1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El PE pide a los países de la UE que no vendan más armas a los saudíes

Google Maps

A la zona no le falta un detalle… (Google Maps)

Los eurodiputados condenan los ataques a civiles en Yemen, que sufre la peor crisis humanitaria del planeta

Los países de la UE deben abstenerse de vender armas a todas las partes en la guerra de Yemen para no agravar la peor crisis humanitaria del mundo, ha señalado el Parlamento Europeo este jueves.

En una resolución aprobada a mano alzada, la Eurocámara subraya la devastación que sufre el país como consecuencia de la guerra civil. El conflicto ha provocado el colapso de la economía, ha dejado a 22 millones de personas necesitadas de asistencia o protección humanitaria y a 8 millones en riesgo de inanición y se ha cobrado numerosas vidas, incluidas las de 2.500 niños.

Desde principios de 2015, las fuerzas leales al Gobierno yemení, reconocido internacionalmente, se han enfrentado a los rebeldes chiíes, conocidos como Houthis, respaldados por Irán. La coalición liderada por Arabia Saudi, cinco Estados árabes del Golfo, Jordania, Egipto, Marruecos y Sudán y apoyada por Estados Unidos y el Reino Unido ayuda al presidente yemení, Abdrabbuh Mansour Hadi, contra objetivos Houthi.

Tanto las fuerzas leales al Gobierno como los rebeldes Houthi han sido acusados de bombardear zonas densamente pobladas, así como hospitales, escuelas y otros objetivos civiles, según denuncian los eurodiputados.

El Parlamento Europeo condena la violencia y los ataques a civiles y subraya la necesidad de investigar las presuntas violaciones de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario.

El texto pide a todas las partes implicadas en el conflicto el cese inmediato de los enfrentamientos y urge a los Estados implicados, incluido Irán, a retirar su apoyo político, militar y financiero a los contendientes.

El PE reitera sus llamamientos previos a imponer un embargo a la venta de armas a Arabia Saudí e insta a los Estados miembros a acabar con la venta de armas y cualquier equipamiento militar a todos los miembros de la coalición liderada por Riad, el gobierno yemení y las demás fuerzas implicadas.

La resolución respalda los esfuerzos de la ONU, la UE y los Estados miembros para contribuir al fin de la contienda y apoyar a los afectados por la misma. “Sólo una solución política, inclusiva y negociada al conflicto puede restablecer la paz y preservar la unidad (…) de Yemen”, recalcan los eurodiputados.

La decisión del Parlamento Europeo afecta a España, que vende armas a Arabia Saudí. Recientemente, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tuvo que rechazar la “idea” de la ministra de Defensa, Margarita Robles, de paralizar una venta de 400 bombas de precisión a Arabia Saudí acordada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Robles puso en peligro un contrato para construir cinco corbetas en Navantia de San Fernando (Cádiz) firmado por el régimen saudí. Y ante las protestas de los trabajadores del naval, que veían peligrar cinco años de trabajo, Sánchez dio el visto bueno a la venta “anteponiendo los intereses de los trabajadores de Navantia y para mantener una relación diplomática, económica y comercial muy importante con Riad”.

Aparte de las consideraciones morales y comerciales de la “alta política”, una investigación de Greenpeace sobre la exportación de armamento español a Israel, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos pone de manifiesto que España vende sin garantías de control armamento a países que cometen violaciones del derecho internacional en Yemen y en los Territorios Palestinos Ocupados.

La organización acusa al Estado de mantener un “injustificado secretismo oficial” en torno a estas operaciones que impide que el Gobierno rinda cuentas sobre estas cuestiones.

España ha exportado durante años munición fabricada en Burgos a Arabia Saudí y Emiratos Árabes desde el puerto de Bilbao y desde Santander. En 2017 envió a Israel balas fabricadas en Palencia. Y este mismo año armas de guerra y munición fabricadas en Granada y Sevilla han sido enviadas a Arabia Saudí desde el puerto de Motril.

La investigación Las Rutas de riesgo de las armas españolas de Greenpeace denuncia que las armas que España está vendiendo a Arabia Saudí y Emiratos Árabes son utilizadas en Yemen para cometer atrocidades sobre la población civil, algo prohibido por la normativa española de control del comercio de armas y por el Tratado internacional sobre el Comercio de Armas, firmado y ratificado por el Gobierno español.

“El Gobierno de España tiene que cumplir la ley y paralizar la exportación de armamento a Arabia Saudí e Israel. Ambos países están cometiendo graves violaciones del derecho internacional y existe el riesgo de que al hacerlo lo hagan utilizando armas españolas”, declaró Sara del Río, responsable de la campaña de Desarme de Greenpeace, a principios de septiembre.

Greenpeace, que forma parte de la campaña Armas Bajo Control junto a Amnistía Internacional, Fundipau y Oxfam Intermón, insiste en pedir al Gobierno que priorice poner fin de manera inmediata a las exportaciones de armas y munición españolas a Israel y a Arabia Saudí; y, en relación a la transparencia, revocar el acuerdo de un Consejo Ministros de 1987 que clasificó como secreta información crucial para controlar el cumplimiento de la ley sobre comercio de armas. Por último, debe impulsar la tramitación parlamentaria de la modificación de la Ley de Secretos Oficiales de 1968 para adecuarla a las normas internacionales.

Tags: , , , , , , , ,