1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El Defensor del Pueblo pide neutralidad en edificios públicos

Lazo amarillo

Los lazos amarillos atentan contra la neutralidad

Reclama a los poderes públicos catalanes que respeten el principio de neutralidad ideológica

Recuerda que este principio es incompatible con la presencia de símbolos de una ideología determinada en los edificios públicos

Pedro Sánchez propone un «referéndum por el autogobierno en Cataluña»

El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, reclama este lunes que se proteja la neutralidad ideológica en los edificios públicos en Cataluña.

En una declaración institucional, Fernández Marugán pide a los poderes públicos catalanes que respeten el principio de neutralidad ideológica que debe regir cualquier sociedad libre, abierta, democrática y tolerante. En este sentido, recuerda que este principio «es incompatible con la presencia en los edificios públicos de símbolos de una ideología».

Al Defensor le preocupa especialmente el deterioro de la convivencia en los espacios públicos de Cataluña, donde se ha pasado de las pintadas amenazadoras en las fachadas de los partidos constitucionalistas a las agresiones físicas en la calle. A una mujer que retiraba lazos amarillos en Barcelona un independentista le rompió la nariz de un puñetazo.

Ante los signos evidentes de que una parte del independentismo, alentados por sus líderes políticos, usan la amenaza y la violencia para lograr sus objetivos políticos y amedrentar a todos aquellos que no piensan como ellos, el Defensor del Pueblo considera muy importante que la próxima Junta de Seguridad Estado-Generalitat que se celebrará el jueves en Barcelona aborde la situación derivada del uso y retirada de símbolos de contenido ideológico en los espacios públicos.

La Institución ya ha comenzado a recibir y tramitar quejas sobre el uso de símbolos ideológicos en los edificios públicos. A principios de agosto amparó a un ciudadano que se quejaba de la instalación de lazos amarillos en la fachada del Hospital de Santa Creu i Sant Pau de Barcelona.

Fernández Marugán se dirigió entonces a la consejera de Salud de la Generalitat de Cataluña, Alba Vergés, recordándole que «la libertad de expresión de las personas en instalaciones públicas tiene un límite en el principio de neutralidad ideológica de los poderes públicos -que no son partidos políticos o entidades de la sociedad civil- y tiene su fundamento en que los ciudadanos que acuden a ellas (hospitales, instalaciones policiales, delegaciones de Hacienda y un largo etcétera) tienen una pluralidad de posiciones sobre las más diversas cuestiones, todas las cuales deben ser respetadas sin que nadie pueda sentirse molesto o ajeno a la institución pública de que se trate, que es de todos y para todos».

También Ciudadanos presentó un escrito en el que plantea diversas cuestiones relativas a la situación de Cataluña que se está analizando de forma pormenorizada. La formación naranja lo hizo después de escuchar a la fiscal general del Estado, María José Segarra, decir que «no ve delito en quitar ni poner lazos».

Cs

Girauta y Arrimadas en la presentación del escrito

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, motivó el escrito asegurando que era «para expresar lo que millones de catalanes sienten: indefensión ante la vulneración de sus derechos». Para Arrimadas, «la tarea de retirar símbolos partidistas debería ser de la Administración Pública, pero ni Torra ni Sánchez están cumpliendo con la sentencia del TSJC».

La jefa de la Oposición en Cataluña acusó al Govern de la Generalitat de «dar indicaciones a los Mossos para que persigan a los que retiran lazos amarillos y no a los que ocupan el espacio público con símbolos ideológicos» –algo que han hecho por escrito y ante la Fiscalía los propios Mossos d’Esquadra.

Arrimadas criticó también «el uso que hace la Generalitat de los datos de los catalanes, el desamparo que siente mucha gente por el incumplimiento de sentencias en el ámbito educativo o la parcialidad del Síndic de Greuges, que se ha manifestado claramente a favor del Procés y del Govern de la Generalitat».

«No aceptamos que se diga que quien quita un lazo del espacio público rompe la convivencia» aseveró Arrimadas, que terminó diciendo que «los que provocan la fractura social son los que ocupan el espacio público con ideología política y quieren expulsar a los que no pensamos como ellos».

Sobre Cataluña ha hablado hoy el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha defendido la celebración de un referéndum por el autogobierno en Cataluña.

Según Sánchez, la votación que debe haber en Cataluña «no puede ser por la independencia o la autodeterminación», como reclama el Gobierno catalán, «sino por un fortalecimiento del autogobierno, que es lo que mayoritariamente aglutina el conjunto de la sociedad catalana». Preguntado por si esta idea pasa por un referéndum, Sánchez ha insistido en que se trataría de «un referéndum» que pasaría por la votación de un nuevo Estatut, en tanto el existente no fue votado por Cataluña -fue anulado parcialmente por el Tribunal Constitucional- y eso supone, según él, un problema político.

Tras conocer la propuesta de Sánchez, el líder del PP, Pablo Casado, ha exigido al jefe del Ejecutivo explicaciones detalladas sobre lo que tiene en mente. Además, ha advertido que su formación considera que el autogobierno que tiene Cataluña «es difícilmente ampliable». «Cataluña tiene Parlamento, tiene transferencias en Sanidad, Educación, los Mossos, gestiona los recursos de Administración de Justicia, de muchas infraestructuras y de los servicios sociales». Por todo ello, para Casado «ya no hay más materias para descentralizar», por lo que ha pedido a Pedro Sánchez que «ponga orden» en Cataluña. Para eso, ha vuelto a ofrecer su apoyo en una posible activación del artículo 155 de la Constitución.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dicho que la propuesta de hacer un referéndum en Cataluña para un nuevo Estatut es una «barbaridad» que demuestra que «un partido nacionalista» como el PSC se ha «apoderado» del PSOE. En rueda de prensa tras la reunión del Comité Permanente del partido, Rivera ha recordado que varios artículos del Estatut actual fueron anulados por inconstitucionales, lo que impide recuperar jurídicamente esos artículos. Según Rivera, ante lo que es «prácticamente una rebelión» de la Generalitat y su presidente, en vez de dar más competencias hay que establecer más controles sobre ellas y hacerlo de manera constitucional.

La apuesta de Sánchez también preocupa al presidente del Partido Popular Catalán, Xavier García Albiol, quien entiende que «esto demuestra que (Sánchez) tiene un pacto oculto con los partidos independentistas para seguir en la Moncloa».

En este sentido ha explicado que «cuando el presidente propone este referéndum está vendiendo a todos los catalanes que no somos independentistas a cambio de unos meses más en Moncloa y a cambio de cuestionar la soberanía nacional».

García Albiol ha afirmado que «Sánchez está jugando con fuego porque está generando unas expectativas en los independentistas que no se van a conformar con una modificación del Estatut». «Pensar que Puigdemont y Torra se van a conformar con un Estatut que no contemple el derecho a la autodeterminación es vivir en otro planeta», ha añadido.

En esta línea, el dirigente popular ha señalado que «es incompatible lo que piden Puigdemont y Torra con el respeto al Estado de Derecho y al marco legal, por eso la propuesta de Sánchez nos hace pensar que la voluntad es ocultar un acuerdo para ganar unos meses instalados en Moncloa».

Puede leer aquí la declaración institucional del Defensor del Pueblo

Tags: , , , , , ,