1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Las agencias ponen en default la deuda en moneda extranjera de Venezuela

Fitch deuda Venezuela

Las notas que Fitch pone a Venezuela provocan pánico

Tanto Fitch como Standard and Poor’s ponen en quiebra técnica parte de la deuda venezolana

Las agencias de calificación crediticia han puesto en default la deuda en moneda extranjera de Venezuela.

Tanto Fitch como Standard and Poor’s (S&P) han reaccionado así al impago de 200 millones de dólares en que ha incurrido el gobierno de Nicolás Maduro.

Venezuela debía haber pagado el lunes los intereses a los tenedores de bonos con vencimiento en 2019 y 2024. Y no lo ha hecho.

En consecuencia, Fitch ha decidido rebajar la calificación de ese tipo de deuda a ‘RD’. Paralelamente, ha confirmado las calificaciones de ‘C’ de la otra deuda senior en moneda extranjera no garantizada a largo plazo de Venezuela.

Al mismo tiempo, ha confirmado la nota de la moneda local a largo plazo en ‘CC’, ya que aunque Maduro anunció hace unos días que había llegado a un acuerdo con Rusia para reestructurar la deuda en moneda local, los profundos desequilibrios macroeconómicos persistentes en Venezuela y sus muy altos niveles de vulnerabilidad fiscal hacen temer a los analistas que el país caribeño termine en default total.

También Standard and Poor’s (S&P) ha bajado a ‘SD-D’ (selective default/default) la deuda venezolana. «En línea con nuestros criterios de puntualidad de pagos, bajamos las calificaciones de emisión de estos bonos de ‘CC’ a ‘D’ y la calificación de crédito soberano en moneda extranjera a largo plazo en Venezuela a ‘SD’ desde ‘CC'», señala la calificadora en un comunicado.

Las calificaciones crediticias soberanas en moneda local a largo y corto plazo se mantienen en ‘CCC-/C’ (el grado anterior a suspensión de pagos) y aún se encuentran en CreditWatch (vigilancia) con implicaciones negativas, «lo que refleja nuestra opinión de que podría perder nuevamente un pago de sus obligaciones de deuda pendientes o adelantar una operación de canje de deuda en dificultades, equivalente a incumplimiento, dentro de los próximos tres meses».

Al mismo tiempo, han bajado las calificaciones de emisión de los bonos globales de Venezuela con vencimiento en 2019 y 2024 a ‘D’ desde ‘CC’. «Nuestras calificaciones de emisión sobre el resto de la deuda senior no garantizada en moneda extranjera de Venezuela permanecen en ‘CC’. Finalmente, afirmamos nuestra evaluación de transferencia y convertibilidad soberana en ‘CC'».

El CreditWatch de S&P refleja que hay una posibilidad de que Venezuela pueda volver a incumplir en los próximos tres meses el pago de sus obligaciones. «Podríamos bajar las calificaciones de emisiones específicas a impagos (‘D’) si Venezuela no efectúa los pagos vencidos de sus cupones antes de que expire el período de gracia establecido, o después de la ejecución de la reestructuración anunciada de la deuda», advierten.

Se da la circunstancia de que están pendiente de abonar otros cuatro cupones por valor de 420 millones de dólares. Si Venezuela no abona esos pagos por deuda con vencimiento entre 2023 y 2028, S&P colocará también en default esas emisiones.

Los expertos de esta agencia alertan de que si Venezuela comienza a pagar en tiempo y forma los intereses de los cupones vencidos antes de que se complete la operación de reestructuración de su deuda, elevarían su calificación a ‘CC’. Y «si se completa cualquier posible operación de reestructuración, reduciríamos todas nuestras calificaciones en moneda extranjera a Venezuela y las elevaríamos a la categoría ‘CCC’ o ‘B'».

En definitiva, las agencias entienden que Venezuela está a punto de quebrar. En S&P creen que hay un 50% de posibilidades de que Venezuela pueda entrar en suspensión de pagos otra vez en los próximos tres meses. Además, terminan, las sanciones de EEUU -a las que hay que sumar la adoptadas recientemente por la Unión Europea- a Venezuela y los miembros del gobierno complicarán la negociación («será larga y difícil») con los tenedores de bonos.

Y sólo si el gobierno bolivariano de Nicolás Maduro «es capaz de restablecer un historial de pago puntual y predecible de sus obligaciones de deuda comercial, normalizando así su relación con sus acreedores, podría producirse una acción de calificación positiva».

Tags: , , , , , , ,