1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Los bancos se ahorrarán 30.000 millones de euros en impuestos

Luis de Guindos

Luis de Guindos ayer, tras el Consejo de Ministros

El Gobierno cambia la normativa para que la banca salve sus créditos fiscales o activos fiscales diferidos

El Consejo de Ministros aprobó ayer un decreto ley con nuevas normas de supervisión y solvencia para el sector financiero en el que modifica la normativa sobre los activos fiscales diferidos (DTA), de manera que puedan mantener la condición de capital de máxima calidad. La nueva norma, que supone la trasposición de la normativa europea sobre solvencia bancaria aprobada en Basilea III, y que entra en vigor en 2014, era necesaria, según el ministro de Economía, Luis de Guindos, «porque si no hubiéramos hecho esto, la banca española estaría en una situación de desventaja en relación con sus competidores ya que nuestra normativa fiscal es más estricta. Se trata de fortalecer a las entidades financieras con el fin de superar las carencias que dieron lugar a la reciente crisis financiera», defiende el ministro.

Pero ¿qué son exactamente los activos fiscales diferidos o créditos fiscales? Según explican los expertos de Bankinter, son activos de baja calidad que existen en los balances de los bancos, que proceden de pérdidas deducibles o de gastos no deducibles y que cuentan con un tratamiento fiscal favorable. (Cuando un banco cierra un ejercicio en pérdidas apunta en su balance como un activo real el ahorro que logrará en impuestos, aunque realmente ese ahorro no se produce de forma efectiva hasta que la entidad vuelve a tener beneficios netos). Actualmente, estos DTA eran capital de primera calidad pero con la próxima entrada en vigor de la norma Basilea III perdían esa condición. Esto podía generar un agujero de capital en aquellos bancos que cuentan con grandes cantidades de DTA dentro de sus balances.

¿Qué es lo que ha hecho el Gobierno? Lo que ha aprobado el Consejo de Ministros con el Real Decreto es que el 60% (30.000 millones de euros) de los  DTA que la banca ha generado en España computen como capital de máxima calidad. Y mediante la nueva norma el estado avala el importe de los DTA y se convierte en garante último en el caso de que las entidades financieras no fuesen capaces de generar los suficientes beneficios para compensar los créditos fiscales en un plazo de 18 años (escenario poco probable).

Con la reestructuración del sistema financiero español, o debida a ella, según Luis de Guindos, «la banca española tiene 70.000 millones de euros de DTA, de los que 50.000 millones se han generado en España. Y para «aligerar» la pesada carga que conlleva la absorción de Bancos y Cajas quebrados por parte de las entidades financieras sanas, y en línea con lo ya aplicado en otros Estados de la Unión Europea, el cambio de la normativa permitirá mantener un 60% de estos 50.000 millones (30.000 millones de euros) como capital de máxima calidad». Algo que, según el titular de Economía «tendrá un impacto no relevante en la deuda y en el déficit público españoles porque se trata de un cambio contable, por lo que no hay transferencia, ni inyección, ni préstamo a la banca que, además, evitará que la banca española esté en desventaja frente a sus competidores».

La medida no ha gustado nada al secretario ejecutivo federal de Economía y Empleo de IU, José Antonio García Rubio, que señala que «el aval de los créditos fiscales a la banca aprobado por el gobierno es un regalo y una buena dote para la venta de las entidades intervenidas sin que se prevea ninguna exigencia en la mejoría del crédito».

Según García Rubio, «el aval por el que el Gobierno garantiza a los bancos la recuperación de los créditos fiscales por valor de unos 30.000 millones de euros es un nuevo regalo a la Banca española, «porque dota con una mochila de capital seguro a los bancos intervenidos para facilitar su venta,  ya que pasan de ser fardos pesados que pocos querían a bicocas».

Tags: , , , , , ,