1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El campo extremeño agoniza bajo la mayor sequía de los últimos años

Secarral

El campo se muere…

«Nuestros políticos no se pueden ir de vacaciones sin aprobar medidas eficaces»

«Estamos atravesando los peores momentos de la mayor sequía en el campo extremeño de los últimos años. La gravedad de la situación se ha visto recrudecida por una primavera calurosa y ventosa que ha propiciado que la escasez de agua tenga peores consecuencias aún».

Es la realidad del campo extremeño de la que «los únicos que parecen no haberse enterado son los políticos, que estudian donde van a pasar las vacaciones de verano».

Mientras, los agricultores y ganaderos de Extremadura ven cómo los cereales han sufrido pérdidas superiores al 40%, prevén pérdidas de entre el 40 y el 50% en las producciones de uva tinta y blanca, no creen que vayan a tener que recolectar la aceituna de mesa en los olivares de secano por su escaso tamaño y estiman una pérdida de más del 40% en la producción de aceituna para aceite. Además, el ganado no tiene ni pastos ni paja para comer, ni agua en los abrevaderos.

La Unión de Extremadura denuncia que ante este cúmulo de desgracias, la única medida propuesta por los políticos es adelantar el 20% de las ayudas de la PAC 45 días «y que hagamos seguros para campañas sucesivas».

Pero eso es lo mismo que dejar que todo se eche a perder, algo inadmisible para quienes llevan todo el año en el campo y que piden de forma urgente -«no podemos esperar a después del verano»- facilitar el acceso al agua para el abastecimiento del ganado. Se da la circunstancia de que se está denunciando a las comunidades de regantes que facilitan agua para llenar charcas y abrevaderos.

Asimismo, piden ayudas para construir pozos de sondeos municipales para que los ganaderos no se tengan que desplazar varios kilómetros para llenar sus depósitos; bancos de agua y un contrato de dos potencias para el regadío, y ayudas para el transporte de pajas y henos a las ganaderías.

Tampoco estaría de más, añaden, que las Administraciones cumpliesen la Ley de sequía aprobada en 2018 (Ley 1/2018) y que se pusiesen encima de la mesa «los 1.000 millones del ICO y los otros 1.000 del fondo de sequía».

Por último, es imprescindible que se reúna de forma urgente la Comisión Regional de Seguros Agrarios para garantizar las indemnizaciones del seguro de sequía en pastos. Y que se adopte el compromiso de compatibilizar las producciones agrarias con los cambios climatológicos que parecen cada vez mas acusados.

Tags: , , , ,