1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Naciones Unidas se cubre de gloria con Venezuela

Michelle Bachelet

Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (Foto: ONU/Laura Jarriel)

Al Consejo de Derechos Humanos le «preocupan» las sanciones a Venezuela

La UE también ha rechazado las sanciones impuestas a Venezuela por parte de EEUU, que ha congelado los activos de los miembros del Gobierno de Nicolás Maduro en el país norteamericano

La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha dictado una resolución en la que señala que la crisis y las condiciones humanitarias de la población han empeorado con las sanciones aplicadas contra el país sudamericano.

El texto de Naciones Unidas, que en agosto de 2018 admitió desidia en la crisis de Venezuela, también afirma que es necesario alcanzar una solución pacífica mediante el diálogo entre venezolanos y sin ninguna injerencia extranjera.

Ha sido este jueves cuando el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha «reconocido» que las “medidas coercitivas extraterritoriales unilaterales”, impuestas a Venezuela por parte de los Estados Unidos, cuya Administración ha bloqueado los activos del gobierno de Nicolás Maduro en el país norteamericano, “han agravado todavía más los efectos de la crisis económica y, en consecuencia, la situación humanitaria del pueblo venezolano”.

En su resolución, el órgano reafirma los principios universales de soberanía, integridad territorial, libre determinación, igualdad soberana de los Estados, no intervención y no injerencia en los asuntos internos de los Estados. Y subraya que son los propios venezolanos quienes deben buscar una solución “pacífica, democrática y constitucional” a la situación que atraviesa su país, “sin ninguna injerencia militar, de fuerzas de seguridad o de servicios de inteligencia extranjeros”.

El texto apoya, en este sentido, las iniciativas diplomáticas encaminadas a fomentar las negociaciones y el diálogo político entre el Gobierno y la oposición, como son las gestiones de mediación de Noruega y la labor del Grupo de Contacto Internacional (compuesto por ocho países de la Unión Europea, más Costa Rica, México y Uruguay) y del Mecanismo de Montevideo (México, Uruguay, 14 países que integran la Comunidad del Caribe -Caricom- y Bolivia).

El documento destaca la «voluntad política de cooperación» del Gobierno de Nicolás Maduro y acoge con beneplácito los «compromisos acordados» con la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, por el ministro del Poder Popular para las Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, para mejorar las «garantías fundamentales» en el país.

Asimismo, se refiere a la presencia permanente de la Oficina de la Alta Comisionada en el país y destaca los términos del memorando de entendimiento firmado hace tres días entre ésta y Arreaza, que incluyen el «acceso ilimitado a todas las regiones y centros de detención, además del fortalecimiento del sistema judicial y los mecanismos de protección de los derechos humanos».

El Consejo también resalta la decisión de Maduro de autorizar gradualmente el suministro de asistencia humanitaria por parte de las agencias de la ONU y de otras organizaciones internacionales, solicitando a todos los Gobiernos que apoyen el Plan de Respuesta Humanitaria para Venezuela y que faciliten su implementación.

Del mismo modo, insta a las autoridades del país a hacer tomar las provisiones necesarias para garantizar que todos los venezolanos disfruten del derecho a la alimentación, el agua y la salud.

Finalmente, alienta la Gobierno y a la oposición a seguir avanzando por la senda del “diálogo político genuino” a fin de alcanzar una solución pacífica que permita el respeto, la protección y la promoción de los derechos humanos en el país.

Pero nada dice de un informe de Amnistía Internacional que denuncia crímenes de lesa humanidad en el país caribeño…

Tampoco de que en Venezuela, como en Etiopía o Sudán del Sur, se pasa hambre aguda.

Nicolás Maduro

Nicolás Maduro también cuenta con el «apoyo» de Vladimir Putin (Foto: Kremlin)

Maduro estuvo el miércoles en Rusia con Vladimir Putin, con quien reafirmó los «lazos» entre ambos países, que han aumentado el comercio bilateral en un 10% en los últimos meses. El Gobierno ruso está suministrando medicinas y productos farmacéuticos rusos a Venezuela y planea enviar hasta 5 millones de vacunas en un futuro próximo.

Durante la reunión, a la que asistieron el ministro de Finanzas, Anton Siluanov, el viceprimer ministro, Yury Borisov, el asistente presidencial, Yury Ushakov, el viceministro de Relaciones Exteriores, Sergei Ryabkov, y el CEO de Rosneft, Igor Sechin, también se habló de energía -Rusia ha invertido 4.000 millones de dólares en el sector energético carioca- y armas. Putin vende equipos militares a Maduro y aporta cooperación militar-técnica al Ejecutivo bolivariano.

Mientras, la Unión Europea, que no termina de aclarar su política exterior respecto a Venezuela, ha añadido a la lista de las sanciones abiertas en noviembre de 2017 a otros siete miembros de las fuerzas de seguridad e inteligencia venezolanas.

El Consejo les prohibe viajar y les ha inmovilizado sus bienes por estar implicados en torturas y violaciones graves de los derechos humanos. Cuatro de ellas están relacionadas con la muerte el pasado 29 de junio del capitán Acosta Arévalo mientras estaba bajo la custodia de las fuerzas de seguridad de Venezuela.

Con su decisión, se eleva a 25 el número de personas sujetas a sanciones por la situación en Venezuela. En la Declaración europea se destaca que el informe de Michelle Bachelet «confirma con claridad y detalle el grado y la gravedad de las violaciones de los derechos humanos, el deterioro del estado de Derecho y el desmantelamiento de las instituciones democráticas en el país».

La UE sostiene que el embargo de armas y equipos destinados a la represión interna, así como la prohibición de viajar y la inmovilización de los activos de las personas «sancionadas» buscan «promover una solución política, pacífica y democrática, mediante la celebración de unas elecciones presidenciales creíbles y transparentes bajo observación internacional, que permitan restablecer la democracia, el estado de Derecho y los derechos humanos en Venezuela».

Tags: , , , , ,