1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Los empleados de Ryanair van a la huelga el 25 y 26 de julio

Ryanair

Muchos pasajeros pueden quedarse en tierra…

Los paros serán conjuntos en España, Portugal, Italia y Bélgica

Los trabajadores piden que se les aplique la legislación laboral de su país de base, no la irlandesa

Los tripulantes de cabina y pasajeros de Ryanair irán a la huelga los próximos 25 y 26 de julio.

Así lo han decidido este mediodía, tras una reunión en Bruselas, los sindicatos españoles USO y Sitcpla, SNVPAC (Portugal), UIL (Italia) y CNE (Bélgica).

USO calcula que el seguimiento de la huelga será masivo entre los tripulantes de cabina de Ryanair ante las penosas condiciones laborales que actualmente soportan: un 75% de la plantilla está contratada a través de empresas de trabajo temporal, sujeta a la legislación irlandesa, sin salario base y cobrando únicamente por las horas de vuelo, lo que provoca una tremenda inseguridad e inestabilidad laboral.

Los sindicatos acusan a la empresa de no querer negociar desde diciembre del año pasado, cuando anunció su intención de reconocer a los sindicatos. Sin embargo, dicen los trabajadores, Ryanair quiere imponer a todos sus trabajadores la legislación laboral irlandesa y obligarles a renunciar a acudir a los tribunales españoles en favor de los irlandeses.

En España, están llamados a la huelga más de 1.800 tripulantes de cabina (TCPs), más de 4.000 entre los cuatro países.

Actualmente, la aerolínea opera unos 2.000 vuelos diarios y en los aeropuertos españoles cuenta con 13 bases en Santiago de Compostela, Madrid, Barcelona, Girona, Valencia, Alicante, Málaga, Sevilla, Palma de Mallorca, Ibiza, Lanzarote, Gran Canaria y Tenerife. Sólo en España ha arrojado unos beneficios de 1.450 millones de euros en 2017.

En los próximos días, los sindicatos acudirán a una conciliación en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), con la intención de evitar los paros y resolver el conflicto. De no presentarse la empresa o no haber acuerdo, la huelga se mantendrá en vigor.

En función de los servicios mínimos establecidos en cada país habrá un mayor número de vuelos afectados, aunque “por el seguimiento que tuvo la primera y única huelga convocada hasta el momento -la de los TCPs de Ryanair en Portugal- se prevén retrasos y cancelaciones de decenas de vuelos en los cuatro países” que afectarán a cientos de miles de pasajeros.

Es lo que augura Ernesto Iglesias, responsable de Vuelo de USO Sector Aéreo, que espera que los usuarios de la aerolínea entiendan que su intención no es perjudicarles.

Ante la huelga FACUA-Consumidores en Acción insta a Ryanair a devolver, desde el momento de confirmación de la misma, el importe íntegro de los billetes a todos aquellos pasajeros que tuvieran un viaje contratado para esas fechas y que así lo soliciten.

La asociación advierte de que cientos de miles de pasajeros no sabrán hasta el último momento que su vuelo será cancelado o no, lo que podría suponer perder la totalidad o parte de sus días de vacaciones, estancias en hoteles o vuelos de conexión.

FACUA considera inadmisible que los usuarios tengan que esperar para conocer si los vuelos que contrataron serán cancelados, con la incertidumbre que conlleva no saber con la antelación suficiente si sus vacaciones se verán afectadas, mientras que, de tener la información desde el primer momento, podrían planear rutas o vuelos alternativos para no verse perjudicados.

La asociación también informa de que el Reglamento Europeo 261/2004 establece una serie de compensaciones automáticas en caso de cancelación. Así el artículo 7 de la normativa recoge que “los pasajeros recibirán una compensación por valor de 250 euros para vuelos de hasta 1.500 kilómetros, 400 euros para los intracomunitarios de más de 1.500 kilómetros y para todos los demás entre 1.500 y 3.500, y 600 euros para el resto de vuelos”.

El artículo 8 también reconoce el derecho al reembolso del coste íntegro del billete en un plazo de siete días y el traslado al destino final “en condiciones de transporte comparables”, mientras que el artículo 9 del mismo reglamento establece que se debe ofrecer a los pasajeros afectados “comida y refrescos suficientes”, alojamiento en un hotel si fuera necesario y traslado desde el aeropuerto hasta dicho hotel.

Aunque el Reglamento 261/2004 establece una serie de excepciones por las que no sería necesario entregar las compensaciones referidas en el artículo 7, FACUA recuerda que esto no es un impedimento para que los usuarios puedan reclamar otro tipo de indemnizaciones por daños y perjuicios, tanto morales como patrimoniales, que pudieran haber padecido.

Así, la sentencia de 13 de octubre de 2011 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) aclara que todo pasajero afectado por un retraso podrá reclamar, además de las compensaciones tasadas que contempla la normativa, una indeminzación por los daños y perjuicios, incluidos los morales, por el incumplimiento del contrato de transporte aéreo que hayan sufrido.

Además, la asociación también incide en la sentencia que publicó el TJUE el pasado mes de abril, donde alegaba que una huelga de trabajadores no se considera dentro del concepto “circunstancias extraordinarias”, por lo que la aerolínea no puede negarse a pagar las indemnizaciones que se le exijan.

Asimismo, FACUA también teme que a la huelga ya anunciada se sumen otras convocatorias, tanto por parte de los tripulantes de cabina como de otros trabajadores (pilotos, personal de tierra, etc.), tal y como ya ha ocurrido con los pilotos de la aerolínea en Irlanda, que tienen convocada una huelga de 24 horas para el 12 de julio. Esto podría suponer que aumentara el número de usuarios afectados durante el verano.

Tags: , , , , , ,