1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La economía española crece a un ritmo del 0,7% hasta marzo

PIB España abril 2019

La economía española continúa a buen ritmo

A pesar de que la tanto la demanda interna como la externa han bajado algunos puntos respecto al trimestre anterior

El Producto Interior Bruto (PIB) generado por la economía española registró un crecimiento del 0,7% en el primer trimestre de 2019.

Es una décima superior a la estimada en el cuarto trimestre de 2018, año en el que la economía española cerró el ejercicio creciendo al 2,6 por ciento.

Con este aumento trimestral el crecimiento interanual del PIB se sitúa en el 2,4%, una décima más a la anotada en el último trimestre del año pasado.

La contribución de la demanda nacional es de 2,2 puntos, tres décimas inferior a la del final de 2018. Y eso que el gasto en consumo de los hogares ha bajado en 6 décimas respecto a 2018.

Por otro lado, la demanda externa aporta 0,2 puntos, cuatro décimas más que en el trimestre pasado, a pesar de que las exportaciones de bienes y servicios han caído un punto y medio y que las importaciones de bienes y servicios también se han reducido 2,9 puntos respecto al trimestre precedente.

En cuanto a la capacidad de generar empleo de la economía, en términos de puestos de trabajo a tiempo completo, se ha registrado una variación intertrimestral del 0,7%, una décima superior a la apuntada en el cuarto trimestre del año anterior.

En términos interanuales, el empleo aumenta a un ritmo del 2,8%, tasa dos décimas superior a la del cuarto trimestre, lo que supone un incremento de 510.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año.

Lo más llamativo es que es la Construcción la que parece tirar del carro del empleo en España. Al menos en lo que va de año. La variación interanual del empleo en este sector es del 11,3%, tasa similar a la del trimestre anterior. Igualmente, el empleo en Servicios aumenta una décima su crecimiento interanual respecto al trimestre anterior, hasta el 2,8%.

Por su parte, la variación interanual del coste laboral unitario se sitúa este trimestre en el 1,7%. La remuneración de los asalariados presenta un crecimiento interanual del 4,6% en el primer trimestre, dos décimas superior al del trimestre anterior. Este resultado es consecuencia del aumento del 3,3% del número de asalariados, una décima superior al del trimestre precedente, y de que la remuneración media por asalariado varía un 1,3%, frente al 1,1% del cuarto trimestre.

Con estos datos el Consejo General de Economistas mantiene su previsión de crecimiento del PIB en el 2,1% para este año y achaca el actual ritmo de crecimiento (0,7%) «a la prórroga de los presupuestos -y la no aplicación de las medidas procíclicas de los nuevos-, no por ello antídotos de la desaceleración de nuestra economía, cuyos primeros síntomas se vienen constatando».

Estos analistas remarcan que la desaceleración es más patente aún en el entorno europeo: zona euro con una previsión de crecimiento del 1%, Italia en recesión técnica, Alemania corrigiendo expectativa de crecimiento del año hasta el 0,5% y Francia que puede hacerlo solo de forma cercana al 1,3%.

«Nuestro crecimiento se viene sustentando en el buen comportamiento de la demanda, tanto en inversión residencial como en bienes de equipo, pero sobre todo en el fuerte consumo, al compás del crecimiento del poder adquisitivo de los salarios y de los excedentes empresariales, con una inflación contenida y todavía, aunque ya levemente, inferior a la europea«.

El problema es que el ahorro ya está en mínimos- inferior al 5%- y sigue cayendo, «siendo éste tan necesario para los meses que se avecinan en los que se puede resentir el empleo y subir la inflación». No obstante, dada la política monetaria del BCE, de apoyo al crédito con el consiguiente tipo de interés bajo, no se prevé un incremento de la tasa de inflación para el 2019 superior al 1,9%.

Un mal augurio lo marca el petróleo ya superando los 75 dólares, subida que posiblemente sea coyuntural dado que Arabia Saudita tiene capacidad para incrementar la oferta del crudo, y la dependencia del mismo de nuestra economía, que la afecta más que al resto de Europa. «A la vista de ello, el único viento favorable es la política del Banco Central Europeo y sus bajos tipos de interés: la financiación de nuestra abultada deuda se ha abaratado considerablemente, a la vez que el déficit al final del 2018 terminó dentro de los parámetros marcados por Europa– algo que no va a ocurrir este año en el que se prevé terminar por encima del 2,5%-«.

Los economistas no se olvidan de apuntar la favorable circunstancia de que el consumo público, que también contribuye al crecimiento, subió a un ritmo del 3% en el último trimestre de 2018;, y se espera que este ejercicio mantenga un crecimiento por encima del 2%.

El peor comportamiento sigue siendo el de la producción industrial, al igual que ocurre en Europa. Los analistas del Consejo ven como muy positivo la fortaleza que siguen mostrando las inversiones extranjeras.

Por último, vaticinan que las exportaciones van a seguir con aportación negativa o plana al crecimiento, salvo que la debilidad actual del euro marque otra cosa, algo improbable dado que el 60% de las exportaciones españolas se dirigen al área euro (de enero a febrero han caído un 0,6%), donde no incide el tipo de cambio. «El bajo crecimiento de Europa y en concreto Alemania, unido a las incertidumbres del Brexit, el empeoramiento del comercio mundial por amenazas proteccionistas, así como el menor crecimiento de China, hace que estimemos para el ejercicio 2019 sólo un incremento del 2% de las exportaciones con respecto al 2018», finalizan.

Tags: , , , ,