1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El coronavirus podría causar una recesión mundial

AXA IM

Algunas de las variables analizadas por los expertos de AXA IM

Los bancos centrales y los mercados aguardan la evolución del brote

GSMA ha cancelado el Mobile World Congress que se iba a celebrar entre el 24 y el 27 de febrero en Barcelona

La epidemia del coronavirus «Covid-19» podría provocar, en el peor de los casos, un impacto de entre el 4 y el 5 por ciento en el Producto Interior Bruto mundial de 2020.

«Una propagación sostenida fuera de las fronteras chinas aumentaría significativamente el impacto global; un escenario de paralización de producción, restricciones de viajes y pérdidas de días trabajados podría costar entre cuatro y cinco puntos porcentuales en el PIB mundial y, por lo tanto, desembocar en una recesión global», aseguran los analistas de Axa Invest Managers, una gestora especializada en fondos.

A simple vista, si se repitiera el impacto que en 2003 tuvo el SARS, la crisis china actual reduciría el crecimiento del PIB mundial en 0,25 puntos porcentuales (pp) en comparación con la caída del 0,1 pp experimentada hace ahora 17 años. Lo malo es que el coronavirus ha superado ya el numero de víctimas y de infectados del SARS y ahora el país asiático está más integrado en la economía global.

En este contexto, el impacto del Covid-19 (como lo ha denominado la OMS), podría provocar un desastre económico aún mayor que el sufrido con el SARS.

«Un brote prolongado en China durante un par de trimestres provocaría un mayor impacto global, estimado en alrededor de 0,5ppt. El comercio mundial se vería cada vez más interrumpido, socavando las esperanzas de una recuperación posterior al acuerdo comercial, particularmente en Europa», sostienen en Axa IM. «Un brote prolongado probablemente también resultaría en una flexibilización de las políticas (monetaria y fiscal) en China y en vecinos cercanos, incluidos Singapur, Corea e Indonesia», añaden.

Pero como se ha señalado al principio, una extensión sostenida más allá de China aumentaría significativamente el impacto global y «requeriría respuestas políticas en todas las jurisdicciones».

Sobre el síndrome respiratorio agudo y grave (SARS, por sus siglas en inglés), cuenta María del Mar Hidalgo García, analista principal del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), que comenzó en el sureste de China en noviembre de 2002 y empezó a propagarse a nivel internacional en febrero de 2003. La OMS estableció la alerta global en marzo pero para esa fecha la enfermedad ya se había propagado desde China a Taiwán, Singapur, Vietnam y Canadá. En agosto de 2003, cuando la enfermedad estuvo bajo control, se habían identificado 8.422 casos en 29 países con un total de 908 víctimas mortales. Además de la extensión geográfica alcanzada, el SARS provocó pérdidas económicas que se estimaron en unos 100.000 millones de dólares.

Tags: , , , , ,