1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La inmigración ilegal alcanzó en 2021 niveles prepandemia en la UE

Frontex 2021

Amplíe el mapa de Frontex si quiere ver dónde hubo más presión migratoria en la UE en 2021

Según Frontex el año pasado se interceptó un número de entradas ilegales en la UE superior a los niveles previos a la pandemia

De acuerdo con las cifras preliminares recopiladas por Frontex, la Agencia Europea encargada de guardar Fronteras y Costas, el número total de cruces fronterizos ilegales en 2021 fue de 200.000, el número más alto desde 2017.

Este aumento del 36% en comparación con 2019 y del 57% respecto a 2020, año en el que hubo fuertes restricciones por el COVID-19, demuestra que las restricciones a la movilidad global no han sido tan estrictas para unos como para otros.

Es importante también no olvidar que 2021 se ha definido, en cuestión de fronteras, por la situación en la de Bielorrusia, donde otro año más se ha utilizado la inmigración como una operación ‘de guerra’ híbrida contra la UE.

En 2021, los sirios siguieron siendo la nacionalidad de las personas detectadas con más frecuencia al cruzar la frontera sin permiso, seguidos de los tunecinos, marroquíes, argelinos y afganos. Al igual que en 2020, las mujeres continuaron representando menos de una de cada diez llegadas en 2021, una caída significativa en su proporción en comparación con 2019. En cuanto a otros grupos de personas vulnerables, la proporción informada de menores se mantuvo prácticamente sin cambios, al igual que la de menores no acompañados.

La ruta del Mediterráneo central fue nuevamente la ruta migratoria más utilizada hacia Europa en 2021, y representó un tercio de todos los cruces fronterizos ilegales informados. Con un aumento interanual en las detecciones del 83%, lo que refleja más llegadas desde las costas de Libia, Túnez y Turquía, la ruta, de hecho, asumió un papel aún más destacado entre las rutas migratorias.

Si bien los migrantes tunecinos se detectaron con mayor frecuencia en esta región, en 2021 se registró el retorno de un mayor número de migrantes egipcios (un aumento de siete veces en comparación con 2020). Junto con los inmigrantes de Bangladesh, los egipcios se encontraban entre las nacionalidades clave en el Mediterráneo central.

En la ruta del Mediterráneo occidental -la de Ceuta y Melilla-, se registraron aproximadamente 18.000 llegadas en 2021, lo que representa una situación estable en comparación con el mismo período de 2020. La mayoría de los inmigrantes eran de nacionalidad argelina y marroquí. Este recuento de Frontex sí parece recoger los más de 9.000 inmigrantes ilegales que asaltaron en mayo de 2021 la valla de Ceuta y que el Ministerio del Interior de Fernando Grande Marlaska se niega a incluir.

La ruta de África Occidental -la de Canarias- también vio una cantidad similar de detecciones que en 2020 con alrededor de 22.500 detecciones, con el pico estacional habitual en septiembre. Las principales nacionalidades registradas fueron nuevamente marroquíes, seguidas de varias naciones de África Occidental.

Aproximadamente 1 de cada 10 de todos los cruces irregulares detectados en 2021 se produjo en la ruta del Mediterráneo oriental, donde el número fue aproximadamente el mismo que en el mismo período de 2020.

Sin embargo, mientras que las detecciones continúan cayendo en Grecia, Chipre registró un aumento significativo en el flujo migratorio en comparación con años anteriores. Las detecciones en Chipre (alrededor de 10.400 en total en 2021, más del doble -123%- del mismo período en 2020) aumentaron notablemente en el último trimestre de 2021 vinculado a una mayor proporción de africanos entre los migrantes detectados.

La ruta de los Balcanes Occidentales experimentó un aumento adicional del 124% en las detecciones notificadas de cruces fronterizos ilegales en 2021 en comparación con 2020. La ruta marcó una tendencia creciente hasta septiembre y una ligera disminución en los meses posteriores. La mayoría de los cruces fronterizos ilegales detectados son de personas que han estado en la región durante algún tiempo y que intentan repetidamente llegar a su país de destino en la UE.

En las fronteras terrestres orientales, se detectaron aproximadamente 8.000 entradas ilegales el año pasado, un aumento de más de diez veces en comparación con 2020. Esto ilustra una intensa presión con intentos continuos de cruces fronterizos detectados durante el estado de emergencia declarado durante los primeros meses de la pandemia en los tres estados miembros de la UE vecinos de Bielorrusia. Las cifras alcanzaron su punto máximo en la segunda mitad del año cuando la presión migratoria se centró primero en la frontera lituana y luego se desplazó a las fronteras polaca y letona.

Tags: , , , ,