1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Exigen suspender el impuesto a los envases plásticos no reutilizables

ANAIP

Una señora revisa la información del envase de plásticos de un producto Imagen: ANAIP)

La Asociación Española de Industriales de Plásticos pide al Gobierno de Pedro Sánchez que, al igual que ha hecho Giorgia Meloni en Italia, retrase un año la aplicación de esta tasa

Si nadie lo remedia España será el único país de la Unión Europea que aplique un impuesto a los envases plásticos no reutilizables a partir del 1 de enero de 2023.

Este nuevo impuesto, que afecta no sólo a envases, sino también a embalajes que envuelven cualquier tipo de producto, se enmarca en la Ley de Residuos y Suelos Contaminados aprobada en abril. La norma recoge parte de la Directiva SUP de la Unión Europea que obliga a los Estados miembros a reducir los residuos procedentes de productos de plástico de un solo uso. Sin embargo, no todos los Estados han aprobado las mismas medidas y, de hecho, solo Italia y España tenían previsto aplicar una tasa.

Pero tras ganar las elecciones en Italia, el nuevo gobierno de Giorgia Meloni ha decidido suspender un año la entrada en vigor de este tributo. Y con esta ‘salida’ de última hora, las empresas españolas son las únicas que se quedan fuera del mercado interior.

En esta tesitura, ANAIP, la Asociación Española de Industriales de Plásticos, pide a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y a la de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que retrasen al menos un año la aplicación del gravamen de 0,45 euros el kilo de plástico no reciclado que se utiliza en la fabricación de envases plásticos no reutilizables.

‘Están poniendo en peligro el mercado interior único de la UE y perjudicando a las empresas españolas frente a las de otros países, lo que reducirá la competitividad de nuestro sector’, afea Luis Cediel, director general de ANAIP.

Desde que conocieron la intención del gobierno de crear este impuesto, ANAIP y la plataforma nacional EsPlásticos han advertido de la complejidad de su aplicación y del daño que podía causar a un sector compuesto en España por más de 3.000 empresas, el 98% de ellas pymes y micropymes, que dan trabajo a más de 80.000 personas y que tienen un escaso poder de negociación con sus proveedores y clientes (grandes empresas envasadoras y de distribución).

Estos industriales siempre han estado a favor de medidas para potenciar la economía circular y la sostenibilidad. ‘Pero dada la situación actual, con los desorbitados precios de la energía, la inflación disparada con subidas de más de un 15% en alimentos, no creemos que sea el mejor momento para aplicar una nueva tasa que pone en peligro la viabilidad de las empresas del sector en España y que repercutirá en el bolsillo de los consumidores’, afirma Luis Cediel.

Añade Cediel que se trata de un impuesto con una aplicación que no encaja con los complejos procesos de producción del sector de la transformación. Por todo esto, ‘retrasar la entrada en vigor del impuesto daría margen de tiempo para garantizar que las empresas están preparadas’, acaba el director general de ANAIP.

Por su parte, los expertos de la Asociación Española de Asesores Fiscales (AEDAF) alertan de que el impuesto al plástico crea nuevas obligaciones fiscales al contribuyente. Estos expertos prevén graves problemas a partir de su entrada en vigor, tanto en las empresas como en las aduanas que no hayan podido adaptarse a las nuevas exigencias tributarias. Agregan que las empresas no tienen forma de obtener de sus proveedores extranjeros la información relativa a la naturaleza del plástico de sus envases y embalajes y su peso. Y por eso solicitan que el impuesto se modifique con carácter de urgencia antes del 31 de diciembre de 2022.

Tags: , , ,