1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

La OMS pide a la industria que deje de usar antibióticos en animales sanos

Tedros Adhanom Ghebreyesus

El doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS (Foto: ONU)

El mundo se está quedando sin antibióticos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado este martes a la industria agropecuaria, piscicultora y alimentaria que deje de utilizar sistemáticamente antibióticos para estimular el crecimiento y prevenir enfermedades en animales sanos.

La recomendación de la OMS tiene como objetivo preservar la eficacia de los antibióticos importantes en las personas reduciendo su uso innecesario en animales.

El abuso de antibióticos en animales y humanos contribuye al aumento de la amenaza que representa la resistencia a los antimicrobianos. Algunos tipos de bacterias ya son resistentes a la mayoría de tratamientos existentes y hay muy pocas alternativas disponibles hasta el momento.

En algunos países el 80% del consumo total de antibióticos de importancia médica se da en el sector animal, principalmente para estimular el crecimiento en animales sin ninguna enfermedad.

«Las pruebas científicas demuestran que el uso excesivo de los antibióticos en los animales puede contribuir a la aparición de resistencia a estos fármacos», dice el Kazuaki Miyagishima, director del departamento de Inocuidad de los Alimentos y Zoonosis de la OMS, que añade que el volumen de antibióticos utilizados en animales sigue aumentando en todo el mundo debido a la creciente demanda de alimentos de origen animal, con frecuencia producidos mediante ganadería intensiva.

«La falta de antibióticos eficaces es una amenaza para la seguridad tan grave como la que representa un brote de enfermedad repentino y letal. La adopción de medidas contundentes y sostenidas en todos los sectores es esencial para hacer retroceder la resistencia a los antimicrobianos y mantener el mundo a salvo», ha dicho Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS desde el pasado 1 de julio.

La OMS ha recomendado la reducción general del uso de todas las clases de antibióticos de importancia médica en animales destinados a la producción de alimentos, así como la restricción completa de estos fármacos para estimular el crecimiento y prevenir enfermedades sin diagnóstico previo.

Y muchos países ya han adoptado medidas para reducir el uso de antibióticos en animales destinados a la producción de alimentos. Por ejemplo, en 2006 la Unión Europea prohibió el uso de antibióticos para estimular el crecimiento. Además, entre los consumidores está creciendo la demanda de carne producida sin el uso sistemático de antibióticos, por lo que algunas cadenas alimentarias importantes están adoptando la política de ««ausencia de antibióticos» para sus suministros cárnicos.

Pero la amenaza sigue ahí. Por eso los antibióticos usados en animales deberían elegirse de entre aquellos que, según la OMS, son «de menor importancia» para la salud humana, y no de entre aquellos clasificados como «de importancia crítica y de máxima prioridad». Estos antibióticos suelen ser el tratamiento de último recurso o forman parte de una serie limitada de tratamientos de los que se dispone para tratar infecciones bacterianas graves en humanos.

La OMS pide que solo se administren antibióticos a animales sanos para prevenir una enfermedad si esta ha sido diagnosticada en otros animales de la misma cabaña o población de peces.

En 2005 la Organización publicó una Lista de antimicrobianos de importancia crítica para la medicina humana, que se actualiza periódicamente, con el fin de que sirva para promover el uso prudente de dichos fármacos. En la lista se clasifican todos los antibióticos utilizados actualmente en humanos y animales en tres categorías –»importantes, muy importantes y de importancia crítica»– en función de su importancia para la medicina humana.

En la quinta revisión de la lista publicada en abril de 2017, los antibióticos considerados de máxima prioridad entre los antimicrobianos de importancia crítica son las quinolonas, las cefalosporinas de tercera generación o ulteriores, los macrólidos y cetólidos, los glicopéptidos y las polimixinas (también conocidas como colistinas). Estos antibióticos son esenciales como tratamientos de último recurso para infecciones multirresistentes en humanos.

Tags: , , , , ,