1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Exigen el fin de los ataques a camiones españoles en Francia

UPA

Ataque a un camión con carne española en Normandía (Foto: UPA)

En los últimos 15 días se han producido más de media docena de ataques

El sector lácteo español vive la peor crisis de su historia

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha exigido hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que haga algo para detener la campaña de ataques a camiones que transportan alimentos españoles por Francia.

Después de haberse registrado más de media docena de ataques en los últimos quince días, los agricultores confiesan que tienen miedo y que están hartos de la inacción del Gobierno.

La organización agraria UPA ha calificado la situación que atraviesan los agricultores y ganaderos españoles que exportan sus productos a través de Francia de «insólita y sin parangón». Y sus asociados se preguntan cuándo el Gobierno español, el francés o la Unión Europea piensan frenar esta crisis.

Los afectados por los ataques de los agricultores franceses consideran que es el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien debe dirigirse a su homólogo francés, François Hollande, y exigirle que sus fuerzas y cuerpos de seguridad detengan las manifestaciones violentas de los agricultores franceses que eligen como víctimas a los productos españoles.

Según UPA, el Consulado de España en Perpiñán advirtió ayer a través de un comunicado que hay manifestaciones convocadas para hoy viernes en el departamento de los Pirineos Orientales por las organizaciones FNSEA y Jeunes Agriculteurs. Una postura que los agricultores y ganaderos espñaoles califican de «inédito, ya que se limitan a advertir como si no fuera con ellos, cuando lo que deben hacer es motivar una colaboración España-Francia para proteger a los camiones españoles y sus mercancías».

La advertencia de las autoridades francesas hecha pública por el consultado hace referencia a que «la circulación con la frontera andorrana y española pueden verse perturbadas, sin excluir los vaciados de camiones españoles de frutas y verduras».

Los productores aseguran que el Gobierno no puede seguir mirando «de reojo» este conflicto que, lejos de solucionarse, va a más a medida que avanza el verano. UPA exige la convocatoria urgente del comité mixto hispano-francés para acabar con los ataques y que, mientras tanto, la Gendarmería francesa «escolte y proteja» los camiones españoles a su paso por las carreteras galas.

Según Eduardo Moyano, ingeniero agrónomo por la Universidad de Córdoba y colaborador de UPA y de la Fundación de Estudios Rurales, esta crisis se debe a factores concretos.

El primero es que, en general, los agricultores europeos están sufriendo el efecto del embargo de la UE a Rusia por su actuación en Ucrania, que está causando serios perjuicios a algunos subsectores agrícolas, debido a que se les cierra un mercado emergente como el ruso. Como consecuencia de ello, muchos productores se ven obligados a acudir a los propios mercados europeos con agresivas estrategias de precios, generando una feroz competencia con sus conciudadanos agrícolas de la UE.

El otro problema es el desequilibrio de la cadena alimentaria, debido a la globalización de los mercados y a la desaparición de los mecanismos públicos de intervención y regulación. En ese contexto, los productores están a merced de las grandes cadenas de distribución, sufriendo en origen las estrategias endiabladas de precios que en algunos sectores están por debajo del coste.

Pero además de estos dos problemas comunes a los agricultores europeos, Moyano apunta que que, en Francia se vive ya en la antesala de unas elecciones presidenciales y legislativas (que tendrán lugar en 2017).

En este contexto, llama la atención que el propio presidente Françoise Hollande, adalid de la integración europea, se haya mostrado comprensivo con las protestas de los agricultores, sin emitir ninguna crítica ante lo que es una evidente violación de la libre circulación de productos en el mercado único europeo.

Y es que, según Eduardo Moyano, en esas elecciones el voto rural será muy importante, debido al reducido tamaño de las circunscripciones electorales francesas. Por ello, ninguna fuerza política, ni siquiera la socialista (de base urbana), quiere enfrentarse a los agricultores.

En segundo lugar, debe tenerse en cuenta que, en Francia, el «sindicalismo mayoritario», formado por la Fnsea y su socio CNJA (jóvenes agricultores), está teniendo cada vez más dificultades para liderar la defensa de los intereses agrícolas. Los sindicatos minoritarios (como la Coordination Rurale y la Confederación Paysanne) comienzan a adquirir un protagonismo creciente. Así, en el caso de las actuales revueltas, el liderazgo lo está teniendo la Coordination Rurale (CR), cuyos vínculos con la derecha política son más que evidentes, especialmente con el Front National de Marine Le Pen. Además, la reacción vandálica contra camiones españoles y alemanes va directa al corazón de la integración europea, algo que es coherente con el discurso antieuropeísta que manifiestan los dirigentes agrícolas de la CR y los políticos del FN, alimentado por la ola de desafección contra la UE.

Finalmente, otro factor a considerar es que el liderazgo del sindicato Fnsea se está viendo cuestionado por la controvertida figura de su actual presidente, Xavier Beulin. No es ganadero, sino gran cerealista (propietario de una explotación de 500 has en la Loiret), y además preside el grupo empresarial Avril (Sofiproteol), un holding presente en el sector de las oleaginosas, de las semillas y de los biocarburantes.

A diferencia de lo que siempre ha ocurrido en la cúpula de la Fnsea (cuyos dirigentes han solido representar al agricultor medio francés, extrayendo de ahí su fuente de legitimidad), el actual presidente Beulin es, sobre todo, un empresario con vínculos con el agrobusiness, lo que despierta recelo entre los ganaderos. Su liderazgo como dirigente agrícola es cuestionado, y más ahora en un momento en el que la cólera se dirige también contra los intermediarios industriales y contra la gran distribución. Ello explica que la CR esté canalizando la protesta ocupando el espacio que en otras ocasiones controlaban la Fnsea y el CNJA.

Estas son algunas de las claves que, a juicio de Eduardo Moyano, también profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), hay que tener en cuenta para entender mejor por qué los ganaderos franceses están produciendo ahora unos actos vandálicos que nos trasladan a etapas que creíamos ya superadas en el marco de la Unión Europea.

Tags: , , , , , , , ,