- elpueblodigital.es - http://www.elpueblodigital.es -

Barkos sitúa a un ex miembro de ETA en el área de Educación

BON [1]

El BON es la ley en Navarra…

Imanol Haranburu Karrera, codenado a 21 años de cárcel por pertenecer a ETA, ha sido nombrado Jefe del Negociado de Escuelas de Idiomas y Acreditación del Departamento de Educación

Unión del Pueblo Navarro (UPN) denuncia hoy que el Gobierno navarro presidido por Uxue Barkos ha fichado a un antiguo miembro de ETA para el área de Educación, lo que, a su juicio, pone de manifiesto una vez más «la total insensibilidad del Ejecutivo foral con las víctimas del terrorismo».

Como publica hoy el Boletín Oficial de Navarra (BON), el Consejero de Educación, José Luis Mendoza, ha nombrado a Imanol Aramburu Carrera, jefe del Negociado de Escuelas de Idiomas y Acreditación del Departamento de Educación.

UPN recuerda que Haranburu fue detenido en 1988 como miembro de la banda terrorista y condenado a 21 años de cárcel. En 2003, sin embargo, ocupó el puesto número 17 de la lista al Parlamento de Navarra de la Plataforma por la Autodeterminación (AUB), sucedánea de Batasuna y encabezada por Pernando Barrena.

Ante este «historial», los regionalistas navarros entienden la contratación de Haranburu como «una nueva muestra, no solo del marcado carácter político del Ejecutivo, sino de la preocupante obsesión que el nacionalismo vasco tiene por controlar la educación en Navarra«.

Por otra parte, el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo (OIET), creado por COVITE con el apoyo de la Secretaría de Estado de Seguridad y de más de una veintena de reputados académicos, ha presentado hoy en Vitoria un extenso informe que detalla cómo la izquierda abertzale ha logrado imponer en los medios de comunicación de titularidad pública interpretaciones ideadas para blanquear la actividad de ETA.

El informe nace del análisis de cuatro años de discursos de la izquierda abertzale, así como del estudio de la cobertura de noticias desarrollada por la televisión pública vasca, EiTB.

La presidenta de COVITE, Consuelo Ordóñez, y el autor del informe, Juanfer F. Calderín, han estudiado todas las intervenciones -orales o escritas- en las que Amaiur ha hecho referencia a los presos de ETA en el Congreso de los Diputados entre noviembre de 2011 y abril de 2015.

El análisis alerta de que en el discurso de la izquierda abertzale hay una clara tendencia de a evitar el acrónimo «ETA». En un año, a pesar de que Sortu y Bildu hicieron referencia a los reclusos de la banda un total de 263 veces, ni una sola vez se refirieron a ellos como «presos de ETA». Sí como «presos», a secas, o como «presos vascos». Amaiur, en cuatro años de legislatura, jamás encuadró a los reclusos como «presos de ETA».

El informe –puede leerlo aquí [2]– defiende que para desterrar del imaginario colectivo esas asociaciones mentales que recuerdan la violencia ejercida por la banda terrorista durante cinco décadas, la izquierda abertzale ha optado por construir asociaciones mentales alternativas.

Así, los abertzales recurren a usar el concepto «preso político» para evitar asociaciones mentales vinculadas con ETA y, al mismo tiempo, fomentar la identificación entre la ciudadanía vasca y los presos de la banda terrorista.

Según los promotores del informe, el concepto «presos», a secas, o «presos vascos», sintetiza perfectamente la percepción de la realidad que quiere imponer la izquierda abertzale, y que no es otra que sus presos no son presos de ETA, sino sólo presos vascos o simples reclusos.

Por otra parte, y aunque ETA prohíbe a sus presos acogerse a beneficios penitenciarios con los que podrían cumplir condena en cárceles del País Vasco, se presenta a la izquierda abertzale como parte de la solución y al Gobierno de España como el oponente, a quien coloca en el punto de mira de la opinión pública.

El PNV y ETA se lanzan a la conquista de Navarra [3]

El Gobierno quiere impedir que los terroristas de ETA puedan ser profesores de niños [4]