1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Garrido recurre ante el TSJ el decreto de Madrid Central

Madrid Central

Pinche sobre la imagen para ver qué abarca Madrid Central

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha anunciado las acciones judiciales que va a llevar el gobierno regional contra el decreto municipal de ‘Madrid Central’

Esta mañana la Abogacía General de la Comunidad de Madrid ha presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid un recurso contra la entrada en vigor de «Madrid Central», el proyecto con el que el Ayuntamiento de Manuela Carmena cerrará al tráfico el centro de la ciudad para cuidar la calidad del aire.

En concreto, los servicios jurídicos de la Comunidad han presentado un recurso contra la Ordenanza de Movilidad Sostenible aprobada el pasado 5 de octubre y que está previsto que entre en funcionamiento el próximo 30 de noviembre.

La decisión del equipo de Carmena de cerrar al tráfico «no residente» el centro de Madrid ha obligado a más de 70 organizaciones a crear una Plataforma de Afectados, que acusan a la Delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés, de haber redactado un decreto arbitrario, confuso e improvisado que amenaza con convertir la ciudad en «una pesadilla».

El consistorio ha prometido a los cientos de personas que entran cada día a trabajar a Madrid que va a realizar una evaluación continua para resolver todos los problemas que pueda ocasionar. Pero esas soluciones pueden llegar tarde para las centenares de pymes que van a desaparecer como consecuencia de los problemas que el «cierre» va a causar al pequeño comercio, la hostelería y el sector servicios en general. Por no hablar de los problemas de accesibilidad que van a tener las economías familiares más modestas.

Los afectados han enumerado algunos de los agujeros negros que esconde el decreto de Madrid Central. Sorprende que se facilite el acceso de los trabajadores nocturnos en sus propios vehículos, pero solo si son de fuera de Madrid. Esto penaliza a los propios vecinos y residentes de la capital.

Otra de las curiosidades del Decreto es que los 20.000 autónomos que son titulares de un negocio en el barrio solo pueden aparcar en parking público y privado pero no en la zona de Estacionamiento Regulado (SER).

A las empresas de distribución y abastecimiento se les permite una hora más de actividad para cargar y descargar. Un parche insuficiente porque ahora tienen que cubrir una superficie de más del doble y un 100% más establecimientos, lo cual es materialmente imposible.

Además de los problemas que ocasionará a los padres que lleven a sus hijos a los colegios, la Plataforma denuncia que el supuesto cambio de cultura para promover una movilidad sostenible en la ciudad es un nuevo rodillo de Ahora Madrid que perjudica a las clases populares, a los vecinos más humildes, a las pymes y autónomos y al pequeño comercio y la hostelería que ven como se gentrifica el distrito centro haciendo que solo sea accesible para los ciudadanos con mayor poder adquisitivo que pueden adquirir las nuevas plazas de parking a precios estratosféricos o comprar coches eléctricos.

Advierten de que a partir del próximo mes de febrero, 373.501 vecinos de la ciudad no podrán utilizar sus coches y que acceder al distrito centro les costará 9.300 millones de euros.

Afectará especialmente al tejido económico de las 30.000 pymes, las empresas, los autónomos y los 300.000 trabajadores de la distribución, la logística y el transporte, la hostelería y el comercio, el turismo, la cultura y los espectáculos que operan en el centro. Pero también, se recuerda, a los propios residentes.

Los transportistas y repartidores que todos los días entran en Madrid a descargar también tiemblan con el «cerrojazo». La Coordinadora de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid se ha comprometido a ampliar el plazo para que puedan adaptar sus actuales vehículos de transporte a las nuevas exigencias medioambientales.

La Ordenanza limita el acceso de vehículos exclusivamente para residentes, transporte público de viajeros, vehículos cero emisiones y distribución de mercancías bajo ciertas limitaciones. Sólo estos, en principio, podrán circular por el espacio delimitado por las calles Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova, Paseo de Recoletos, Paseo del Prado, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Ronda de Toledo, Gran Vía de San Francisco, Bailén, Plaza de  España, Princesa y Serrano Jover.

Por lo que se refiere a los vehículos de transporte y reparto de mercancías, además de las nuevas limitaciones de horario para carga y descarga, preocupa la exigencia de usar vehículos menos contaminantes. El período transitorio de adaptación es muy difícil de cumplir debido a la inversión que conlleva renovar la flota actual.

La Federación de Transportistas Fenadismer se reunió con la Coordinadora General de Movilidad del municipio, Paz Valiente, que se comprometió a modificar los plazos.

Según las promesas de Valiente los actuales vehículos de transporte con distintivo medioambiental B de menos de 3.500 kgs podrán circular hasta diciembre de 2022 y los de más de 3.500 kgs hasta diciembre de 2024. Por su parte, para los vehículos de transporte sin ningún tipo de distintivo se estudiará ampliar el período para poder continuar circulando hasta diciembre de 2021.

Tags: , , , ,