1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El 85% de adolescentes andaluces no usa protección en su primer coito

Adolescentes

Los adolescentes no toman precaucaciones

«Todo un éxito educacional y social»

Los jóvenes de Andalucía se inician en el sexo a los 14 años y esta precocidad se traduce en  mayores riesgos, según un estudio publicado en Gaceta Sanitaria. El trabajo, realizado con 2.225 estudiantes de educación secundaria de esta comunidad, señala que uno de cada seis encuestados, con edades entre los 12 y los 17 años, reconoce haber mantenido relaciones sexuales completas aunque solo el 15% utilizó algún método anticonceptivo.

Esta precocidad, añade el trabajo, se traduce en mayores riesgos. Uno de cada seis encuestados, con edades comprendidas entre los 12 y los 17 años, reconoce haber practicado ya el coito. De ellos, sólo el 15% utilizó algún método anticonceptivo en su primera relación sexual, señalan los autores. El trabajo, publicado en el último número de la revista Gaceta Sanitaria, «ha pretendido medir la eficacia de la educación sexual entre los jóvenes, que afirman haber recibido el 60% de los estudiantes».

El uso de anticonceptivos durante el primer coito es menor entre aquellos que no han recibido ningún tipo de consejo al respecto (74,1% frente al 88,5%). Entre las razones para no utilizar ningún método anticonceptivo durante la primera relación sexual, más de la mitad (55,7%) alegó no tener previsto mantener relaciones sexuales ese día, un 23% que no le gustaban, uno de cada diez que su pareja no quiso y un 11,5% porque surgió la posibilidad de tener relaciones con una persona desconocida, subraya el estudio.

Desconocimiento de las enfermedades de transmisión sexual

El condón, con un 90%, es el método más utilizado por los jóvenes, seguido de los anovulatorios (3,5%). La principal razón para el uso de protección es evitar el embarazo, sobre todo entre los chicos (80% frente al 68% de las chicas), mientras que el temor a las infecciones de transmisión sexual sólo previene al 10% de los adolescentes. La formación sexual recibida influye más en las estudiantes (20%) que en sus compañeros (6,5%) a la hora de tomar precauciones.

En general, los chicos asumen más riesgos que las chicas. Ellos presentan una media de dos parejas sexuales, mientras que la de ellas desciende a 1,6. El 90% de las chicas, en cambio, tuvo su primera relación sexual con la pareja, mientras que el 23% de los chicos escogió a una amistad para su primer coito. Por último, el 6,8% de los chicos practicó el sexo por primera vez con una persona desconocida, frente al 2,1% de las chicas.

En cuanto al conocimiento de las infecciones de transmisión sexual (ITS), el 87% de los estudiantes identifica el VIH-sida como tal. Más de la mitad, sin embargo, no considera la gonorrea, el herpes y la sífilis como ITS, cifra que se reduce a uno de cada diez adolescentes en el caso del papiloma, la clamidiasis y la tricomoniasis.

Los autores recomiendan reforzar y avanzar la educación sexual entre los más jóvenes, sobre todo en cuanto a los métodos de protección y al conocimiento de las ITS, profundizando en sus consecuencias y el carácter crónico de algunas de ellas.

Fuente: SINC

Tags: , , , , ,