1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El TJUE justifica indemnizaciones distintas para temporales y fijos

TJUE

Entre los jueces europeos también hay «discrepancias» (TJUE)

Rectifica un fallo de 2016 en el que consideró discriminatorio que a los trabajadores fijos se les indemnizase con 20 días por año trabajado en su despido y a los temporales sólo les abonasen 12 días por año

El TJUE recoge en esta sentencia los «dictados» de la Abogada General alemana, Juliane Kokott, en diciembre pasado

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) falló ayer que no existe discriminación en el hecho de que trabajadores temporales e indefinidos reciban indemnizaciones diferentes al finalizar sus contratos.

Se trata de dos denuncias -un ex trabajador de una empresa con un contrato temporal de relevo que sustancia el TSJ de Galicia y una interina de la Comunidad de Madrid- que reclamaban la indemnización correspondiente a los trabajadores indefinidos, basándose en una sentencia del TJUE de 2016 que consideró discriminatoria esa diferencia entre fijos e indefinidos en el despido.

Dicho fallo abría la puerta a que todos los asalariados (fijos, eventuales, temporales) cobraran una indemnización de 20 días por año trabajado al ser despedidos. El Ministerio de Empleo llegó a crear una comisión de expertos para analizar la sentencia por si era necesario cambiar la legislación a raíz del dictamen europeo.

Según justifica ahora el Tribunal de Luxemburgo, los contratos temporales se extinguen al vencer un periodo de tiempo ya predeterminado en su firma y desaparecen «cuando desaparece la causa que había justificado su celebración», mientras que en el caso de los indefinidos el fin de la relación laboral se produce por una «causa objetiva», por lo que su contexto es diferente.

Las sentencias de ayer indican que son dos tipos de contrato distintos que se firman «en contextos fundamentalmente diferentes».

Así, la justicia europea avala la legislación española, que estipula que los trabajadores temporales reciban hasta 12 días por año trabajado si se rescinde su contrato y no 20 días, como recibe un indefinido al ser despedido por causas objetivas. Asimismo respalda que un interino que sustituye a un trabajador de baja o permiso no reciba compensación alguna.

El Tribunal pone de relieve que las dos indemnizaciones previstas en el Estatuto de los Trabajadores (la abonada a los trabajadores con contratos de duración determinada y la concedida a los trabajadores con contrato de duración indefinida cuando les despiden por una causa objetiva) forman parte de contextos fundamentalmente diferentes (tanto desde el punto de vista fáctico como jurídico) y justifican la diferencia de trato.

En el primer caso, las partes de un contrato de trabajo temporal conocen, desde el momento de su celebración, la fecha o el acontecimiento que determinan su término. Este término limita la duración de la relación laboral, sin que las partes deban manifestar su voluntad a este respecto tras la conclusión de dicho contrato.

En cambio, en el segundo caso, la extinción de un contrato fijo por una de las causas recogidas en el Estatuto, a iniciativa del empresario, es producto de circunstancias que no estaban previstas en el momento de su celebración y que ponen en tela de juicio el desarrollo normal de la relación laboral. El abono a dicho trabajador despedido de una indemnización equivalente a veinte días de salario por año de servicio trata precisamente de compensar el carácter imprevisto de la ruptura de la relación de trabajo por una causa de esta índole, y, por lo tanto, la frustración de las expectativas legítimas que el trabajador podría albergar, cuando tiene lugar la ruptura, respecto a la estabilidad de dicha relación.

Tags: , , , , ,