1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

La UE firma un tratado de libre comercio con Nueva Zelanda

Jacinda Kate Laurell Ardern y Ursula von der Leyen

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Kate Laurell Ardern, con la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ayer en Bruselas (Foto: EC)

Protege las cerca de 2.000 indicaciones geográficas protegidas y por primera vez un TLC incluye compromisos sancionables con el Acuerdo Climático de París

Tras cuatro años de negociaciones -desde junio de 2018- la Unión Europea y Nueva Zelanda han firmado un tratado de libre comercio.

La Unión Europea ya es el tercer mayor socio comercial de Nueva Zelanda y representa el 11,5% del comercio total (después de China y Australia). Y con este acuerdo se estima que el comercio entre ambas partes aumentará un 30%. Se espera que las exportaciones de la UE a Nueva Zelanda puedan aumentar hasta en 4.500 millones de euros al año.

El stock de inversión extranjera directa de la UE en Nueva Zelanda ascendió a 8.500 millones de euros, y el stock de inversión de Nueva Zelanda en la UE fue de 4.800 millones en 2020.

El comercio bilateral de bienes entre los dos socios ascendió a 7.800 millones de euros en 2021, mientras que el comercio de servicios representó 3.700 millones de euros en 2020. Las exportaciones de Nueva Zelanda a la UE están dominadas en gran medida por productos agrícolas, mientras que las exportaciones de la UE a Nueva Zelanda se centran en productos manufacturados. La UE exporta a Nueva Zelanda bienes por valor de 5.500 millones de euros al año e importa productos de Nueva Zelanda por valor de 2.300 millones de euros, lo que da como resultado un superávit comercial para la UE de 3.200 millones de euros.

En lo que respecta a los servicios, la UE exporta más del doble de lo que importa: 2.600 millones de euros en servicios prestados por empresas de la UE a clientes en Nueva Zelanda frente a 1.100 millones de euros en servicios prestados a clientes de la UE por empresas de Nueva Zelanda.

También protege los cerca de 2.000 productos agroalimentarios, las famosas indicaciones geográficas de vinos y bebidas espirituosas europeas. La inversión de la UE en Nueva Zelanda puede crecer un 80% al garantizar la igualdad de condiciones entre los inversores europeo y neocelandeses, lo que debería ahorrar a las empresas de la UE unos 140 millones de euros anuales.

También se han eliminado casi todos los aranceles sobre las exportaciones de la UE a Nueva Zelanda. Los aranceles se eliminarán desde el primer día en las exportaciones clave de la UE, como la carne de cerdo, el vino y el vino espumoso, el chocolate, los dulces y las galletas.

Por ejemplo, Nueva Zelanda eliminará los aranceles elevados sobre productos industriales, como automóviles (aranceles vigentes hasta 10%); maquinaria (tarifas vigentes hasta 5%), químicos (aranceles vigentes hasta 5%), ropa (10%), productos farmacéuticos (hasta el 5%), zapatos (aranceles vigentes hasta el 10%) o textiles (hasta el 10%)

El acuerdo también eliminará, una vez que entre en vigor, los aranceles sobre las exportaciones de alimentos y bebidas de la UE, tales como carne de cerdo (aranceles actuales 5%), vino y vino espumoso (5%), chocolate, confitería y galletas (arancel actual del 5%) o alimentos para mascotas (al 5%).

Gracias al nuevo TLC se mejora el acceso a los respectivos mercados de contratación pública y moderniza el comercio digital.

Pero más allá de los beneficios económicos, este Acuerdo incluye compromisos sancionables con el Acuerdo Climático de París. Es la primera vez que la UE asume compromisos de este tipo en un acuerdo comercial, que contiene disposiciones sobre combustibles fósiles.

Paralelamente, la Unión y Nueva Zelanda han firmado un segundo acuerdo sobre cooperación policial.

A partir de aquí, los proyectos de texto negociados se publicarán en breve. Estos textos se someterán a una revisión legal (‘depuración legal’) y se traducirán a todos los idiomas oficiales de la UE. A continuación, la Comisión Europea presentará el acuerdo para su firma y conclusión al Consejo. Una vez adoptado por el Consejo, la UE y Nueva Zelanda pueden firmar el acuerdo. Tras la firma, el texto se transmitirá al Parlamento Europeo para su aprobación. Tras el consentimiento del Parlamento, y una vez que Nueva Zelanda también lo ratifique, el acuerdo puede entrar en vigor.

Tags: , , , ,