1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El «caso Pujol» demuestra la ineficacia de las comisiones de investigación parlamentarias

Jordi Pujol

Jordi Pujol se ríe de los parlamentarios (Foto: Parlament de Catalunya/Job Vermeulen)

Los Pujol no aclaran en el Parlamento catalán ninguna de las dudas que pesan sobre su fortuna en el extranjero

«Dicen, dicen, dicen y no aclaran nada, no traen ningún documento».

Así, con estas palabras, «tumbó» ayer el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol la comisión de investigación que el Parlamento catalán «ha montado» para investigar el origen de la fortuna oculta que su familia tiene en el extranjero.

El ex presidente catalán Jordi Pujol, su esposa, Marta Ferrusola, y su hijo Jordi Pujol Ferrusola comparecieron ayer en la comisión para no aclarar nada.

Jordi Pujol, que ya compareció hace cinco meses en el Parlament, proclamó que «la rumorología y las pruebas manipuladas y fabricadas» sobre su caso «no tienen fundamento». E insistió en que los fondos ocultos proceden de un legado de su padre, que no tiene cuentas en el extranjero y que el dinero oculto en Andorra no procede de la corrupción en la gestión pública.

Y en respuesta al diputado de ERC Oriol Amorós, que le acusó de llegar a pactos políticos a cambio de una cláusula de protección mutua, Pujol contestó: «¿En qué se basa para decir eso? Eso es una afirmación gratuita e injusta», se quejó Pujol, que añadió que la investigación parlamentaria se basa en el «dicen, dicen, dice». «Esto no es serio», enfatizó.

Por su parte, Marta Ferrusola, que en principio se acogió a su derecho a no responder -otra de las causas por las que las comisiones de investigación parlamentarias son un «paripé»- negó que haya tenido cuentas en Andorra o en algún otro país en el extranjero y afirmó que «Cataluña no se merece una cosa así».

Por último, Jordi Pujol Ferrusola defendió que su capital proviene de su trabajo como «dinamizador económico» en negocios de distintos sectores, y detalló que sus empresas ingresaron 22,3 millones de euros desde 2004 a 2013, de los que tributó 7,5 millones en impuestos.

Pujol Ferrusola no dio detalles sobre cómo gestionó los fondos ocultos en Andorra, alegando que debe reservarlos para la juez -la última clave que refleja la ineficacia de las comisiones de investigación-. El hijo de Pujol insistió en que nunca ha operado desde paraísos fiscales, y, en todo caso, apuntó que es el banco en que guarda su dinero el que ha hecho movimientos para sacarle mayor rendimiento. Asimismo, insistió en que no cobró comisiones de la administración pública y defendió que el 90% de su actividad empresarial se desarrolló fuera de Cataluña en el sector privado.

Así pues, al igual que ocurrió con la comisión de investigación creada en el Parlamento de Andalucía para investigar el «descomunal» caso de los ERE falsos, la denominada «comisión Pujol» ha demostrado que la división de poderes funciones en España y que el poder legislativo representado por los diputados autonómicos no puede inmiscuirse en el trabajo de los jueces, que sí pueden manejar pruebas sustanciales, encargar investigaciones a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y dictar sentencias que los acusados sí tienen la obligación de cumplir.

Por eso Jordi Pujol se permitió el «gusto» de decir, en un momento de su comparecencia, que «me parece un poco inútil esta discusión de insinuación, de sí, pero sin embargo, pero quizás sí, pero puede que no. Esta es una instancia en la que no se demuestra nada. Se puede decir todo, pero no se demuestra nada. Y eso, naturalmente, le quita mucho peso a todo esto, no?». Imposible decirlo más claro.

Tags: , , , , ,