1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Madrid sigue al frente de la competitividad fiscal nacional

ICAF 2022

Amplíe la imagen para ver el panel de competitividad fiscal del ICAF

Cataluña, en la última posición, cuenta con el triple de impuestos autonómicos que las demás comunidades

La Comunidad de Madrid se mantiene un año más como la región más competitiva fiscalmente de España.

De acuerdo con el Índice Autonómico de Competitividad Fiscal (IACF), Madrid se mantiene en la primera posición y mejora su puntuación al reducir en 0,5 puntos el impuesto sobre la renta y eliminar todos los impuestos propios.

Las diputaciones vascas de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa mantienen la segunda, tercera y cuarta posición, respectivamente, seguidas de Canarias, que también mantiene la quinta posición a pesar de no haber emprendido ninguna reforma fiscal importante en el último año.

Las comunidades autónomas con peor puntuación general obtienen notas bajas en casi todos los componentes del índice pero especialmente en los tres impuestos más importantes: Renta, Patrimonio y Sucesiones. Concretamente, las comunidades autónomas con los cinco peores resultados en el IACF actual siguen siendo las mismas de la edición de 2021.

Cataluña, en la última posición, cuenta con el triple de impuestos autonómicos que las demás comunidades. De hecho, la región ‘independentista’ soporta la presión fiscal más alta de toda España. En 2022, por los cambios en el Impuesto sobre la renta, pierde tres posiciones en este ranking y reduce su puntuación en el ranking global. Además, tiene grandes deficiencias en el Impuesto sobre el Patrimonio y sobre Sucesiones. Es decir, que a pesar de haber bajado el tipo mínimo del Impuesto sobre la Renta en 1,5 puntos hasta el 10,5% (el estatal es un 9,5%), al haber aumentado el número de tramos y al haber sido declarado inconstitucional el mínimo personal aprobado en 2021, Cataluña empeora su puntuación en el índice.

La Comunidad Valenciana se mantiene en la decimoctava posición. La región gobernada por Ximo Puig tiene uno de los sistemas más gravosos en términos de Sucesiones, Trasmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, así como bajas calificaciones en absolutamente todos los componentes del Índice.

Aragón, en decimoséptima posición, está entre las peores regiones (decimoséptima también) en tres impuestos clave a la vez: Renta, Sucesiones y Patrimonio.

Asturias, que ocupa la decimosexta posición, necesita una reforma urgente del Impuesto sobre la Renta y, en especial, del de Sucesiones ya que los asturianos son, con diferencia, quienes más pagan por este impuesto.

Extremadura, otra región ‘socialista’, se mantiene en la decimoquinta posición en 2022 al no haber emprendido ningún tipo de re- formas en lo que va de año. Actualmente y tras haber reformado el Impuesto sobre Sucesiones en 2018, necesita reformar profundamente el Impuesto sobre el Patrimonio y el Impuesto sobre Renta, en cuyos índices ocupa la última posición.

Para analizar la fiscalidad de un territorio y su capacidad para atraer inversiones y crear empleo es importante conocer cuánto se recauda a través de los impuestos o cuáles son los tipos impositivos de determinados tributos. Sin embargo, hay otros elementos del sistema tributario que pueden aumentar o reducir la competitividad fiscal de un estado, región o comunidad autónoma.

La libre circulación de trabajadores y del capital no sólo en la Unión Europea (UE), sino también dentro de España, hace que puedan elegir su domicilio no sólo las grandes empresas sino también las pequeñas y medianas, al igual que los autónomos y los trabajadores por cuenta ajena. Además a raíz de la pandemia, muchas empresas han implementado el teletrabajo, que dos años después sigue siendo el método preferido para muchos de los trabajadores2, facilitando aún más el cambio de residencia de trabajadores y autónomos. Y cada vez más lo hacen en función de las ventajas competitivas que les ofrece cada región. Las comunidades autónomas con un mejor sistema fiscal son las que más probabilidades tienen de atraer la implantación de actividad económica nueva, generando así crecimiento económico y empleo.

Otros factores, como la infraestructura, el acceso a materias primas o a mano de obra cualificada, son importantes, pero un sistema fiscal simple y transparente tendrá un impacto positivo sobre las actividades empresariales y sobre el uso y coste de estos recursos.

En la Comunidad de Madrid ha entrado en vigor la pionera Ley del Mercado Abierto

Un informe de diciembre de 2021 sitúa la competitividad fiscal de España entre las peores de la OCDE

Tags: , , , , , ,