1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Un robot submarino explorará el pecio del Oleg Naydenov

Hundimiento Oleg

La mancha de fuel se aleja de tierra (Foto: Greenpeace)

La zona de mayor concentración de hidrocarburos continúa su deriva sudoeste y se encuentra ya a unos 130 kilómetros de la costa

Culpan a Fomento del hundimiento del barco

El Ministerio de Fomento sigue vigilando la zona donde el pasado martes se hundió el buque Oleg Naydenov, al sur de las costas de Gran Canaria.

Las últimas informaciones advierten que, aunque en menor medida que los días anteriores, sigue fluyendo hidrocarburo en la zona del hundimiento. El informe del reconocimiento aéreo también explica que la zona de mayor concentración de hidrocarburos prosigue su deriva en dirección al suroeste empujada por las corrientes y los vientos de más de 25 nudos.

La última geolocalización de esta zona la sitúa a una distancia aproximada de 130 kilómetros de la costa. La predicción meteorológica continua estable para las próximas horas.

Tras la incorporación del buque Luz de Mar, ya son cuatro los barcos de Salvamento Marítimo que vigilan tanto el lugar del hundimiento, donde constatan que el combustible procedente del barco sigue saliendo en pequeñas cantidades, como la zona donde se concentra una mayor cantidad de hidrocarburo. Mientras, los dos aviones, el Samemar 101 y el 305, se alternan en la realización los reconocimientos aéreos.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha puesto en marcha, de forma preventiva, un plan de protección de especies. Sus técnicos trabajan ya en coordinación con el Seprona en el patrullaje de la zona más próxima a la costa a la búsqueda de alguna animal que pueda haberse visto afectado por los hidrocarburos.

Salvamento Marítimo ha contratado los servicios de la empresa de origen noruego Otech Marine Services para que un robot submarino tipo ROV (Remote Operated Vehicle) realice una exploración del pecio.

El buque que traslada el ROV tiene prevista su llegada a la zona del hundimiento este lunes por la noche, por lo que se espera poder realizar una exploración a lo largo de la jornada del martes. El objetivo de la operación submarina es conocer la situación del buque hundido en la búsqueda de la mayor cantidad de información posible.

El robot es un vehículo operado por control remoto, clase III, con una capacidad de alcance de hasta 3.000 metros de profundidad. Tiene una longitud de 3 metros, un peso de 4,1 toneladas y 200 caballos de potencia. Las imágenes que transmita permitirán disponer de información sobre la situación y estado en que se encuentra el buque hundido.

Greenpeace sobrevoló el sábado la zona del hundimiento para conocer de primera mano si los datos aportados por el Ministerio de Fomento son correctos y si se están llevando a cabo las medidas necesarias para evitar que el fuel dañe más los valiosos ecosistemas de la zona.

La organización comprobó la extensión de la mancha, de por lo menos 70 kilometros. Durante todo el vuelo, solo constató la presencia de un barco de control y ninguno en el punto del hundimiento donde continúa saliendo hidrocarburos, a pesar de que Fomento ha asegurado que hay cuatro dispositivos (tres barcos y un avión).

La ONG denuncia que sobrevoló 70 kilómetros de mancha desde el punto del hundimiento y luego fue obligada a volver por lo que no pudo acceder al área donde se está trabajando. Por ello, la organización ecologista pide que se le permita acceder a la zona de limpieza y embarcar en el buque Miguel de Cervantes para garantizar la transparencia sobre el proceso y poder completar la comprobación in situ.

La organización ecologista considera que las medidas adoptadas y los euqipos desplegados en la zona son insuficientes ante el vertido incesante de fuel y la constatación de que la mancha ya es visible desde el espacio.

Los buques polivalentes Miguel de Cervantes y Luz de Mar son los únicos dos buques de Salvamento Marítimo con capacidad de recoger el fuel (cada uno con una capacidad de recogida de vertido de 290 metros cúbicos), dice Juande Fernández, miembro de la organización, que añade que con solo dos buques para realizar las operaciones de recogida de fuel la operación se puede dilatar demasiado en el tiempo y no evitar los peores impactos del vertido sobre la fauna o su llegada a la costa.

Los ecologistas recuerdan que en el caso del Prestige, el Gobierno movilizó al Ejército para las labores de limpieza. Tan solo en la limpieza de la ría de Arousa participaron unas 800 embarcaciones. En el caso de la Deep Water Horizon en el golfo de México, las autoridades estadounidenses estiman que 7.000 embarcaciones participaron en la limpieza. Sin embargo, con la magnitud de la mancha del Oleg Naydenov, Fomento ha movilizado únicamente a cuatro barcos y dos aviones de Salvamento Marítimo que se alternan en los reconocimientos aéreos.

«Lo que se está haciendo es como poner a un niño con una cuchara vaciando una piscina», denuncia Fernández desde Las Palmas de Gran Canaria. Además, existe la posibilidad de que el fuel, en contacto con el agua, emulsione, lo que provocaría que su volumen aumentara tres o cuatro veces, añade el ecologista.

Tags: , , , ,