas de Izquierda; y asegura que «los gobiernos municipales socialistas están garantizando cambios coherentes desde la izquierda, además de la estabilidad institucional que merecen todos y cada uno de los ciudadanos de los municipios de España».

La prioridad del PSOE respecto a la reforma de la ley electoral pasa por desbloquear las listas electorales, modificar el voto rogado, y endurecer las incompatibilidades de diputados y diputadas en el desarrollo de sus funciones.

Sin embargo, Hernando asegura que modificar la LOREG en lo que se refiere a las elecciones municipales «trata de reforzar la voluntad popular en contra de la voluntad de los despachos e incluso a veces de directrices nacionales de partidos que nada tienen que ver con el sentir de los vecinos».

Hernando critica que después de las últimas elecciones «vemos alcaldes que no han sido elegidos directamente por los ciudadanos sino en base a acuerdos y pactos que se han formulado en los despachos sobre programas que son ajenos a la voluntad popular».

El portavoz popular recuerda que «hace un año planteamos una iniciativa similar y el principal grupo de la oposición contestó que no era el momento y que estaban dispuestos a hablar después de las elecciones municipales«.

«Se trata de crear un sistema a dos vueltas, con una prima de mayoría en la primera vuelta, con lo que pretendemos clarísimamente que gobierne quien gana y no quien pierde y reforzar el principio de la gobernabilidad, de la estabilidad y la representación». «Es un sistema que impide que se hagan coaliciones a espaldas de los vecinos, porque más allá de los repartos de poder está la voluntad popular», matiza Hernando.

Para Hernando, la negativa de los socialistas a abordar este cambio se basa en que «han obtenido el peor resultado de la historia en las últimas elecciones y han vendido a los ciudadanos que han ganado las elecciones, cuando es falso».

«El problema del PSOE es que este debate pone en evidencia que ellos han favorecido los pactos de perdedores tras los últimos comicios, cambiando, a base de acuerdos espúreos en los despachos, las ciudades como si de cromos se tratara», subraya Hernando

También Izquierda Unida (IU) rechaza la reforma de la ley electoral. En su caso alegan que favorece al PP o, en su defecto al PSOE, en detrimento de formaciones que tengan menos votos.

El portavoz parlamentario de IU en el Congreso, José Luis Centella, tacha de «golpe institucional» la propuesta. Para Centella, la iniciativa popular supone romper «cualquier regla del juego» parlamentaria y democrática.

El parlamentario andaluz advierte de que, de aplicarse, esta reforma electoral «se acabará con la proporcionalidad que hay en los ayuntamientos», porque «ya no serviría eso de una persona un voto y un partido con el 35% de los votos podría acabar teniendo mayoría absoluta a pesar de que el pueblo no lo haya votado así».

Centella, que acusa al PP de querer conseguir con esta ley lo que no consigue en las urnas, ya ha anunciado que, si finalmente se aprueba, tendrá que derogarse en la próxima legislatura con otro orden de fuerzas en el Congreso.

Según Centella, el PP no ha digerido que ha perdido municipios como Madrid y Valencia, ni que los ayuntamientos sean la «cabeza visible de la unidad popular» y de las instituciones más democráticas que hay en estos momentos».

Tags: , , , , , , , , ,