1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Según el FMI sólo el 30% de los bancos europeos pueden dar crédito

Christine Lagarde

Christine Lagarde dirige el FMI

La mayoría de los grandes bancos de la Eurozona -entidades que acumulan el 70% de los activos bancarios del área- no tienen fuerza suficiente para prestar el crédito necesario para impulsar la recuperación económica, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha analizado trescientas instituciones de todo el mundo.

El organismo económico considera recomendable que se produzcan más fusiones bancarias para fortalecer el sector ya que hay demasiados bancos y algunos no son viables. Además, el FMI plantea que los bancos revisen sus modelos de negocio y recoloquen capital.

El informe, titulado Estabilidad Financiera global, advierte, en relación a España, que sus bancos están en una situación incomparablemente mejor que hace unos años y tienen mayor capacidad de suministrar créditos, aunque esto no quiere decir que todo esté hecho.

En este sentido y según los expertos de Bankinter, la crisis financiera y económica de los últimos años marca un antes y un después para el negocio bancario internacional. No sólo por la desaparición de grandes insignias del sector, el rescate público de otras tantas y el nuevo marco regulatorio, mucho más exigente, sino porque las entidades financieras tienen que aprender a navegar en la incertidumbre.

Los analistas prevén que el negocio bancario estará marcado hasta 2030 por un mayor nacionalismo frente a la globalización. Se refieren a que los nuevos retos económicos están empujando a muchas naciones a incrementar el proteccionismo comercial, lo que afecta a la capacidad de la industria bancaria para entrar o salir de un mercado.

Además, la implicación de los Estados en la estructura hará que se conozcan nuevos modelos de negocio, que tendrán que atender al hecho de que la mayor parte del comercio tendrá lugar entre regiones. Por otra parte, para 2030, muchos de los mercados apodados «emergentes» o «en crecimiento» habrán llegado al punto de madurez. En Asia, Latinoamérica y África, una nueva clase de mercados de alto crecimiento habrá ocupado su lugar y los bancos globales deberán ser capaces de competir en esos mercados.

Por último, la demografía va a marcar la banca del futuro. Las previsiones indican que los habitantes mundiales superarán los 8.000 millones en 2030 y que la población será más mayor que nunca, por lo que los nuevos modelos de banca deberán atender a las necesidades de esa población envejecida y cada vez más urbana.

Pero antes y volviendo al FMI, el organismo dirigido por Christine Lagarde prevé para España un déficit fiscal del 5,7% para este año y del 4,7% para el próximo, cifras que constituyen una mejora de dos décimas en ambos casos respecto a la previsión que el Fondo había hecho en primavera. Ahora bien, el organismo internacional ofrece una serie de medidas a tomar para evitar que la lenta evolución del crecimiento de la economía internacional frene la incipiente recuperación.

Una evolución que también percibe «a medio gas» el Banco de España, que, en su boletín de octubre, afirma que los datos obtenidos hasta septiembre confirman la pérdida de impulso del crecimiento en la zona del euro. De cara a 2015, la institución española mantiene las perspectivas de una recuperación moderada en la eurozona, si bien considera necesario un seguimiento atento de la demanda interna, que debería verse respaldada por las medidas de política monetaria, la continuada mejora de las condiciones de financiación, los progresos logrados en el saneamiento presupuestario y en las reformas estructurales, y el efecto positivo del descenso de los precios energéticos en la renta real disponible.

Con estos mimbres, el Banco de España considera que las perspectivas económicas de la zona del euro siguen siendo a la baja. En concreto, la reciente pérdida de impulso del crecimiento en la zona de euro y la intensificación de los riesgos geopolíticos, podrían frenar la confianza y, en particular, la inversión privada. Asimismo, el insuficiente avance de las reformas estructurales en los países de la zona del euro constituye un riesgo a la baja fundamental para las perspectivas económicas.

Tags: , , , , , ,