- elpueblodigital.es - http://www.elpueblodigital.es -

Trump tendrá que redefinir el papel de EEUU en el nuevo orden internacional

Henry A. Kissinger

Henry A. Kissinger en una imagen tomada en Davos (flickr)

El 45 presidente norteamericano, Donald Trump [1], tendrá que redefinir el papel de los EEUU en el nuevo orden internacional.

La «tarea» se la ha puesto al nuevo mandatario estadounidense Henry A. Kissinger, secretario de Estado de los Estados Unidos de 1973 a 1977, quien, en el Foro de Davos, se ha referido a Trump diciendo que «debe establecer un rumbo para América en el mundo, particularmente en sus relaciones con China, Europa y Rusia».

Kissinger ha comentado a los participantes en la sesión de clausura de la Reunión Anual del Foro Económico Mundial que «Trump tendrá que encontrar una definición del papel estadounidense que responda a la preocupación existente en muchas partes del mundo de que América está renunciando a su rol de liderazgo indispensable y definir qué y dónde Estados Unidos puede liderar, donde debe contribuir y cómo ayudar en la creación de un nuevo orden internacional».

Para ello, Kissinger ha recomendado a Trump que «reestructure sus lazos con China y Rusia y que reformule la alianza transatlántica con Europa».

El ex secretario de Estado ha recordado el discurso que el presidente chino, Xi Jinping, realizó en la sesión inaugural del Foro el pasado 17 de enero. Ese día Jinping alabó la globalización y clamó contra el proteccionismo que parece ser quiere implementar Trump en los EEUU.

Jinping defendió los beneficios de la globalización, fenómeno que calificó de «irreversible». «La crisis financiera no fue resultado de la globalización, sino de la falta de regulación adecuada y la búsqueda de beneficios a toda costa», dijo el dirigente asiático, que sí reconoció que la globalización puede ser «un arma de doble filo».

Para impedir que la globalización corte, Xi Jinping se mostró partidario de «promover la liberalización del comercio y la inversión diciendo no al proteccionismo» y advirtió de que «nadie saldrá vencedor de una guerra comercial».

Kissinger ha explicado que la afirmación del presidente chino no significa otra cosa que «China quiere participar en la construcción de un nuevo orden internacional». Porque, ha advertido el político de origen judío, «uno de los problemas clave ahora es que el orden internacional con el que estamos familiarizados se está desintegrando y nuevos elementos de Asia y del mundo en desarrollo están entrando».

En relación a los temores que en el seno de la OTAN han despertado las declaraciones de Donald Trump, que ha dicho que está obsoleta, Kissinger lo ha negado. De hecho, ha dicho que «la asociación transatlántica de Estados Unidos con Europa es vital».