1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

El Consejo de Europa pide a España que modifique el Código Penal

Dunja Mijatović

La Comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatović (Foto: CEDH)

Para reforzar las salvaguardias existentes del derecho a la libertad de expresión

La comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatović, ha invitado al Gobierno de España a modificar el Código Penal para reforzar el derecho a la libertad de expresión y facilitar la labor de los tribunales españoles.

En una carta dirigida al ministro de Justicia de España, Juan Carlos Campo, Mijatović señala que en los últimos años se ha dictado un significativo número de condenas penales, incluidas penas de prisión, a artistas por letras controvertidas y otras interpretaciones, y a activistas de las redes sociales por ‘glorificar el terrorismo y calumniar e insultar a la Corona’.

La comisaria expresa su preocupación por la falta de una definición clara de algunas de las nociones consagradas en la disposición sobre la glorificación del terrorismo y recuerda el peligro potencial que representa el uso, en la legislación antiterrorista, de etiquetas generales y de términos amplios e insuficientemente definidos, delitos que pueden dar lugar a restricciones innecesarias o desproporcionadas del derecho a la libertad de expresión.

También observa que algunas decisiones de los tribunales españoles no han logrado determinar adecuadamente si la glorificación del terrorismo realmente entrañaba el riesgo de un peligro real, concreto e inminente o si han interpretado la noción de intención de los perpetradores de manera abstracta. En este contexto, Dunja Mijatović reitera que la legislación antiterrorista solo debe aplicarse a contenidos o actividades que impliquen necesaria y directamente el uso o amenaza de violencia con la intención de sembrar el miedo y provocar el terror.

En cuanto a las disposiciones del Código Penal que penalizan las calumnias e injurias a la Corona, el comisionado destaca que las posibilidades de imponer restricciones a la libertad de expresión en el contexto del debate político son muy limitadas, en particular cuando se trata de políticos, representantes de las autoridades y otras figuras públicas.

Por ello insta a las autoridades a que utilicen la aplicación de las sentencias pertinentes del Tribunal Europeo de Derechos Humanos como base para armonizar plenamente el Código Penal con la jurisprudencia del Tribunal en virtud del artículo 10 del CEDH.

El comisionado también pide a las autoridades españolas que restrinjan la aplicación de las disposiciones relacionadas con la incitación al odio a los casos prohibidos por el derecho internacional de los derechos humanos, es decir, a las expresiones de odio basadas en la xenofobia, el antisemitismo y otras formas de odio basadas en la intolerancia que constituyan incitación a la discriminación, hostilidad o violencia.

Por último, pide la despenalización de la difamación y del delito de los insultos a los sentimientos religiosos para evitar su posible efecto paralizador de la libertad de expresión.

El ministro de Justicia español ya ha contestado a la comisionada. En su respuesta, Campo advierte de que su departamento ya anunció el 8 de febrero su intención de revisar y reformar el enfoque de los delitos que más claramente chocan con la libertad de expresión, es decir, la glorificación del terrorismo (art. 578 del Código Penal), los delitos de odio (Art. 510 ídem) y la difamación de las instituciones del Estado (Arts. 490, 491 y 504 ídem), entre otros.

En este sentido, Campo recuerda a Mijatović que España ya ha aceptado una serie de recomendaciones para revisar la regulación de los delitos tipificados como difamación o delitos de odio.

En términos generales, dice Campo en su misiva, ‘nuestros objetivos son, en primer lugar, definir más claramente estas conductas, y luego, hacer coincidir las sanciones con la gravedad de las mismas. De esta forma, evitaremos cualquier impacto disuasorio en el ejercicio por las personas de su derecho fundamental a la libertad de expresión’.

Campo afirma que, ‘indiscutiblemente’, tiene que ‘prohibirse la manifestación de expresiones que lesionen o pongan en peligro derechos legales individuales o colectivos’, y sancionarlos. ‘Nuestro objetivo es lograr un equilibrio entre el derecho a la libertad de expresión y la protección de los derechos legales antes mencionados, en el firme entendimiento de que la mera expresión de opiniones, por odiosas o despreciables que sean, no constituye un delito’.

Tags: , , , , , , ,