1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Moody’s eleva la calificación de España a aprobado alto y estable

IBEX 35

Es esperable que la nota de Moody’s se refleje el lunes en la Bolsa

Se suma así a S&P y Fitch, que ya han valorado las reformas y el crecimiento de la economía española

En 2014 Moody’s mejoró sus perspectivas sobre la economía de España, pero tuvo que rebajarlas en 2016 por la incertidumbre política

La agencia de calificación Moody’s ha subido la nota de la deuda soberana a largo plazo de España a ‘Baa1’ desde ‘Baa2’.

Moody’s se suma así a Standard and Poor’s y Fitch, que ya han valorado las reformas y el desarrollo económico español, aunque mantiene, a diferencia de las otras dos, la calificación por debajo de la ‘A’ a la que sí han llegado las otras dos grandes agencias.  

Como explica la calificadora con sede en Nueva York en un comunicado, el factor clave para subir la calificación de España es “la mejora de la resistencia económica debido a un crecimiento cada vez más equilibrado y mejores fundamentos del sector bancario, que superan el lastre de factores políticos e institucionales”.

La perspectiva estable de las calificaciones de Baa1 en España refleja la opinión de los analistas de Moody’s de que es improbable que se produzcan más cambios en la calificación a medio plazo dado que es improbable que materialmente se materialicen reformas macroeconómicas y fiscales estructurales a medio plazo.

En los últimos años se han producido mejoras graduales, pero cada vez más sostenibles, en el perfil crediticio de España. Mucho se ha hecho -dicen- para abordar las debilidades en el sector bancario que surgieron durante la crisis financiera. También se ha vuelto cada vez más claro que los cambios estructurales en la economía han modificado el modelo de crecimiento a uno más amplio y más sostenible que en las recuperaciones pasadas.

Sin embargo, esas mejoras se han visto contrarrestadas por debilidades institucionales que han amenazado con socavar los beneficios de la reforma y la recuperación. En 2016, Moody’s cambió la perspectiva de la calificación española Baa2 de positiva a estable reflejando su preocupación por la paralización de las reformas y la incertidumbre política. Más recientemente, el creciente desafío independentista en Cataluña aumentó la incertidumbre sobre la eficacia de las instituciones de gobierno de España.

La actualización de hoy refleja la conclusión de Moody’s de que, si bien es probable que las debilidades institucionales continúen siendo un lastre por algún tiempo, las mejoras observadas en los últimos años están suficientemente arraigadas para pasar a una calificación más alta.

La perspectiva estable se debe a la mejora gradual del perfil crediticio de España. Los expertos comandados por Sarah Carlson, vicepresidenta sénior del Grupo de riesgo soberano, toman nota de  que España ha experimentado un crecimiento superior al 3% anual durante los últimos tres años. Algo que no siendo particularmente relevante para el crédito sí revela que la estructura de la economía española es ahora más resistente frente a los “shocks”.

También valoran en Moody’s que el crecimiento sigue siendo impulsado por la demanda interna, en particular el consumo privado y, más recientemente, por la actividad en la inversión. Paralelamente, la demanda externa neta ha jugado su papel en el crecimiento. Y esto, que inicialmente se debió a la bajada de las importaciones, resultado natural de la profunda recesión, se debe ya a los cambios estructurales en la competitividad de los costes, la diversificación de los mercados de exportación y una menor propensión a la importación.

Recuerdan en la agencia residenciada en el 7 del World Trade Center que durante más de 20 años, España presentó grandes déficits de cuenta corriente (alcanzando un máximo del 9,6% del PIB en 2007), lo que a su vez generó un aumento sustancial de la deuda externa. Cuando estalló la crisis financiera y estalló la burbuja inmobiliaria, el déficit en cuenta corriente de España se redujo muy rápidamente y sólo en 2013 se logró convertir ese déficit en superávit.

Ahora, con crecimientos por encima del 3%, esperan superávits en cuenta corriente del 1,7 ó 1,8% del PIB en los próximos años. La caída de los precios de la energía han sido buenos para este cambio de tendencia pero sobre todo ha sido el aumento significativo de la participación de las exportaciones en el PIB lo que da muestra del cambio. Por otra parte, y esto es importante, “si bien el turismo sigue siendo una importante fuente de ingresos no ha sido el único motor de crecimiento”.

Otro pilar de la recuperación española está en los esfuerzos de las autoridades españolas por reconstruir y reestructurar el sector financiero. Ahora el sector bancario no es un elemento desestabilizador para el balance del riesgo soberano. En este punto, alaban “la exitosa resolución del Banco Popular en junio de 2017”.

La perspectiva estable que otorga la agencia a España se debe a que la crisis política en Cataluña ha disminuido y no parece que haya causado “ningún deterioro en el desempeño macroeconómico o fiscal de España hasta la fecha”. Además, la “línea base” de los analistas es que Cataluña seguirá siendo parte de España.

Para terminar, desde Moody’s prevén que el actual alto crecimiento del PIB español disminuirá lentamente hasta situarse en su nivel potencial del 1,5% – 2%.

No esperan cambios legislativos en el plano fiscal o reformas macroeconómicas estructurales en los próximos años aunque sí que el Gobierno tendrá que “resistir las presiones -de la Oposición- para revertir las reformas que se llevaron a cabo durante la crisis”. En cuanto a la deuda, alta, “es probable que la relación deuda / PIB permanezca por encima del 90% durante algunos años”.

¿Qué cambiaría esta clasificación? Los calificadores rebajarían la actual perspectiva estable a negativa “si la deuda pública aumentase más, si se revertiesen las reformas, en particular las relacionadas con las pensiones o el mercado laboral; y “aunque es extremadamente improbable en este momento, que Cataluña se separe de España”. Esto sería muy negativo para la calificación soberana española “dado el tamaño y la importancia económica de la región”.

Tags: , , , , , ,