1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

España, sexto país de la UE con el PIB más elevado

Banderas

La salida de Reino Unido de la Unión coloca a España en mejor posición

La salida del Reino Unido tendrá un impacto directo en materia presupuestaria de la Unión Europea

En el marco de las elecciones al Parlamento Europeo que se celebran entre el 23 y 26 de mayo el informe Nivel de cumplimiento en la Unión Europea: sentido de compromiso elaborado por EAE Business School señala que España cuenta con la posibilidad de elección de 59 escaños en 2019, cinco más que en las elecciones de 2014, en las que participó un 45,84% de la población, alrededor de 16.000.000 millones de habitantes.

Esto viene dado por el número de habitantes, respecto del cual España, por el momento, se sitúa en quinta posición, con 46.449.565 habitantes, lo que supone un 9,14% de la población total. Alemania (81.197.567 habitantes), Francia (66.415.161 habitantes), Reino Unido (64.875.165) e Italia (60.795.612 habitantes) son los Estados más habitados.

En este sentido, con la salida de Reino Unido, el estudio señala que el peso de España en la configuración del Parlamento europeo es una «oportunidad histórica porque incrementa 5 escaños con respecto a las composiciones parlamentarias anteriores; además, en un momento en el que se reduce el número total de europarlamentarios de 751 a 705. España junto con Francia son los países que más aumentan su presencia con 5 escaños más respectivamente», explica Magalí Riera, autora del estudio.

En el plano económico, el PIB anual y el PIB per cápita de los países miembros de la Unión Europea es de 15.873.114 millones de euros y 30.975 euros, respectivamente.

En relación con el PIB anual, Alemania se encuentra en primera posición con 3.386.000 millones de euros, seguida de Reino Unido con 2.390.192 millones y, en tercera posición, se encuentra Francia, con 2.348.991 millones.

En el PIB per cápita, los resultados son diferentes. En primera posición, se encuentra Luxemburgo, con un PIB per cápita de 96.700 euros; seguido de lejos por Irlanda, con 65.500 €, y por Dinamarca, con 51.300 €.

España es el sexto país de la Unión Europea con el PIB anual más elevado, con 1.208.248 millones de euros en 2018, y el trece con el PIB per cápita más alto (25.800 €), solo seguido principalmente por países del este de Europa, con excepción de Portugal, con un PIB per cápita de 19.600 euros.

Respecto a la deuda pública, la Unión Europea acumula una deuda total de 12.814.892 millones de euros. De ellos, 2.263.479 corresponden a Italia; 2.257.765 a Francia y 2.092.781 a Alemania; para España supone 1.173.988 millones de euros, que a su vez implica el 97,20% del PIB.

En relación al IPC de los países miembros, Rumanía ha vivido importante subida de los precios. Su IPC interanual se sitúa en el 3,80%; seguido de Bulgaria, con un 3,20 %; y de Hungría, con un 3,10%. En contra, Alemania sigue con una tendencia de IPC negativo, el interanual se sitúa en el -5,90%; de hecho, es el único país de la Unión que lo mantiene negativo.

Por su parte, España cuenta con un IPC interanual positivo, del 1,10%, colocándose en decimoséptima posición, junto a Italia, y erigiéndose como uno de los que menor aumento de precios ha sufrido. De hecho, el acumulado desde enero, por el contrario, ha resultado negativo situándose en un -1%.

Los contribuyentes netos de la Unión Europea son Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Suecia, Dinamarca, Austria, Finlandia y Países Bajos. La salida del Reino Unido tendrá un impacto directo mayor en materia presupuestaria de la Unión Europea.

«La nueva Comisión Europea que surja tras las elecciones al Parlamento Europeo del próximo mes de mayo tendrá que negociar con el Consejo Europeo la aprobación del próximo Plan Financiero Plurianual para el periodo 2021-2027, donde se especificarán las orientaciones de política presupuestaria», apunta el también autor del estudio, David Colera.

En ese momento cuando, además, «la Comisión Europea está reclamado incrementar las aportaciones de los Estados miembro para poder disponer de mayores recursos para sus políticas propias, España podría pasar a convertirse en contribuyente neto de la Unión Europea, aunque el resentimiento de la renta per cápita de España durante los últimos años, indicador determinante en la asignación de los fondos europeos, debería traducirse en el mantenimiento de su estado aún como beneficiario neto», añade.

De momento, España se beneficia económicamente con 1.584,12 millones de euros y se sitúa en una posición intermedia. Sin embargo, el país que actualmente más recibe en proporción a lo que aporta es Polonia (8.873 millones de euros de beneficios netos), Bélgica (4379,59 millones de euros) y Grecia con 3.882,33 millones de euros. Por otro lado, los países con menos beneficios son Alemania con -8.660,13, Reino Unido con -4.248 millones de euros y Francia con -2.728,88 millones de euros.

La contribución de los estados miembros a los presupuestos de la Unión Europea para este 2019 está liderado por Alemania con 30.596,93 millones de euros, Francia con 22.663,16 millones de euros, Reino Unido con 17.558,1 millones de euros e Italia con 17.060 millones de euros. España se sitúa con 12.207,82 millones de euros en la quinta posición.

El 38,9% del gasto de la Unión Europea va destinado al crecimiento sostenible, los recursos naturales; el 32,7% a la cohesión económica, social y territorial ; el 12,7% a la competividad para el crecimiento y el empleo y el 6,7 % a la Administración.

El estudio refleja un descenso 2,86% de la participación de los ciudadanos de la Unión Europea a los comicios desde 2004. Los países que han experimentado una mayor bajada de participación desde 2004 han sido Chipre (28,53%), Italia (14,50%) o Letonia (11,10 %). Los países de nueva incorporación en pocas ocasiones han superado el umbral del 50%.

No obstante, cabe destacar el caso de Suecia, país en que a participación de los ciudadanos en las elecciones europeas ha aumentado en un total de 13,22% (un 7,68% entre 2004 y 2009 y un 5,54 entre 2009 y 2014), al contrario de la tendencia global.

En Bélgica o Luxemburgo, la participación en las elecciones de 2014 superó el 80%, mientras que la media europea se situó en un 42,61%. En Eslovaquia la participación solamente fue del 13,05%. De cara a las próximas elecciones de mayo de 2019, un 48% de los europeos reconoce no estar interesado. Los países donde se ha manifestado con mayor contundencia son Francia, Alemania, Dinamarca, Finlandia o Suecia.

En este sentido, el Grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa (EFDD) con tendencia euroescéptica, en la última legislatura que termina ahora, se erigió como séptimo grupo en escaños, sumando 48 eurodiputados, un 6,39% de la cámara.

Tags: , , , , , , ,