1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La Comisión amenaza a Grecia con «expulsarla» de Schengen

Valdis Dombrovskis

Valdis Dombrovskis (Foto: EC)

Si no controla sus fronteras, en las que Bruselas constata «graves deficiencias»

El Parlamento danés aprueba confiscar bienes a los refugiados

Grecia comienza a ser, además de un problema económico, un problema social para la Unión Europea.

La falta de eficacia ante la presión inmigratoria ha llevado a la Comisión Europea a amenazar a las autoridades helenas con establecer nuevos controles fronterizos con otros Estados de la zona Schengen si en los próximos tres meses no es capaz de gestionar las «graves deficiencias» de su frontera exterior.

«Se necesitan mejoras sustanciales para asegurar la correcta recepción, registro, reubicación o retorno de los migrantes con el fin de que Schengen vuelva a funcionar con normalidad, sin controles en las fronteras interiores», alertan desde Bruselas.

Un informe elaborado por la Comisión reconoce que las autoridades griegas están bajo presión pero critican que no haya ningún tipo de identificación y registro de los migrantes irregulares y que sus huellas digitales no se están introduciendo en las bases de datos de seguridad, como SIS o Interpol.

Grecia e Italia son los dos puntos «críticos» en materia de inmigración de la Unión. Y para poder desarrollar una eficaz estrategia de reasentamiento de los miles de refugiados que se agolpan en las fronteras exteriores es básico que estos dos países cumplan con sus obligaciones y responsabilidades e identifiquen y registren a todos aquellos que entran en su territorio de acuerdo a la normativa comunitaria.

Por eso ayer el vicepresidente del Ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovskis, advirtió al primer ministro griego, Alexis Tsipras, de que «si no toman las acciones necesarias y las deficiencias persisten sería posible permitir a los Estados miembros cerrar temporalmente sus fronteras».

La advertencia llega después de que el pasado lunes los ministros de Interior y Justicia de la UE instasen a los Veintiocho a prorrogar hasta dos años los controles fronterizos que, por otra parte, ya aplican temporalmente hasta siete Estados miembros en sus fronteras interiores, pese a ser una medida que el código de fronteras Schengen limita a situaciones graves y excepcionales.

Y es que tras la llegada de más de 1 millón de inmigrantes a la Unión Europea en 2015 -una gran mayoría a Grecia-, algunos Estados miembros han amenazado con suspender a Atenas de la zona de libre tránsito.

Grecia

Grecia no tiene fronteras terrestres con Estados Schengen

El problema para Grecia es que no tiene fronteras terrestres con el resto de Estados Schengen y eso implica que los controles afectarían fundamentalmente al tráfico aéreo y marítimo, lo que perjudicaría enormemente al turismo, el sector más importante en el PIB heleno.

Este es, precisamente, el argumento que ha usado el gobierno griego para defenderse de las acusaciones de sus socios. «Sería ilegal e inhumano no rescatar a los náufragos». El ministro de Migración griego, Yannis Mouzalas, acusó el lunes a sus colegas europeos de forzarles a tomar medidas para hacer retroceder a los inmigrantes «hasta el mar»sin importar si se ahogan o no.

Este fue el mismo argumento utilizado hace unos días el ministro griego de Asuntos Europeos, Nikos Xidakis, que defendió que Grecia protege sus fronteras y las fronteras europeas, pero «lo que no hace ni hará es hundir barcas y ahogar a mujeres y niños porque las leyes europeas e internacionales y los valores de nuestras civilización lo prohíben».

El problema se agrava al ser las islas griegas, por su cercanía a las costas de Turquía, una de las principales puertas de entrada para los refugiados que huyen, fundamentalmente, de Siria e Irak. Y según los últimos datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), sólo en lo que va de año han llegado a Grecia por mar más de 45.000 inmigrantes y refugiados, 31 veces más que en todo enero del año pasado.

Contexto: Si un informe de evaluación de Schengen concluye que el Estado miembro evaluado ha «descuidado gravemente sus obligaciones de las normas de Schengen» y si hay «graves deficiencias en la ejecución del control de sus fronteras exteriores», la Comisión puede proponer al Estado miembro, en virtud del artículo 19 bis del Código de fronteras Schengen, el despliegue de equipos europeos de guardia de fronteras. Esta medida debe ser adoptada por mayoría cualificada.

Cuando, después de tres meses, las graves deficiencias persistan y las medidas adoptadas no han sido suficientes, la Comisión podrá aplicar el procedimiento previsto en el artículo 26 del Código de fronteras Schengen, en virtud del cual los Estados miembros pueden reintroducir los controles fronterizos en la totalidad o en partes específicas de su territorio para proteger el interés común de la zona Schengen. La recomendación del Consejo debe ser adoptada por mayoría cualificada.

En virtud del artículo 26, y en las circunstancias excepcionales descritas anteriormente, los controles pueden ser implementados por un período de hasta seis meses y prolongarse por períodos adicionales de seis meses hasta una duración máxima de dos años.

Tags: , , , , ,