1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Confirman que los ‘borrokas’ de Pamplona no actuaron por orden de ETA

Errepresioari Autodefentsa

Encapuchados portan una pancarta del colectivo Errepresioari Autodefentsa

Los condenados provocaron disturbios durante una manifestación en el casco viejo de Pamplona en marzo de 2017 al grito de «Borroka da bide bakarra» («La lucha es el único camino») o «Gora ETA» («Viva ETA»)

La Sala de Apelación de la Audiencia Nacional ha confirmado la condena a dos años de cárcel por un delito de desórdenes públicos a cuatro jóvenes que provocaron los disturbios durante una manifestación en el casco viejo de Pamplona el 11 de marzo del pasado año.

La sentencia rechaza así el recurso de apelación de la Fiscalía, que pedía una condena por un delito de desórdenes públicos terroristas al entender que los hechos se corresponderían con lo que se conoce como «kale borroka» y que actuaron bajo el amparo de ETA. Al recurso del Ministerio Público se opusieron algunos acusados, que pedían la confirmación de la sentencia de instancia, dictada por la Sección Segunda de la Sala de lo Penal el pasado mes de junio.

La Sala de Apelación señala que para que se pueda condenar por el delito de desórdenes públicos de naturaleza terrorista éste debe ser cometido por una organización o grupo terrorista o bien cometerlo al amparo de estos.

En el caso concreto analizado los magistrados descartan, -al contrario que la Fiscalía- que los acusados actuaran al amparo de la organización terrorista ETA, «algo que requiere de una prueba suficiente para poder calificar los desórdenes de terroristas».

Los jueces subrayan que con la nueva regulación tan solo se requiere que el delito lo cometa una organización terrorista o, de forma individual, al amparo de esta, con una ligazón que no requiere la cooperación en sentido normativo. «Ahora bien -puntualizan- aquella ligazón requiere prueba, en primer lugar, de la existencia de organización o grupo criminal y, en segundo lugar, actuar bajo el amparo de aquella».

Aplicado este criterio al caso concreto, explica la Sala, «los hechos probados son plenamente compatibles con la aseveración de que no se actuaba con la protección o amparo de la banda terrorista o cualquier otra». Y esto porque no ha quedado acreditado «el apoyo logístico o que existieran directrices u órdenes para que los condenados actuaran en nombre de la organización ETA».

La Sala subraya que la sentencia recurrida declaró probado que desde la iniciativa de la izquierda radical abertzale autodenominada «Errepesoari Autodefensa» se promovió una manifestación en el transcurso de la cual un grupo de individuos, con las tareas perfectamente distribuidas y que usaban guantes, embozados mediante capuchas y camisetas que ocultaban su rostro, actuando con el propósito de alterar de forma grave la paz y tranquilidad ciudadanos, realizaron violentos incidentes de orden público y ataques perfectamente organizados. También que en dicha manifestación se gritaban consignas como «Borroka da bide bakarra» («La lucha es el único camino»), «Gora ETA» («Más ETA» o «Viva ETA») y «Euskal Presoak» («Presos Vascos»).

Ahora bien, apunta la Sala, «“tras valorar las pruebas se llega la conclusión de que en el caso concreto no existe en el atestado policial ni en las declaraciones de los agentes policiales ninguna referencia precisa a la participación de una organización terrorista o grupo concreto, más allá de que la manifestación se desarrolle en el contexto de unas jornadas de lucha bajo una iniciativa denominada «Errepresioari Autodefentsa, que engloba una serie de entidades, vinculadas a lo que dichos agentes han definido como izquierda abertzale radical, disidente de la línea oficial».

Tags: , , , , , , ,