1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Exteriores desaconseja viajar a Egipto

Google Maps

Todo es muy bonito… y peligroso (Google Maps)

Al menos cuatro muertos y 14 heridos en una explosión en un autobús cerca de las pirámides de Guiza (Egipto)

El Ministerio de Exteriores desaconseja viajar a Egipto.

A todo el país excepto a las zonas y centros turísticos de El Cairo, Alejandría, Luxor, Asuán y la costa del mar Rojo, siempre que se acceda por vía aérea y salvo por razones de necesidad.

Pero incluso en esa zonas debe extremarse en todo caso la precaución.

La información viene al caso tras el atentado con bomba que ha costado la vida a cuatro personas, al menos, y herido a otras 14 que viajaban en un autobús de turistas en la zona de las pirámides de Guiza, a las afueras de El Cairo, en plena “zona segura”.

El departamento que dirige Josep Borrell sostiene que, si bien en los últimos años la situación general de seguridad ha mejorado, el riesgo de atentado islamista por alguna de las facciones de Daesh, Al-Qaeda o Hasm, entre otros grupos terroristas, permanece en cualquier parte de la República Árabe de Egipto.

En 2017 el país registró 3 atentados terroristas de envergadura. En abril dos atentados sucesivos con bomba en las iglesias coptas de San Marcos en Alejandría y de Mar Girgis en Tantam causaron al menos 44 muertos y más de un centenar de heridos; en octubre un ataque terrorista en el oasis de Al-Bahareya, en la provincia de Giza conllevó la muerte de varios policías y terroristas; y en noviembre el brutal ataque terrorista contra la mezquita de Al Arish, en el Sinaí, produjo la muerte de 311 personas y más de cien heridos.

Desde el año pasado el presidente egipcio, Abdelfatá Al Sisi, mantiene desplegado al Ejército para proteger los centros vitales del país. Y desde el año pasado que lo decretó sigue vigente el Estado de Emergencia.

Pero nada de esto ha evitado que este año 2018 hayan muerto dos policías egipcios en Alejandría en un atentado contra el jefe de seguridad de la ciudad y que el pasado mes de agosto un terrorista suicida se inmolase en las inmediaciones de la iglesia cristina copta de la Virgen María en un barrio del norte de El Cairo.

En estas circunstancias Exteriores recomienda “limitar al máximo” los desplazamientos por carretera y desaconseja “completamente” los viajes de aventura y turismo a lugares remotos.

Hay que tener en cuenta, por otra parte, que en el Norte del Sinaí el Ejército egipcio desarrolla una operación antiterrorista y que intentar acceder a la Franja de Gaza a través del paso de Rafah, que separa Egipto y Gaza y que permanece cerrado, es prácticamente imposible sin correr el riesgo de perder la vida.

Exceptuando las zonas turísticas, y no siempre como se ha comprobado con el último atentado, todo el país es zona de riesgo alto. Los atentados suelen dirigirse contra comisarías de policía y puestos de control de las fuerzas de seguridad. Por ello se deben evitar los lugares en los que habitualmente se producen protestas y manifestaciones en la capital, como el Palacio Presidencial de Heliópolis, la Plaza Tahrir, la Corniche, los edificios gubernamentales y las sedes de los partidos políticos. Lo mismo ocurre en otras localidades del país como Alejandría, Suez, Port Said e Ismailia.

El turista que viaje a Egipto debe tener en cuenta, además, que a los problemas con el consumo de alcohol, sólo permitido en algunos lugares, y los asociados a la homosexualidad por “decencia pública”, hay que añadir los de la delincuencia común.

Allí es conveniente cerrar adecuadamente las puertas del alojamiento, mantener cerrado el seguro mientras se circula en coche, especialmente de noche, y cuidar las pertenencias personales frente a robos por descuido o mediante la técnica del tirón desde un vehículo en marcha.

Y ojo al hacer alguna denuncia. Hay que formularla ante la policía turística antes de abandonar Egipto y en compañía de un representante de la agencia de viajes con la que se ha contratado el viaje. Es la única manera de tener un intérprete árabe-español, ya que la Embajada de España en El Cairo no proporciona servicios ni de traducción ni de interpretación.

Llevar un buen seguro médico es imprescindible en Egipto. Debido a las condiciones de salubridad es necesario vigilar los alimentos y bebidas que se consumen para evitar la ingesta de agua o comida contaminada y la aparición de cuadros de indisposición intestinal.

En agosto de 2018, se produjo la muerte de dos turistas británicos en un hotel en Hurghada a causa de una infección provocada por la bacteria E.Coli. Se han confirmado casos de gripe aviar y se han detectado casos de esquistosomiasis por la presencia de bilharzia, parásito que habita en canales y aguas estancadas o fangosas, particularmente, en algunos puntos del Nilo. Y desde 2015 se han detectado casos de dengue, principalmente en la costa del mar Rojo.

En la República de Egipto los centros sanitarios suelen exigir el pago por adelantado y los costes por los servicios prestados suelen ser muy elevados. Y, una vez más, la Embajada española se lava las manos y no ofrece fianza alguna. Así que llevar una buena tarjeta de crédito también puede ayudar a salvar la vida. Lo que haga falta con tal de ver las pirámides…

Tags: , , , , ,