1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Pagar primas por ganar partidos de fútbol no es delito

Miguel Ángel Archanco

Miguel Ángel Archanco, ex presidente del Osasuna, en una imagen de archivo

El Tribunal Supremo rebaja las penas a los condenados en el ‘caso Osasuna’

Pagar ‘primas’ a un equipo de fútbol por ganar partidos no es ilegal.

Así lo ha dictaminado el Tribunal Supremo en la sentencia en la que revisa la condena impuesta por la Audiencia Provincial a los acusados de un delito de corrupción deportiva por el amaño de dos partidos de la temporada 2013/2014. En el llamado ‘caso Osasuna’ se juzgó y condenó a varios directivos del equipo de fútbol navarro por apropiación indebida de unos 3 millones de euros.

El alto tribunal rebaja las condenas impuestas a Ángel María Vizcay Ventura, ex gerente del club, (5 años y 7 meses de prisión, y multa de 221.700 euros, por delitos de apropiación indebida agravada, falsedad y corrupción deportiva), Miguel Ángel Archanco, ex presidente del Osasuna (5 años y 6 meses de prisión y 418.000 euros de multa), Juan Antonio Pascual Leache, ex vicepresidente (4 años y 10 meses de prisión y multa de 413.500 euros), Jesús Peralta García, ex directivo (5 años de prisión y multa de 418.000 euros), Sancho Bandré, tesorero (4 años de prisión y multa de 18.000 euros por delitos de apropiación indebida y falsedad), Cristina Valencia y Albert Nolla, inmobiliarios, (6 meses de prisión y multa de 5.400 euros por delito de falsedad a cada uno de ellos), y a Antonio Amaya y Xavier Torres, ex futbolistas del Betis.

Sin embargo, la parte más llamativa de la sentencia del Tribunal Supremo, ponencia del magistrado Julián Sánchez-Melgar, es la referida a la corrupción deportiva. Al final de la temporada 2013/2014 el equipo pamplonica está en riesgo de descender de categoría. En esas circunstancias el presidente, dos directivos y el gerente se ponen de acuerdo con dos futbolistas del Real Betis para pagarles 650.000 euros para que ganen al Valladolid (que estaba luchando por la permanencia en la categoría como el Osasuna), lo que produciría que el Osasuna ganase tres puntos imprescindibles para mantener la categoría. A pesar de todo, el Osasuna no logró salvarse del descenso.

La sentencia deja sentado en primer lugar que las primas por perder un encuentro o competición deportiva están  incluidas en el artículo 286 bis. 4 del Código Penal. ‘Ahora bien, las primas por ganar, sean encubiertas u ofrecidas por un tercero al club al que pertenezcan los jugadores, no pueden ser consideradas penalmente típicas, en tanto que, aunque pueda predicarse de tal ofrecimiento su antijuridicidad formal (predeterminar el resultado deportivo), no lo sería material, en tanto que no infringe el bien jurídico protegido, que lo es el juego limpio, pues tal incentivo no puede ser lícito cuando lo da el club al que pertenece el jugador, y delictivo cuando lo ofrece un tercero, sin perjuicio de la legislación deportiva al respecto’.

Dicho de otro modo: ‘Un jugador puede, con su actuación, perder un encuentro, pero no ganarlo. Y no puede ganarlo porque no depende exclusivamente de su voluntad, sino de otros factores. Y lo que no puede conseguirse voluntariamente, porque es imposible, tampoco puede ser sancionable penalmente. Pensemos en una final de futbol: por más dinero con que se prime a los jugadores de uno de los dos equipos contendientes, no puede asegurarse el resultado de ganar el trofeo en que consista la competición. Pero lo contrario, sí se encuentra en mano de sus protagonistas, pues así como no puede asegurarse jugar bien, no ocurre lo contrario, pues es perfectamente ejecutable jugar mal intencionadamente y dejarse ganar’.

Continúa la sentencia diciendo que ‘la prima por ganar es distinta, porque ya hemos dicho que ese resultado no está en la mano del jugador o deportista. Y tampoco porque ese comportamiento pueda considerarse injusto, sino todo lo contrario. La obligación de todo deportista es salir a ganar un encuentro, luego no sería lógico que las primas por cumplir con su obligación fueran penalmente típicas. Nadie comprendería que ver jugar bien, o muy bien a unos jugadores en el campo, o en la cancha de tenis, pueda ser objeto de sanción penal, y ello aunque tal comportamiento sea fruto de una prima extradeportiva. Aquí no se sanciona la prima, sino el comportamiento en el campo de juego’.

‘Es por ello que nadie discute que las primas por perder sí se encuentran incluidas en el artículo 286 bis. 4 del Código Penal’, remata el magistrado en una sentencia que puede leer aquí.

Tags: , , ,