1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

El Covid-19 ha hecho perder ya 50.000 millones de dólares USA

UNCTAD

La caída de los pedidos se traduce en reducción de la producción

La ONU ha evaluado los efectos de la «peste china» en las redes de producción mundiales hasta la fecha

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) calcula que el impacto del coronavirus en las redes de distribución mundiales ha costado ya 50.000 millones de dólares norteamericanos.

En una nota técnica sobre el impacto comercial global de la epidemia del Covid-19, el organismo ha partido de la base de que en las últimas dos décadas la República Popular de China se ha convertido en el mayor exportador del mundo y en una parte integral de las redes de producción mundiales.

China se ha convertido en la central manufacturera mundial de muchos sectores. Actualmente, cerca del 20% del comercio global de productos intermedios manufacturados se origina en China, cuando en 2002 esa cifra alcanzaba el 4%.

Sin ir más lejos, China se ha establecido como un proveedor clave de insumos y componentes para muchos productos, como automóviles, teléfonos celulares, equipos médicos y más.

Claro que durante el último mes, el país asiático ha sufrido una reducción dramática en su Índice de Gerente de Compras (PMI) de manufacturas a 37,5, la lectura más baja desde 2004. Esta caída, provocada directamente por la propagación de la peste china, implica una reducción anual de 2% en la producción.

Esa contracción del 2% en la producción china tiene un efecto dominó en la economía mundial y, hasta ahora, ha provocado una caída estimada de alrededor de 50.000 millones de dólares norteamericanos en todos los países. Los sectores más afectados incluyen instrumentos de precisión, maquinaria, automoción y equipos de comunicación.

Entre las economías más afectadas se encuentran la Unión Europea, Estados Unidos, Japón, la República de Corea y Vietnam.

Incluso en el hipotético caso de que la epidemia esté siendo contenida en China (algunos especialistas lo ponen en duda), cualquier interrupción de los procesos de producción chinos se sentirá fuera de las fronteras del país, lo que afectará a cadenas de valor de las regiones europeas, americanas y del este asiático.

De todas formas, el impacto global de la «peste china» está sujeto a cambios dependiendo de la contención del virus y/o cambios en las fuentes de suministro.

“Si el COVID-19 se saliera de control, veríamos cierres de fábricas no sólo en China, sino también en India, Estados Unidos y demás países. Ahí tendríamos un gran problema”, ha acotado Alessandro Nicita, de la la División de Materias Primas y Comercio Internacional de la UNCTAD.

Tags: , , , , ,