1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Aprobada la normativa de los pisos turísticos en Madrid

José Manuel Calvo

José Manuel Calvo, delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, durante el Pleno municipal

Les exigen acceso independiente

El Ayuntamiento de Manuela Carmena confía en que «frenará la conversión de viviendas en alojamientos turísticos y extenderá el hospedaje a otras zonas de la ciudad»

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado de manera definitiva la normativa que regula los pisos turísticos.

Ha sido con los votos de Ahora Madrid y PSOE. En contra de lo recomendado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) el equipo de Manuela Carmena exige a partir de ahora que cualquier alojamiento turístico tenga una entrada independiente.

La medida afectará al 95% de las entorno a 10.000 viviendas de este tipo que ya operan en la capital.

Los objetivos, afirman desde el consistorio, son preservar el uso residencial del centro urbano y extender el hospedaje a otras zonas de la ciudad. Socialistas y comunistas quieren «redistribuir la actividad económica al mismo tiempo que descargan la concentración del centro histórico». En otras palabras, obligar a los turistas a dormir en el extrarradio.

Según el PEH (Plan Especial de Hospedaje) las viviendas que se alquilen para alojamiento turístico durante más de 90 días al año desarrollan una actividad comercial que requiere de licencia de uso terciario de hospedaje.

Aseguran desde el gabinete de Carmena que no quieren impedir las formas de economía colaborativa y que su intención es únicamente compatibilizar los intereses colectivos, como la protección del medio ambiente o el derecho al descanso del vecindario, con el interés de los propietarios por obtener un rendimiento económico de sus inmuebles.

La norma exige las mismas condiciones a las pensiones que estén ubicadas en un edificio residencial, que son la mayor parte de las pensiones del centro de la capital. De esta forma ni los clientes de unos u otros establecimientos podrán utilizar puertas de entrada, portales o ascensores comunes a las viviendas.

La nueva regulación afecta a una superficie de más de 52 millones de metros cuadrados distribuido en tres zonas o anillos. El primer anillo coincide con los límites del distrito de Centro. El segundo lo forman los barrios del distrito de Chamberí completo y parte de los distritos de Chamartín, Salamanca, Retiro, Arganzuela y Moncloa-Aravaca. El tercero corresponde a los barrios de la Almendra Central, a los que se suman otros de los distritos de Usera, Carabanchel y Latina.

La normativa también impide convertir un edificio completo en un hotel. Para poder hacerlo se necesitará un plan especial que estudie el impacto en el entorno y que debe ser aprobado previamente por la Junta de Gobierno y posteriormente por el Pleno municipal. Y si alguna empresa o particular quiere convenir en un hotel un edifico protegido deberá contar con un informe que certifique que «no es viable rehabilitarlo para uso residencial».

El pasado mes de diciembre el Tribunal Supremo declaró nulos dos artículos del decreto aprobado en 2014 por el que se regulan los apartamentos y las viviendas de uso turístico en la Comunidad de Madrid.

Tags: , , , ,