1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

España invertirá gran parte del dinero del plan Juncker en infraestructuras energéticas

Plan Juncker

Las infraestructuras energéticas proporcionarán independencia a la Unión

Juncker pone en marcha un plan de 315.000 millones para impulsar la economía de la Unión Europea

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, presentó ayer en el Parlamento Europeo un plan económico para los próximos tres años, que contará con 21.000 millones de euros -16.000 de los presupuestos comunitarios y 5.000 del Banco Europeo de Inversiones (BEI)-. Con este dinero público, se pretende movilizar un total de 315.000 millones a través de un Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas que estará operativo a mediados de 2015 y será gestionado por el propio BEI.

El paquete de inversiones con el que Juncker se propone impulsar la economía de la UE es muy bien visto en el Gobierno de España, donde consideran que repercutirá en beneficio de las Pymes -tendrán un mejor acceso a la financiación-, e impulsará una serie de infraestructuras que mejorarán la economía española y la creación de empleo. En Moncloa consideran que, después de casi tres años de importantes reformas estructurales y de consolidación fiscal que salvaron a España de la quiebra, es el momento oportuno para atraer la inversión privada.

El plan del recién estrenado presidente de la Comisión se compone de tres partes: la creación de un nuevo Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas en junio de 2015, con 21.000 millones de euros del presupuesto de la UE y del Banco Europeo de Inversiones (BEI), para movilizar al menos 315.000 millones en inversiones adicionales en 2015-2017; el establecimiento de una «cartera de proyectos», junto con un programa de asistencia, para canalizar las inversiones hacia donde más se necesitan; y una hoja de ruta para hacer a Europa más atractiva para la inversión y eliminar los cuellos de botella regulatorios.

Durante la presentación del plan, el presidente del grupo PPE, Manfred Weber (DE), dijo que «movilizar capital privado es mejor que hacer nuevas deudas». Sin embargo, tras hacer hincapié en que los Estados miembros deben continuar las reformas estructurales, señaló que «si los procedimientos judiciales duran tanto como en Italia, si los mercados laborales son tan rígidos como en Francia y si los procedimientos de planificación duran meses y años como en mi país (Alemania), entonces no es de extrañar que no haya inversiones».

El líder del grupo S&D, Gianni Pittella (IT), hubiera preferido más dinero público, más inversión, pero cree que el plan de Juncker es un buen punto de partida». Por su parte, el líder del grupo ALDE, Guy Verhofstadt (BE) apuntó que «la reforma del mercado laboral debe ser una condición para obtener los fondos y sugirió que se eliminen los impuestos por el uso de estos fondos, con el fin de atraer más inversión privada.

Pero el plan de Juncker también tiene detractores en la eurocámara. Dimitrios Papadimoulis (EL) no se cree los beneficios prometidos del paquete, que considera «sólo palabras vacías ya que en estos tiempos de estancamiento y recesión en la zona euro, no hay economista en el mundo que lo crea». Y Patrick O’Flynn (Reino Unido), en nombre de EFDD, dijo que Juncker está «tirando el dinero a la basura», ya que el principal problema es el euro como moneda única, que impide que los Estados del sur de la UE tengan una moneda nacional que se deprecie y así creen mejores condiciones para la inversión.

Sin embargo, en nombre de la Comisión, el vicepresidente Jyrki Katainen, considera que el nuevo fondo permitirá mejorar la economía real y desbloquear las inversiones públicas y privadas en proyectos reales y que crean puestos de trabajo. De hecho, el Gobierno español lleva tiempo trabajando junto con la Comisión y el Banco Europeo de Inversiones, y tiene ya identificados numerosos proyectos que podrán realizarse gracias a este plan.

Según Katanien, detrás de este plan de inversión «hay un cambio de calado en la política económica europea y en cómo se gastan los recursos públicos«. «Hay que decidir si Europa sigue como siempre, con subsidios y subvenciones, o si usa el presupuesto de una forma más eficiente, para apoyar la inversión tomando más riesgos y aumentando la capacidad de crédito».

Tags: , , , ,