1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El caos se adueña de los campos de refugiados griegos

Moira Camp, Lesbos

Los niños malviven en Moria Camp, Lesbos (Foto: Giorgos Moutafis)

Oxfam denuncia que los fallos en los sistemas de recepción de las islas dejan a las mujeres embazadas, los menores y los supervivientes de torturas abandonados a su suerte

Cientos de mujeres embarazadas, bebés, menores no acompañados y supervivientes de torturas permanecen abandonados en los campos de refugiados de las islas griegas.

Es lo que asegura Oxfam en el informe Vulnerables y abandonados en el que detalla cómo el sistema para identificar y proteger a las personas más vulnerables ha fracasado debido a la falta crónica de personal y a procesos deficientes.

Durante la mayor parte del año pasado, Lesbos tan solo contó con un médico como único responsable de examinar a todas las personas que llegaban a la isla, hasta 2.000 al mes. Durante el mes de noviembre no hubo ningún doctor disponible, por lo que no se hicieron reconocimientos médicos para identificar a las personas más vulnerables. Además, tan sólo en el último año, los procesos -ya de por sí confusos- han sido modificados hasta en tres ocasiones.

El informe recoge casos de madres dadas de alta del hospital y enviadas a tiendas de campaña apenas cuatro días después de dar a luz por cesárea. También de supervivientes de violencia sexual y otras experiencias traumáticas que viven en campos donde los altercados son frecuentes y en los que dos tercios de las personas no se sienten nunca seguras. Este porcentaje, según una encuesta realizada por Refugee Rights Europe en junio de 2018, aumentaba hasta el 78% entre los menores que viven en el campo de Moria, un centro de registro (o hotspot) de la Unión Europea en Lesbos que acoge casi el doble de personas de su capacidad oficial de 3.100 plazas.

De acuerdo con ACNUR, dentro del campo de Moria viven cerca de 5.000 inmigrantes y otras 2.000 en un campo provisional anejo, conocido como Olive Grove.

Renata Rendón, responsable de la misión de Oxfam en Grecia, relata que hay madres de bebés recién nacidos obligadas a dormir en tiendas de campaña y adolescentes registrados erróneamente como personas adultas.

La situación de todos ellos se ha agravado con el invierno, que ha traído fuertes lluvias a Lesbos y ha convertido las zonas de acampada en auténticos lodazales. Las temperaturas ya han comenzado a caer por debajo de los cero grados y ha comenzado a nevar. Las hogueras improvisadas son la única forma de sobrevivir. O de morir.

De acuerdo con la legislación griega y europea son personas «vulnerables» con derecho a acceder los procesos normales de solicitud de asilo en Grecia. Pero en lugar de eso, denuncia la responsable de Oxfam, son derivados por la «vía rápida» a Turquía.

Ese es el plan del Gobierno griego y de la Unión Europea. Mantenerlos en las islas hasta poder enviarlos a Turquía. Allí, la Red de seguridad social de emergencia, el programa humanitario más grande en la historia de la Unión Europea, ha ayudado ya a 1,5 millones de refugiados.

Con ese dinero los refugiados han podido «satisfacer sus necesidades básicas y vivir con dignidad», según Christos Stylianides, Comisionado de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis.

La Unión Europea seguirá ayudando a Turquía a contener la inmigración. Lo hará con alimentos, medicamentos o dinero para pagar el alquiler de viviendas sociales. Y pagando la educación de más de 410.000 niños que asisten a la escuela regularmente.

La financiación humanitaria de la UE prevista para 2019 es de 640 millones de euros, de los cuales 80 millones se destinarán a la educación. Es parte del segundo tramo de 3.000 millones de euros del Fondo para refugiados en Turquía creado en 2015 y que tiene en total un presupuesto de 6.000 millones de euros, la mitad para 2016-2017 y la otra mitad para 2018-2019.

Los refugiados reciben alrededor de 20 euros por persona al mes (1.000 millones de euros adicionales), además de comida, alojamiento, educación, etc..

Nada de valor para las organizaciones humanitarias como Oxfam, que piden que se modifique el Reglamento de Dublín. Y mientras, que se destine más personal especialista (personal médico y de apoyo psicológico, entre otros) a las islas griegas o el traslado regular de los refugiados «vulnerables» desde las islas a la Grecia continental.

España se ha convertido en el coladero europeo para las mafias de inmigrantes

Tags: , , , , , ,