1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

España es el país de la OCDE que peor ha gestionado la pandemia

Moncloa

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente, Pablo Iglesias, en una imagen tomada en Moncloa (Borja Puig de la Bellacasa)

Según un estudio de la Universidad de Cambridge

¿Qué país de la OCDE se ha enfrentado con más eficacia a la pandemia del virus de Wuhan? Según un estudio de la Universidad de Cambridge, España no. Aun más, España es el país que peor lo ha hecho de todos.

Al otro lado de la balanza se sitúa Corea del Sur, cuyas autoridades han demostrado con mucho el control epidémico más eficiente durante el período de observación (del 4 de marzo al 12 de mayo) del estudio. Mientras, España, donde el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias decretó la paralización casi total de la economía -excepto los servicios más esenciales- muestra el control menos eficiente.

De hecho, Corea del Sur ha destacado en las tres dimensiones del control epidémico. Ha mantenido baja la tasa de mortalidad, la tasa de reproducción efectiva (ERR) muy por debajo de 1 y su economía ha permanecido abierta durante toda la epidemia.

En el lado contrario se sitúa España, la economía con peor desempeño -ha estado en un bloqueo sustancial-, donde la tasa de mortalidad se encuentra entre las más altas y la ERR promedia muy por encima de 1.

Calculando la eficiencia con la que los países analizados han controlado la propagación de la pandemia, el estudio avala que una forma de reducir la ERR es bloquear la economía. Desde luego, mantiene, esto reduce la transmisión viral pero, admite, a costa de una enorme interrupción en la economía y en la vida diaria.

Otra forma de reducir la ERR es enfatizando el aislamiento o la cuarentena de las personas infectadas, el rastreo de contactos, la cuarentena de las personas expuestas a los portadores del virus y las prácticas higiénicas mejoradas, como usar máscaras faciales. A través de estos medios específicos, la pandemia puede ser suprimida a un costo económico mínimo.

Algunos países, como Corea del Sur, han logrado reducir su ERR a través estos últimos medios más específicos, mientras que otros, como Italia, España y Estados Unidos han tenido que recurrir al enfoque más crudo y costoso de los bloqueos económicos.

Los datos muestran que la movilidad disminuyó en todos los países de la OCDE pero de muy distintas formas. Corea del Sur, que no ha sufrido ningún bloqueo, muestra una disminución de entre un 0,10 ó 10%. En el otro extremo, Italia y España muestran una disminución de la movilidad del 62% y 60% respectivamente, los bloqueos más extremos en el grupo de la OCDE. Otros países han reducido la movilidad en un 25% o menos (Australia, Japón, Letonia, Corea del Sur y Suecia), mientras que varios muestran reducciones superiores al 40%.

Seguidamente y utilizando las estimaciones del profesor Simas Kucinskas (2020) de la Universidad Humboldt de Berlín, los autores del estudio de la universidad inglesa concluyen que mientras Corea del Sur tuvo la ERR promedio más baja en este período (en 0.76), Estados Unidos, Reino Unido, Turquía, Canadá, Francia y España tuvieron los valores promedio más altos de ERR, por encima de 1.5 desde el 4 de marzo al 12 de mayo.

Sólo gracias a los bloqueos estrictos y prolongados, aunque costosos, los países que carecen de equipos de protección personal (EPP) y con menores capacidades de pruebas y de cuidados intensivos hospitalarios, pudieron salvar miles de vidas (Flaxman et al, 2020).

Así pues, según este índice elaborado por la Universidad de Cambrtidge, el país con mejor desempeño es Corea del Sur. Y como se ha indicado más arriba España ha demostrado el más bajo rendimiento, seguida de Bélgica, Francia, Italia, Reino Unido y los Estados Unidos.

Todos los Gobiernos de estos últimos países, incluido el de España, tuvieron que reducir drásticamente la epidemia a medida que el coronavirus se expandió y sembró de cadáveres las morgues, las residencias de mayores y los hospitales. En el caso concreto de España, sólo a partir del 6 de abril ha tenido una reproducción estimada inferior a 1.

Con la excepción de Japón a los países de la OCDE con una población de más de 50 millones de personas -Alemania, Turquía, Estados Unidos, Italia, Francia, Reino Unido- les ha ido bastante mal. Estos grandes países -y también España- recibieron muchos viajeros infectados al principio de la pandemia, tanto visitantes de China como residentes que regresaron de China. Al ser los principales centros de viajes fueron fuertemente ‘sembrados’ con Covid-19 desde el principio. Sin embargo, todos mostraron bajos niveles de control, no solo de sus fronteras, sino también de transmisión dentro de la comunidad.

Esto hizo que, realmente, los países ricos de Europa occidental y América del Norte se encontraran entre los que tenían el mayor número de personas infectadas y muertes en los primeros meses de la pandemia.

Sólo los Estados Unidos reportaron 99.807 muertes por el virus de Wuhan el 26 de mayo, o el 29% del total de 348.300 del mundo reportaron muertes de Covid-19 en ese momento, a pesar de representar solo el 4% de la población mundial.

Esto llega a una tasa de mortalidad de 302 por millón de habitantes en los EEUU, en comparación con solo 3 por millón en China (¿?), 4 por millón en Australia y Nueva Zelanda, 5 por millón en Corea del Sur y 7 por millón en Japón.

España, donde el Gobierno se niega a incluir a los muertos en residencias de mayores y domicilios particulares en los recuentos de víctimas por covid-19, no se sabe a ciencia cierta cuál es la tasa de mortalidad ni cuántos fallecidos se han producido tras contraer la enfermedad.

Sí es cierto que a partir del 20 de junio Estados Unidos tuvo el mayor número de casos y muertes reportados debido al virus chino. Pero son Bélgica, España, Reino Unido, Italia y Francia los que han reportado el mayor número de muertes per cápita.

Por último, el estudio señala que la pandemia asola especialmente a los países ‘liderados por populistas u hombres fuertes que descartan la ciencia, debilitan las instituciones de salud pública o socavan la transparencia en el manejo de la enfermedad’. El modelo ha demostrado que incluso un retraso de algunas semanas en la respuesta ha supuesto la diferencia entre suprimir la pandemia y sufrir un brote masivo con una gran pérdida de vidas. Además, cada falla perjudica no solo al país en sí, sino también al resto del mundo porque retrasa la reactivación del comercio, el turismo, la inversión, la educación superior y otras actividades mundiales.

Tags: , , , , , ,