- elpueblodigital.es - http://www.elpueblodigital.es -

La economía española rebajó su impulso hasta el 2% en 2019

PIB 2019 España [1]

A pesar de seguir creciendo el descenso es constante desde hace tiempo…

Son 4 décimas menos que en 2018 y 1,4 puntos menos que el alcanzado en 2017

La economía española creció el 0,5% en el cuarto trimestre de 2019 y el 2% en el conjunto del año, lo que supone una desaceleración de cuatro décimas respecto al avance de 2018.

Según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), a precios corrientes el PIB se sitúa en 1.244.757 millones de euros, con un aumento del 3,5% respecto a 2018.

Con la subida del ejercicio recién cerrado la economía española ha encadenado seis años al alza, aunque una demanda interna más débil la ha llevado a hacerlo al menor ritmo desde 2014.

El dato avanzado este viernes por el INE coincide con el adelantado hace un mes por el Banco de España, pero es una décima inferior al 2,1% previsto por el Gobierno.

En términos interanuales, el empleo presenta un crecimiento del 2,0%, dos décimas superior al registrado en el trimestre precedente, lo que supone un incremento de 358 mil empleos equivalentes a tiempo completo en un año.

Desde la CEOE destacan, de entre los datos ofrecidos por el INE, la pérdida de dinamismo en el gasto y la inversión del sector privado, fundamentalmente en familias y empresas. De hecho, el consumo de los hogares pasó del 1,8% al 1,1% en 2019 y la inversión en bienes de equipo registró un menor crecimiento (3%, frente al 5,6% de 2018). Los empresarios creen que el descenso de los indicadores de confianza, el deterioro de las expectativas y el incremento de los costes estarían detrás de esta desaceleración.

Por el contrario, el consumo público mantuvo su fortaleza, con crecimientos por encima del 2% en todos los trimestres. Esto, señalan, podría dificultar el cumplimiento del objetivo de déficit público en 2019.

En resumen, observan una clara senda de desaceleración. «Se advierte una gran pérdida de dinamismo de la demanda interna, sobre todo en el gasto e inversión de familias y empresas, debido al aumento de la incertidumbre y al descenso de la confianza. En el conjunto del año, el crecimiento ha sido más equilibrado que en años anteriores, ya que la aportación del sector exterior ha sido positiva, gracias a la desaceleración de las importaciones. No obstante, se advierte una pérdida de competitividad vía deflactor y costes laborales».