1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Sánchez y Merkel piden más fondos para que Marruecos frene la inmigración

Moncloa

Pedro Sánchez y Angela Merkel, en un almuerzo de trabajo en Doñana (Foto: Fernando Calvo)

Andalucía no quiere seguir siendo el puerto refugio de los inmigrantes

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la canciller alemana, Angela Merkel, acordaron ayer pedir a la Comisión Europea aumentar los fondos destinados a Marruecos, país clave para controlar la presión migratoria en la frontera sur de la UE.

Aunque no concretaron cantidades, se baraja la cifra de 130 millones de euros que saldrían del Fondo Fiduciario para África, del que proceden los fondos destinados específicamente a Marruecos para la gestión de fronteras y la lucha contra las mafias que trafican con seres humanos.

«Estamos tratando de desbloquear fondos europeos para dar más medios a Marruecos», subrayó Sánchez tras el encuentro que mantuvo con Merkel en el Palacio de los Guzmanes de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

En una comparecencia conjunta ante los medios de comunicación, ambos mandatarios pusieron de manifiesto que comparten un enfoque global para hacer frente a la crisis migratoria, basado en la solidaridad y la responsabilidad, a partir de tres principios: diálogo y cooperación con los países de tránsito, impulso a la cooperación al desarrollo en los países de origen y respeto a los derechos de los refugiados y los migrantes. «Estoy muy contenta de que compartamos con España el mismo enfoque sobre política migratoria», afirmó Merkel.

La estrategia pactada por Sánchez y Merkel requiere de la solidaridad del resto de países de la UE para, además de hacer frente a los gastos para frenar la entrada de inmigrantes, conseguir un reparto equilibrado de aquellos que cumplen con los requisitos para quedarse en Europa. «Ningún país puede escurrir el bulto», aseveró la canciller alemana tras recordar que la UE «tiene unos valores claros, y uno de ellos es la defensa de la dignidad y los derechos humanos».

España y Alemania defenderán su visión conjunta en la próxima cumbre europea que se celebrará en Austria, uno de los países que consideran fundamental cerrar las fronteras a la inmigración sin control. Merkel prometió a Sánchez su apoyo en la UE a cambio de que España aumente las repatriaciones de inmigrantes para que los que entran por el Estrecho no lleguen a Alemania.

Hace unos días los dos Gobiernos formalizaron un acuerdo bilateral en materia migratoria que entra en vigor, precisamente hoy. Para Alemania es importante trabajar conjuntamente no solo con las llegadas de migrantes a las costas de Europa sino también sobre un mejor control de los movimientos secundarios de estas personas. «En teoría, ningún inmigrante ni ningún refugiado deberían llegar a Alemania, pero esto no está ocurriendo ahora», señaló ayer la mandataria alemana.

En clave interna, Sánchez se mostró ayer convencido de que el problema del reparto de los inmigrantes menores «se va a solucionar mediante un acuerdo de todas las comunidades autónomas». Con estas palabras respondía a las quejas del Gobierno de la Junta de Andalucía, presidida por la socialista Susana Díaz, que asume en su territorio la tutela del 36% de los más de 7.000 menores extranjeros no acompañados que hay en España.

Otras regiones, entre ellas las cinco presididas por el PP (Madrid, Galicia, La Rioja, Murcia y Castilla y León), no son partidarias de establecer una política de cupos, según hicieron ver en la Conferencia Sectorial de Inmigración celebrada el pasado lunes.

El presidente del Gobierno subrayó ayer que ha ofrecido al líder del PP, Pablo Casado, un pacto de Estado sobre inmigración. Sobre este asunto el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, considera que cualquier modificación legislativa en materia migratoria debe hacerse de manera «consensuada».

Rivera defendió ayer que la entrega inmediata a Marruecos de los migrantes que permanecen subidos a la valla no se trata de una devolución sumaria o en caliente. «Si hay que modificar algo respecto de las devoluciones en caliente hay que tener en cuenta qué se considera devolución en caliente, y que eso sucede cuando se pasa a España y se está en territorio español, no en la valla o en la zona intermedia», señaló en una entrevista concedida a Europa Press. Además, Rivera llamó a distinguir «entre el buenismo y el márketing» en política migratoria porque, según advirtió, «pueden surgir voces y movimientos» que tiendan al «extremo», al «racismo o a la culpabilización» de los inmigrantes que llegan a España.

Mientras, el buque de salvamento marítimo Aquarius rescató el viernes a 141 inmigrantes frente a las costas de Libia, en su primera misión desde que Italia y Malta decidieran cerrar sus puertos a los barcos de las ONG que operan en el mar Mediterráneo.

Según informó Médicos Sin Fronteras en su cuenta de Twitter, el Aquarius llevó a cabo dos operaciones de rescate a lo largo de la jornada. En la primera, localizó en aguas internacionales una embarcación de madera con 25 personas a bordo, incluidas nueve mujeres -una de ellas embarazada-, procedentes de Bangladesh, Camerún, Ghana, Costa de Marfil, Nigeria y Senegal. En la segunda, encontraron en aguas internacionales un bote con 116 personas, entre ellas 67 menores no acompañados.

Tags: , , , , , , , ,