1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La Audiencia Nacional seguirá investigando a Boyé por blanqueo

Gonzalo Boyé

Gonzalo Boyé en una imagen del Consejo General de la Abogacía

Gonzalo Boyé es abogado, entre otros, del narcotraficante Sito Miñanco, de los sediciosos Carles Puigdemont y Quim Torra, el rapero Valtonyc o el ex dirigente de ETA Josu Ternera

En 1996 fue condenado por la Audiencia Nacional a 14 años de prisión por colaborar con la banda terrorista en el secuestro del industrial Emiliano Revilla

La juez de la Audiencia Nacional María Tardón ha rechazado inhibirse en favor de los juzgados de Madrid en la pieza en la que está siendo investigado Gonzalo Boyé por el delito de blanqueo de capitales vinculado a la organización liderada por Jose Ramón Prado Bugallo, más conocido como Sito Miñanco.

La jueza considera que los hechos por los que está investigado Boyé mantienen conexidad con otra causa más importante en la que se investigan operaciones de narcotráfico dirigidas por Miñanco, vecino de Cambados (Pontevedra). ‘Por tanto’, señala la jueza, ‘no pueden juzgarse por separado’.

Boyé argumentaba que los hechos investigados no eran competencia de la Audiencia Nacional pero la magistrada rechaza este argumento recordando que en la causa principal abierta se investiga un presunto delito contra la salud pública cometido por la organización liderada por Sito Miñanco.

La juez ha podido identificar dos operaciones de introducción de sustancias estupefacientes en las que se aprehendieron 3,3 toneladas de cocaína que transportaba el buque Thoran, en octubre de 2017, y 615 kilos de cocaína en un contenedor intervenido en los Países Bajos, en noviembre del mismo año. Tardón relata cómo, además de estas dos operaciones, Sito Miñánco dirigió otras para transportar el dinero en efectivo que se obtenía de la venta de la droga encaminadas a la ocultación de su origen ilícito. En estas operaciones participaron destacados miembros del entramado criminal como Enrique García Arango, Jose Antonio Fernandez Fernández o David Pérez Lago.

Uno de los mecanismos utilizados por los investigados consistió en transportar dinero en efectivo para llevar a Colombia oculto en equipajes de mano de los investigados.

El auto explica que es en este marco donde se contextualiza la aprehensión el 6 de febrero de 2017 de 889.620 euros de dinero efectivo en el aeropuerto de Barajas, interceptado a algunos de los investigados, y ‘las distintas maniobras ejecutadas posteriormente por otros investigados, entre ellos Gonzalo Boyé Tuset, Alejandro Guerra Medina o Jesús Morán Castro para recuperar el dinero intervenido a través de documentos confeccionados ad hoc, simulando unos contratos de compraventa que acreditaran el origen del dinero intervenido y que presentaron en el expediente administrativo incoado por la Secretaría de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales’. La juez añade que en estas maniobras también intervinieron García Arango y David Pérez Lago, siguiendo las instrucciones de Prado Bugallo, ‘verdadero propietario del dinero ocupado’.

Una vez analizados los hechos y la doctrina del Supremo sobre la conexidad de delitos, la juez concluye que se trata de un entramado criminal único, liderado por Prado Bugallo, orientado de forma estable y continua a introducir sustancias estupefacientes en España en operaciones de especial envergadura y a ocultar los beneficios procedentes del narcotráfico a través de distintas vías.

Entre estas formas de ocultación, Sito Miñanco ordenaba numerosos transportes de dinero que en ocasiones alimentaba el patrimonio de sus empresas y en otras transportaba a Colombia con idéntico propósito.

Entre estas acciones, la juez indica que se evidencia con claridad que ‘aquellas que estaban encaminadas a la recuperación del dinero intervenido en el aeropuerto de Barajas en las que participaron, indiciariamente, Boyé Tuset, Morán Castro y Guerra Medina, entre otros, fueron el resultado de las instrucciones impartidas por Miñanco como se desprende de la participación en ellas de García Arango y, en consecuencia, se contextualizan entre las acciones que persiguen ocultar el patrimonio ilícito de aquél’.

Por todo ello, la magistrada concluye que hay una identidad objetiva y subjetiva entre la pieza separada por delito de blanqueo y la del delito anterior contra la salud pública que se investiga en la causa principal, y que por tanto no pueden instruirse por separado, habiendo indicios, según indica, de la comisión de ambos delitos, los dos cometidos en el seno de una organización criminal. 

Tags: , , , , ,