1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Cataluña podría convertirse en la Venezuela del sur de Europa

Javier García Albiol

Albiol en un acto en homenaje a la Guardia Civil

Lo asegura el presidente del Partido Popular Catalá, Xavier Garcia Albiol

Según el Banco de España, la deuda de la Generalitat es de 67.855 millones de euros, lo que supone un endeudamiento del 33% sobre el PIB

La rebaja por parte de Standard & Poor’s (S&P) de la calificación de la deuda de Cataluña de BB a BB-, manteniéndola en grado de bono basura y con perspectiva negativa, ha hecho saltar las alarmas.

La agencia calificadora argumenta que la fiabilidad de la deuda catalana decrece a medida que aumenta la «tensión política entre la Generalitat y el Estado tras las elecciones del 27-S.

Ayer, el presidente del grupo parlamentario del Partido Popular Catalá (PPC), Xavier Garcia Albiol, aseguró que el pacto entre Junts pel Sí y la Candidatura de Unidad Popular (CUP) «convertiría Cataluña en la Venezuela del sur de Europa».

Albiol explicó que «el hecho de que las agencias internacionales rebajen la calificación de la deuda de Cataluña ponen en evidencia el extraordinario daño que la situación de inestabilidad está generando a la sociedad catalana». Y añadió que amplios sectores empresariales catalanes, «incluso a algunos que apoyaron inicialmente a Junts pel Sí”, la formación de Artur Mas, han mostrado ya su preocupación al respecto.

El dirigente popular catalán secundaba así las palabras que el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, pronunció en Toledo el día antes, donde advirtió de los riesgos de «generar problemas donde no los hay, romper la baraja y crear incertidumbre».

Rajoy dijo que «la unión hace la fuerza, mientras que la desunión lleva a la bancarrota y las malas noticias» a Cataluña, mientras -añadió- gracias a «la sensatez y el sentido común” de su Gobierno, «España es el país que más crece en Europa».

Lo cierto es que la situación de la deuda catalana contrasta con la de otras Comunidades Autónomas. Al mismo tiempo que S&P rebajaba la calificación crediticia de Cataluña, ha elevado de BBB a BBB+ con perspectiva estable las calificaciones de Madrid, Canarias y Galicia -como consecuencia de la mejora hace una semana del rating de España-; además, confirmaba la calificación BBB con perspectiva estable de Extremadura y Aragón y mejora de estable a positiva la perspectivo del rating BBB de Andalucía.

Un síntoma evidente de que algo falla en Cataluña. De hecho, la calificadora apunta que las tensiones entre ambos ejecutivos –el español y el catalán- puede comportar que no se firmen los «acuerdos necesarios» para cubrir los vencimientos de deuda de la Generalitat. Al respecto S&P advierte de que, si las peores previsiones se confirmaran, podría rebajar aún más la nota de Cataluña. Y recuerda que el Gobierno central ha expresado su «intención» de usar «todos los medios legales» para «prevenir» una declaración unilateral de independencia, lo que le podría llevar «en última instancia suspender la autonomía de Cataluña».

Para evitar todo esto, el presidente del PPC cree que Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), el partido de Artur Mas, “sólo tiene tres opciones, dos de ellas letales para Cataluña: la convocatoria de nuevas elecciones, que sería muy perjudicial para Cataluña porque supondría ahondar en la inestabilidad, o asumir la hoja de ruta de la CUP». Por eso recomienda a CDC que opte por la única opción responsable: «Abandonar la hoja de ruta independentista y acordar entre todos medidas económicas, sociales y fiscales que den estabilidad y progreso a Cataluña».

Sin embargo no parece esta la elección de Mas y sus socios en Junts Pel Sí. El cabeza de lista de la formación, Raül Romeva, ha afirmado que hay un «altísimo grado de coincidencia» con el planteamiento de la CUP. Y también Jordi Turull, de CDC, ha señalado que hay «mucho margen para el acuerdo».

Las exigencias de la CUP ya han sido esbozadas por su cabeza de lista, Antonio Baños, quien exige para apoyar la investidura de Mas que, una vez constituido el Parlamento catalán, empiece a «desobedecer» sentencias del Tribunal Constitucional.

Sobre esto se pronunció ayer el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien explicó que las exigencias que plantea la CUP para apoyar al futuro presidente de la Generalitat no caben en el marco de convivencia.

Mientras tanto, desde el PSOE, su secretario general, Pedro Sánchez, abogó ayer, en un homenaje al fallecido Txiki Benegas, por el ejercicio de la «buena política» basada en «el diálogo y el acuerdo» tras las próximas elecciones.

Sánchez reivindicó el entendimiento entre ciudadanos «diferentes en identidad pero iguales en derecho«, en un momento en el que, según señaló en alusión a Cataluña, hay «tantos puentes rotos o en riesgo de romperse».

El líder de los socialistas reivindicó «la política del diálogo y del acuerdo, la que hizo posible la Constitución de 1978, los Pactos de la Moncloa, la garantía de las pensiones con el Pacto de Toledo, la integración en la UE, la política del diálogo entre demócratas que llevó al fin de ETA». Y recordó que el propio Benegas defendió «un Estado ampliamente descentralizado» basado en la Constitución. «No las tablas sagradas, ni un texto inmutable, sino un acuerdo entre ciudadanos diferentes pero iguales en derechos, para crear un marco de libertad y solidaridad», añadió.

Las palabras de Sánchez son difíciles de conjugar mientras desde el País Vasco y Navarra defienden sus derechos forales. Vascos y navarros no quieren ni oír hablar de “romper” los conciertos y revisar sus Cupos. Y mientras esos se mantengan así, pocos derechos iguales van a conseguir los socialistas con “diálogo”.

En este punto cobra especial relevancia la propuesta de reforma que presentará Ciudadanos en Madrid la última semana de octubre o la primera de noviembre. En una entrevista concedida a EFE, Inés Arrimadas, líder de C’s en Cataluña, adelantó que en ese acto su partido desgranará con «documentos y medidas muy concretas» un paquete de reformas institucionales que abarcan desde la propia Carta Magna al Tribunal Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial, el Senado o un nuevo sistema de financiación autonómico de corte «federal», inspirado en el modelo alemán.

Arrimadas, que restó importancia a la propuesta de reforma constitucional en clave federal del PSOE por su inconcreción y la disparidad de discursos entre sus dirigentes estatales y territoriales, apeló a que cualquier modificación de la Carta Magna se realice con un consenso «igual o mayor» al logrado durante la Transición.

Habrá que esperar… Pero no de brazos caídos. El secretario ejecutivo del PP en el Exterior, Alfredo Prada, ha llamado este domingo, en referencia a las próximas elecciones generales anunciadas para el 20 de diciembre, «a los casi dos millones de españoles residentes en el exterior a que participen en estas elecciones y vuelvan a depositar su confianza en el Partido Popular, para continuar con las buenas políticas del Gobierno».

Prada ha recordado que el censo de españoles en el exterior asciende a 1.964.064 electores y que aquellos que no figuren inscritos en el Censo Electoral de los Residentes Ausentes (CERA) podrán presentar en el consulado general una reclamación al censo electoral del 2 al 9 de noviembre.

Tags: , , , , ,